La Junta oferta 193 plazas en este año para funcionarios y laborales

Aspirantes para entrar a un examen de personal laboral de la administración regional. :: / HOY

Los sindicatos creen que el número vuelve a ser insuficiente y confían en que se amplíen al menos en la promoción interna

Ana B. Hernández
ANA B. HERNÁNDEZ

103 plazas para funcionarios y otras 90 para laborales. Es la oferta que ayer puso Función Pública sobre la mesa a las centrales sindicales. Es su oferta para este año en la Administración General de la Junta. Plazas que se tendrán que sumar después a las de Educación y Sanidad y conformarán la totalidad de plazas de empleo público de Extremadura para este 2017.

Pero, de momento, las 193 plazas para la Administración General no contaron este miércoles con el visto bueno de los sindicatos que, de forma general, señalaron que representan una oferta corta, escasa e insuficiente.

«Con esta oferta no se atienden las necesidades que hay, porque llevamos mucho tiempo con tasa de reposición y, por tanto, las plantillas están mermadas y la tasa de temporalidad continúa creciendo», en palabras de Juan José Samino, por parte de CSIF.

Según sus datos, la tasa de temporalidad en el sector supera el 20% y con una oferta similar a la del pasado año no se podrá avanzar en la estabilidad del empleo público.

Una opinión que comparte Guillermo Barroso, de CC OO: «No podemos estar de acuerdo con una oferta que es claramente insuficiente cuando las plantillas ya están muy ajustadas», declaró.

«Por eso hemos pedido que esa oferta se revise y que desde luego se aumenten las plazas destinadas a la promoción interna, así como que las pruebas que se realicen para la misma sean diferentes a las que se establezcan para los que acceden a la Administración General por primera vez», agregó.

También las centrales solicitaron ayer a la Junta que reclame la supresión de la tasa de reposición, que en los llamados servicios esenciales, como el Infoex, alcanza el 100%, pero en otros, en la mayoría de la Administración General, se mantiene en el 50%. Esto supone que solo se pueden sacar a concurso la mitad de las jubilaciones y fallecimientos que se produzcan en el año natural. «Y así es muy complicado ganar estabilidad y reducir temporalidad», resumió Samino.

No fue la única petición que ayer plantearon los representantes sindicales a los responsables de Función Pública. Una vez más, según dijeron al término de la mesa sectorial, se quejaron de la premura con la que son convocados a estos encuentros, con menos de 24 horas y, por tanto, con apenas tiempo para estudiar la documentación que centra las mesas.

«No puede ser que continuemos así y se lo hemos hecho saber a la Junta, porque no son formas de trabajar; pero hemos querido asistir por un sentido de la responsabilidad», explicó el representante de CSIF. Por su parte, Guillermo Barroso manifestó que «somos partidarios de arreglar las cosas desde dentro». Motivo por el que, a pesar de la premura en la convocatoria, CSIF y CC OO, al igual que UGT, participaron en la mesa sectorial.

No lo hizo la cuarta central con representación. Sgtex optó por no acudir «como protesta por lo que consideramos una absoluta falta de respeto a los representantes de los trabajadores, que no es aislada, ya que viene precedida de otras muchas convocatorias de todo tipo efectuadas con una antelación tan exigua que impide a los sindicatos valorar en profundidad la documentación que se facilita».

Aun así, la central calificó de «tomadura de pelo» la oferta de 193 plazas, «cuando estamos asistiendo a un crecimiento incesante y exponencial del recurso a la contratación de empresas externas para suplir las carencias de personal propio» y aseguró que el argumento de la tasa de reposición impuesta por el Gobierno central ya no le vale. «Esa excusa manida ya ha dejado de tener valor, ya que venimos observando que desde esta administración no se está emprendiendo ni una sola iniciativa de tipo político para revertir esta situación».

Plazas y oposiciones

Más allá del número de plazas que centren esta oferta finalmente, Extremadura aprobará una mayor el viernes en el marco de la Mesa General de Negociación, que ya ha sido convocada. La Oferta Pública de Empleo (OPE) para 2017 incluirá las 193 plazas provisionales de Administración General, las 552 fijadas en la última sectorial de Sanidad y las 145 de Educación para este año. Por lo que la oferta global de empleo público en la región superará el millar de plazas, igual que ocurrió el pasado año.

Y tras la aprobación de las ofertas llegará el turno de la convocatoria de las oposiciones. Las 145 plazas de este año en el sector docente se sumarán a las que se aprueben en 2018, dada la imposibilidad de celebrar este año las oposiciones por el retraso en la aprobación de los Presupuestos Generales del Estado; las 552 de Sanidad se sumarán a las ofertas de los tres años anteriores para sacar la convocatoria previsiblemente el próximo septiembre, según el último anuncio del consejero José María Vergeles, y superar las 1.400 plazas. Y, por último, también la Junta deberá convocar las nuevas oposiciones para funcionarios y laborales de la Administración General, en una oferta global que unidas las de los años anteriores hará que sean más de 400 plazas.

Además de estas oposiciones, Extremadura llevará a cabo, como el resto de autonomías a iniciativa del Gobierno central, otra convocatoria para reducir el empleo temporal. Los criterios que regirán este proceso también serán abordados en la Mesa General de mañana, así como la aplicación del incremento de las retribuciones a los empleados públicos de la Junta, entre otros asuntos.

Fotos

Vídeos