La Junta ha pagado 191.000 facturas con las ayudas financieras del Gobierno

Las facturas pagadas corresponden en más de un 80% al sector sanitario. :: hoy/
Las facturas pagadas corresponden en más de un 80% al sector sanitario. :: hoy

La Administración regional ha podido acceder a 1.400 millones de euros en préstamos para liquidar deudas con proveedores

JUAN SORIANO MÉRIDA.

Los mecanismos extraordinarios de financiación que puso en marcha el Gobierno en el año 2012 han permitido a la Junta de Extremadura disponer de cerca de 1.400 millones de euros para abonar más de 191.000 facturas a proveedores. A estas cifras, que sólo contemplan lo suscrito hasta 2016, habrá que añadir en el futuro el efecto que tendrán los préstamos concedidos este año.

El Ministerio de Hacienda ha publicado un informe en el que actualiza los datos que se dieron a conocer el pasado año sobre los mecanismos de financiación, por lo que contempla por primera vez las operaciones firmadas en 2016.

El incremento de los impagos de facturas y el endurecimiento de las condiciones para financiarse en el mercado ordinario llevaron al Gobierno en el año 2012 a poner en marcha una serie de medidas para conceder liquidez a las comunidades autónomas. Esto ha supuesto un incremento de la deuda del Estado, pero ha permitido reducir la deuda con proveedores y garantizar la prestación de servicios. Además, ha servido para exigir el cumplimiento de requisitos, como el control del déficit, gracias a lo cual se han logrado mejores condiciones.

Extremadura fue la región con las facturas más antiguas en el primer fondo de pago a proveedores

La primera de estas medidas fue la creación del fondo para la financiación del pago a proveedores. La Junta de Extremadura percibió entre 2012 y 2014 un total de 391,62 millones de euros. Según la información publicada por el Ministerio de Hacienda, con esa cantidad pudo liquidar 53.798 facturas correspondientes a 974 proveedores.

Extremadura no fue la comunidad que recibió más fondos, pero sí la que empleó el dinero para liquidar la deuda más atrasada. La antigüedad media de las facturas que se abonaron con las tres fases de este mecanismo fue de 496,62 días, mientras que la media fue de 326.

En 2012 también se puso en marcha el Fondo de Liquidez Autonómico (FLA), destinado principalmente a financiar vencimientos de deuda de las comunidades, pero también creado para enjugar el déficit, que corresponde en su mayor parte a facturas con proveedores.

El gobierno regional prefirió financiarse en el mercado ordinario y sólo se adhirió a este mecanismo en 2014 por un importe de 178 millones de euros. Ese dinero fue empleado en su totalidad para pagar deuda comercial. En total, se liquidaron 20.977 facturas de 344 proveedores, todos del sector sanitario.

Este instrumento fue sustituido en 2015 por el Fondo para la financiación de las comunidades autónomas, que a su vez integró el antiguo FLA (que exige medidas de control a las regiones adscritas), el compartimento de Facilidad Financiera (para comunidades cumplidoras a las que no se plantean condiciones añadidas) y el Fondo social (para pagar deudas con ayuntamientos).

La Junta recibió ese año del compartimento de Facilidad Financiera 302,6 millones de euros para el pago a proveedores. Abonó 23.478 facturas a 1.500 empresas.

Por último, en 2016 la comunidad recibió 511,3 millones para enjugar deuda comercial, en este caso dentro del FLA. Con esa cantidad se pudieron liquidar 93.416 facturas de 2.835 proveedores.

En total, el Fondo de financiación a comunidades autónomas ha aportado a la región créditos por un importe de 991,89 millones de euros, con los que se liquidaron 137.871 facturas. Con el Fondo de pago a proveedores creado en 2012, suman 1.383,5 millones de euros, destinados al pago de 191.669 obligaciones pendientes con empresas.

Cumplimiento de plazos

Los créditos destinados a abonar deuda comercial han permitido a la Junta de Extremadura cumplir con el periodo medio de abono a proveedores, uno de los parámetros que exige el Ministerio de Hacienda a las comunidades autónomas, que deben pagar en un máximo de 30 días.

Este índice se publicó por primera vez en septiembre de 2014 y en el caso de Extremadura se situaba en 72,30 días, más del doble de lo permitido. Desde entonces la Junta se mantuvo por encima del tope establecido y llegó a casi 140 días.

Hasta julio de 2016 no consiguió estar por debajo del límite legal, en el que ha permanecido desde entonces. La deuda comercial, que en noviembre de 2015 se acercaba a 448 millones de euros y una antigüedad de 148 días, está en la actualidad en 114 millones y una demora media de 19 días, según el último informe publicado por el Ministerio de Hacienda. Esto ha sido posible gracias a los préstamos suscritos con cargo al Fondo de financiación a comunidades autónomas.

En consecuencia, estas operaciones han disparado la deuda financiera de la Junta, que ha pasado de 2.000 millones de euros al cierre de 2011 a más de 4.000 a finales de 2016. Por lo tanto, el dinero que se debía a los proveedores se debe ahora a los bancos. Pero tanto para el Gobierno como para la Administración regional el resultado es más que positivo. Por un lado, porque los costes en intereses de los préstamos del FLA son más bajos que los pagos por demora que debe asumir la Junta por abonar tarde sus facturas. Por otro, porque se ha podido liquidar deudas con empresas que estaban en riesgo por la crisis económica.

Más

Fotos

Vídeos