La Junta ultima la aprobación de dos universidades a distancia en la región

A la izquierda, Carlos Pérez de la Universidad Abierta y, a la derecha, la Torre de Ibercaja en el que se ubicarán las universidades/HOY
A la izquierda, Carlos Pérez de la Universidad Abierta y, a la derecha, la Torre de Ibercaja en el que se ubicarán las universidades / HOY

Son la Abierta de Europa Extremadura y la Internacional Augusta Emérita; ambas se ubicarán en Badajoz

M. Ángeles Morcillo
M. ÁNGELES MORCILLOMérida

Poner el nombre de Extremadura en la lista de regiones que tienen una universidad privada. Y además, a distancia. Ese es el objetivo de los promotores de los dos proyectos de universidades privadas que tienen la intención de ponerse en marcha en Extremadura. Por un lado está la Universidad Internacional Augusta Emérita. Por otro, la Universidad Abierta de Europa Extremadura.

Los proyectos dieron ayer un paso adelante con la publicación en el Diario Oficial de Extremadura (DOE) de la resolución por la que se acuerda abrir el periodo de información pública en relación con el anteproyecto de ley de reconocimiento para las dos universidades.

Ahora se abre un periodo de información pública de 15 días hábiles para que cualquier persona física o jurídica interesada pueda examinar el texto de este anteproyecto de Ley.

El Instituto Europeo de Posgrado, con Carlos Pérez Castro a la cabeza, está detrás de una de estas iniciativas. Es concretamente el promotor del proyecto de la Universidad Abierta de Europa Extremadura. Este centro es una institución con una amplia especialización en la impartición de programas de posgrados 100% ‘online’.

Tienen ya un amplio recorrido en el ámbito de la educación, pues ya tienen otras universidades en Latinoamérica. De hecho, son los primeros fundadores de la primera universidad ‘online’ que se aprobó en Colombia y en México.

Sobre esta nueva universidad privada que la Junta respalda, Pérez confirma a este diario que podría ser una realidad a finales de este año o a principios del próximo. Tras conseguir la pertinente autorización de todos los programas que tienen pensado impartir se convertirá en una de las dos universidades privadas de la región.

Sus destinatarios serán alumnos de cualquier parte del mundo y preferentemente que trabajen. Se espera que los que se formen en ella tendrán una edad media algo superior a la que puedan tener los alumnos de formación presencial, es decir, entre los 22 y 35 años. La intención de sus promotores es tener la sede física e instalarse en lo que se conoce como la Torre de Badajoz, el edificio Siglo XXI.

Durante el primer año de operación de la institución, se estima una inversión de 1.300.000 euros, repartidos entre oficinas e instalaciones, docentes, nóminas, gastos de publicidad y otros materiales, investigación y tecnología.

La estimación que hacen sus promotores es que en el curso académico 2019-2020 estén matriculados más de 1.000 alumnos de grado y posgrado. Las titulaciones que ofertaría son tres grados de Administración y Dirección de Empresas, Derecho y Psicología (aplicada al ámbito empresarial). Y cuatro posgrados: Máster en Dirección y Administración de Empresas, Prevención de Riesgos Laborales, Ingeniería Informática y Psicopedagogía (también aplicada al ámbito empresarial).

La otra universidad, la Internacional Augusta Emérita, que también tiene la intención de instalar su sede en el edificio Siglo XXI, tiene detrás como promotores a un grupo de docentes de Madrid. Han asegurado que invertirán gran parte de las ganancias en becas e investigación. Se pondrían en marcha, previsiblemente, el curso que viene.

Al funcionar ‘online’, en régimen semipresencial, la oferta de titulaciones sería muy variada. Se habla de una rama biosanitaria gracias a un convenio con los hospitales San Juan de Dios (esta orden religiosa tiene hospitales en 53 países de los cinco continentes), grados que ya existen en la región como Derecho, Educación o Psicología, o bien otros que no se ofrecen como Bellas Artes, entre otros.

Cada titulación deberá ser homologada antes por la Agencia Nacional de Evaluación de la Calidad y Acreditación (Aneca), un organismo autónomo, adscrito al Ministerio de Educación, Cultura y Deporte. Es el que aporta una garantía externa de calidad al sistema universitario.

Se trabaja en los expedientes

Por su parte, la Consejería de Educación y Empleo informa a este diario que esta administración trabaja en los expedientes de ambas solicitudes. La Conferencia de Política Universitaria del Ministerio de Educación, Cultura y Deporte tiene que emitir un informe sobre el expediente de cada uno de los proyectos para que estén completos. «Una vez que este trámite se complete, estos expedientes se llevarán al Consejo de Gobierno de la Junta».

Será este órgano el que se pronuncie sobre si es favorable o no. Si lo es, se iniciará el trámite para desarrollar dos proyectos de ley (uno por cada proyecto). Después tendrán que ser aprobados en la Asamblea. Todos estos trámites están regulados por la Ley Orgánica de Universidades, de carácter estatal.

Por otra parte, la Asociación de empresarios de las Méridas del Mundo y la Universidad del Sur, del Estado de Mérida, en Yucatán, firmaron el pasado junio un convenio de colaboración. Un documento mediante el cual esta universidad, de carácter privado, quiere iniciar su proceso de implantación en Mérida. Esta universidad se pretende instalar en la capital autonómica para que sirva de reclamo a los alumnos hispanoamericanos.

Por el contrario, la Junta confirma que está en contra de que la Universidad Católica de Ávila (UCAV) abra un centro adscrito en Plasencia. Argumenta que haría «competencia» a la Universidad de Extremadura (UEx), ya que impartiría titulaciones que ya ofrece la pública. Además, sugiere que, al tener la sede en otra comunidad, la UCAV no generaría riqueza en la región.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos