La Junta limitará el voto delegado en las elecciones a las Cámaras de Comercio

Jornada de votación en las elecciones a la Cámara de Badajoz en junio de 2010. :: /HOY
Jornada de votación en las elecciones a la Cámara de Badajoz en junio de 2010. :: / HOY

El secretario general de la entidad no podrá actuar como fedatario con el objetivo de mejorar la independencia y el control del proceso

Juan Soriano
JUAN SORIANO

Las últimas elecciones a la Cámara de Comercio de Badajoz, en junio de 2010, terminaron con polémica. La lista de la Federación de Comercio de Badajoz (Fecoba) impugnó todos los votos obtenidos por delegación por la Confederación de organizaciones empresariales de la provincia de Badajoz (Coeba) al entender que se habían obtenido de forma irregular. Su recurso no prosperó y su candidatura quedó fuera de los órganos de la entidad.

Aunque no se puede decir que guarda relación directa con este caso, la Junta de Extremadura ha decidido poner limitaciones a las delegaciones de voto en las elecciones a las Cámaras de Comercio para garantizar «la máxima independencia y control» por parte de la Administración regional, que tiene las competencias para tutelar estas entidades.

Más información

Así se recoge en el proyecto de ley de Cámaras Oficiales de Comercio de Extremadura, que permitirá adaptar la legislación autonómica a la norma nacional, tras lo que se dará paso a unas elecciones que no se celebran desde el año 2010.

La propuesta de la Junta que hoy se debate en la Asamblea incluye la limitación de mandatos del presidente a un máximo de dos, pero no será la única medida en materia de transparencia. También se plantea una nueva regulación del voto delegado, la cuestión que ha generado más alegaciones durante el proceso de exposición al público de la norma.

El voto delegado consiste en que cualquier elector puede apoderar a otro elector o a su representante para que deposite el voto en su nombre. En la práctica permite recabar apoyos para las candidaturas.

Según el decreto actualmente en vigor que regula las elecciones en las cámaras, del año 2002, el voto delegado se formalizará mediante comparecencia física de delegante y delegado ante el funcionario público responsable de cualquier centro de atención administrativa de la Junta de Extremadura o ante el secretario de la Cámara, o bien a través de documento público.

Sin embargo, la nueva regulación que plantea la Junta establece que la delegación deberá realizarse mediante comparecencia física del delegante y delegado ante personal funcionario del Servicio de Comercio de la Consejería de Economía e Infraestructuras, ante personal funcionario público responsable de los centros de atención administrativa o mediante documento público. Es decir, se confiere esta potestad a los funcionarios de la consejería y se le retira al secretario de la Cámara de Comercio, un puesto independiente pero que es nombrado por el pleno.

Alegaciones en contra

Esta propuesta, que aparece en una disposición de la nueva norma en lugar de aguardar al desarrollo mediante decreto, ha generado rechazo entre las tres entidades que presentaron alegaciones al proyecto.

La Cámara de Comercio de Badajoz aportó seis alegaciones y una de ellas se refiere al voto delegado. En concreto, apuntó que en el decreto actualmente en vigor (que en este aspecto quedaría sin efecto con la nueva ley) se concede al secretario un papel fundamental en el desarrollo de las elecciones y en concreto en el voto delegado y por correo.

La Asociación Extremeña de Trabajadores Autónomos (Aexta) también alegó contra la propuesta sobre el voto delegado, pero en su caso lo hizo para pedir que se habilitara como garantes del proceso a los funcionarios de las administraciones locales.

La Consejería de Economía rechazó la propuesta de la Cámara de Badajoz porque, según recoge el informe sobre el periodo de presentación de sugerencias, con la redacción que plantea la Junta se garantiza «la máxima independencia y control por parte de la administración tutelante». En cuanto a la propuesta de Aexta, fue rechazada porque el objetivo es restringir el número de personas habilitadas para «evitar un posible fraude, siendo más probable que se produzca cuantas más intervengan en el procedimiento».

La Confederación Regional Empresarial Extremeña presentó en un trámite posterior una sola alegación, referida únicamente al voto delegado. En su opinión, retirar al secretario de la Cámara la posibilidad de actuar como fedatario supone reducir las opciones de las empresas extremeñas y por tanto perjudicar a la participación.

Pero Economía respondió que con la redacción propuesta se garantizaba el derecho al voto delegado y que los empresarios estarán atendidos por la red de centros de la Junta. También reiteró que se pretende asegurar la independencia del proceso y garantizar el control por parte de la Administración regional.

Junto a esto, el Consejo Económico y Social también solicitó que se incluyera al secretario general de las cámaras como habilitado para acreditar el voto delegado. Por un lado, porque así se establece en el citado decreto regional de 2002; y por otro, porque así se fomentaría la participación al dar más facilidades a los empresarios.

Tampoco estas sugerencias fueron admitidas por Economía, que respondió en los mismos términos que en las alegaciones precedentes, defendiendo que con la redacción propuesta se mejora la independencia y el control del proceso electoral. Un argumento que fue apoyado por el Consejo de Estado en su dictamen sobre el proyecto.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos