La Junta paga cuatro millones al año por mantener rutas ferroviarias

Celestino J. Vinagre
CELESTINO J. VINAGRE

Entre 3,8 y 4 millones al año cuesta a Extremadura el mantenimiento de diversas rutas de tren en la región. La Administración extremeña paga al Gobierno esa cantidad en función del número de viajeros. A más pasajeros (son unos 110.000 al año), menos coste para el Gobierno regional. Se hace a través de un convenio. El último firmado fue el 30 de diciembre de 2015 entre la Junta y Renfe Viajeros S.A. El convenio no afecta a la línea Badajoz-Madrid que ha tenido averías e incidentes continuados.

El convenio para mantener líneas regionales es similar al vigente entre 2013 y 2015. Mantiene las mismas condiciones, prestaciones y servicios.

El primero se hizo en 1986, cuando el Estado anunció el cierre de varias líneas en Extremadura. El siguiente tuvo lugar en 1996. En ambos casos, la Junta se rascó el bolsillo para que se mantuvieran trayectos aunque no fue suficiente para que, por ejemplo, evitar que se cerrara tanto para el tráfico de pasajeros como de mercancías el tren Ruta de la Plata que conectaba la región con el norte español desde Plasencia hasta la leonesa Astorga.

El último convenio tenía vigencia inicial hasta el 31 de diciembre de 2016 con posibilidad de prórroga. Está en vigor hasta el 31 de diciembre de 2017. La Junta estudia si prorrogar o no el acuerdo y en qué condiciones.

El Ejecutivo regional garantiza, mediante la subvención del déficit, que Renfe mantenga todos los servicios interiores regionales y que no fueron declarados OSP (Obligación de Servicio Público) por el Estado en 2013. Son los trayectos Cáceres-Valencia de Alcántara, Plasencia-Cáceres-Mérida, Cáceres-Mérida-Zafra-Llerena, Villanueva de la Serena-Badajoz y Cabeza del Buey-Badajoz.

Son 15 relaciones diarias que suponen un déficit anual (costes de explotación menos ingresos por viajeros) de entre 3,8 y 4 millones al año, confirma la Junta.

Fotos

Vídeos