La Junta concederá hasta 10 millones en ayudas a grandes empresas

Parque empresarial Expacio Mérida, que podría beneficiarse del nuevo decreto. :: j. m. romero/
Parque empresarial Expacio Mérida, que podría beneficiarse del nuevo decreto. :: j. m. romero

La inversión mínima será de 50 millones de euros y los beneficiarios deberán crear al menos cien puestos de trabajo en un plazo de tres años

Juan Soriano
JUAN SORIANO

Extremadura se lanza a la caza de grandes proyectos empresariales. La Junta creará una línea específica de ayudas para apoyar actuaciones de gran volumen con subvenciones que podrán llegar a un máximo de 10 millones de euros. El requisito principal, además de una inversión mínima de 50 millones de euros, será la creación de empleo en la comunidad.

La Dirección General de Empresa y Competitividad de la Consejería de Economía ultima los trámites para la aprobación de este novedoso decreto, que dará un paso más en las ayudas que se conceden a inversiones industriales en la región.

La intención es fomentar el desarrollo del sector como fuente generadora de empleo estable y de calidad que además tiene gran incidencia en puestos de trabajo indirectos. Con ese objetivo, mediante este decreto se pretende hacer más atractiva la comunidad a posibles inversores y, al mismo tiempo, conseguir una utilización más eficiente de los recursos públicos ya invertidos en suelo industrial.

La línea se financiará con fondos propios y será compatible con los incentivos a la inversión Los beneficiarios deberán desarrollar sus proyectos en suelo propiedad de la Administración regional

Las ayudas se destinarán a empresas que vayan a realizar actividades industriales dentro de los sectores de la alimentación, el textil y la fabricación de productos químicos, entre otros. El importe mínimo de la inversión será de 50 millones de euros. El proyecto deberá crear un mínimo de cien nuevos puestos de trabajo indefinidos directos, incluidos en su caso los empleados fijos discontinuos.

Además, se establece como requisito que la actuación deberá realizarse sobre suelo industrial titularidad de la Administración regional o de los entes del sector público autonómico, como los parques empresariales Expacio de Mérida y Navalmoral de la Mata. De esta forma, quedarían fuera los polígonos que sean propiedad de ayuntamientos o entidades estatales (como Sepes).

La cuantía de la subvención se determinará aplicando un porcentaje fijo del 2,5% a la inversión considerada como subvencionable, con un tope de 10 millones de euros. Las ayudas abarcarán los trabajos de obra civil (acometidas, urbanizaciones y construcciones) y la adquisición de maquinaria y equipamiento. No podrá incluirse la compra de los terrenos ni el pago del IVA.

La Junta establecerá un plazo de tres años para la ejecución de cada proyecto a contar desde la fecha de la resolución individual de concesión de la subvención. A petición de los interesados, se podrá ampliar o reducir ese periodo.

Una vez notificada la resolución de concesión se realizará un primer pago del 25% del importe total de la ayuda concedida. El segundo pago, que equivaldrá a otro 25% de la subvención, se acometerá cuando el beneficiario haya realizado y pagado la mitad de la inversión recogida en su proyecto. Por último, el 50% restante se abonará cuando termine la actuación, se acredite la creación del empleo al que se hubiera comprometido la empresa y la actividad se encuentre en funcionamiento.

El beneficiario estará obligado a mantener en Extremadura durante al menos cinco años los activos subvencionados por esta línea regional, así como la actividad por la que recibió la ayuda y el empleo al que se hubiera comprometido.

Una línea complementaria

Esta nueva línea se sumará a las que ya existen en la actualidad para proyectos empresariales en la región, pero no será excluyente.

En la actualidad, la Junta de Extremadura cuenta con los incentivos autonómicos a la inversión, destinados a proyectos que tienen un coste inferior a 1,2 millones de euros. Suponen por tanto un complemento a la línea de incentivos regionales del Estado, destinados a inversiones de 900.000 euros o más, pero que cuentan con una regulación específica si pasan de 50 millones. Al mismo tiempo, siguen en vigor los incentivos agroindustriales, que se dirigen a proyectos con una inversión inferior a 20 millones.

Según indica la Consejería de Economía e Infraestructuras, el nuevo decreto de ayudas para grandes proyectos no supondrá ningún solapamiento con las líneas existentes. «Son compatibles y complementarios con los incentivos regionales y los agroindustriales», explica. «Mientras que los tres incentivos antes citados son cofinanciados con fondos europeos, el nuevo decreto se financia con fondos propios de la comunidad autónoma».

Por ese motivo, los beneficiarios de estas subvenciones podrán acogerse a otras líneas para el mismo proyecto de inversión gestionadas por cualquier Administración pública, ya sea local, regional, nacional o comunitaria. Eso sí, en ningún caso la intensidad de las ayudas que se concedan podrá superar el nivel máximo permitido por la normativa europea aplicable a la región.

Junto a esto, la consejería añade que la nueva línea pretende «paliar los sobrecostes que los graves déficits que todavía registra la región en cuanto a infraestructuras, como el transporte ferroviario, provocan a los inversores».

De hecho, el proyecto normativo recoge que «tratándose de grandes empresas la subvención concedida se limitará a los costes netos extra de ejecutar la inversión en Extremadura frente a la situación de otra localización distinta».

Fotos

Vídeos