La Junta arranca la negociación para reducir al máximo el impuesto de sucesiones

Isabel Gil Rosiña junto a Pilar Blanco-Morales en rueda de prensa tras el Consejo de Gobierno / BRÍGIDO

Ahora mismo el 95% de las herencias en la región están exentas de pagar este tributo

CELESTINO J. VINAGRE

El Ejecutivo de Guillermo Fernández Vara anuncia su decisión de bajar el impuesto de sucesiones y donaciones. Y para ello debe contar con el apoyo de los grupos parlamentarios. El viernes, la consejera de Hacienda y Administración Pública, Pilar Blanco-Morales, presidirá la primera reunión convocada para intentar reducir al máximo este tributo que, de por sí, ya cuenta con unos niveles de exención muy elevados. La situación económica ha mejorado, ha comentado Blanco-Morales, y los extremeños soportamos un alto nivel impositivo, ha agregado a la hora de explicar esta medida del Gobierno regional. No obstante, la consejera ha recalcado que la región sigue con su política de cuadrar las cuentas y cumplir con el déficit. La Junta recaudó 38 millones en 2016 por este impuesto que es estatal y que está cedido a las comunidades autonómas. Su supresión por parte de una comunidad no es posible por este motivo aunque sí se deja margen, y es lo que están haciendo numerosos gobiernos regionales, a que las Administraciones autonómicas apliquen exenciones a la hora de tributar.

En Extremadura el 95% de las herencias que se someten a este tributo están exentas por las bonificaciones existentes, ha recordado la titular de Hacienda tras la celebración del Consejo de Gobierno.

En febrero de 2015 Extremadura entró en vigor una ley que bonificaba al 99% las herencias que pasaran de padres a hijos, por lo que el porcentaje de personas que pagan este impuesto bajó considerablemente. Afecta hasta una herencia valorada en 175.000 euros. A partir de esta cantidad sí habría que pagar de manera progresiva este impuesto: la bonificación es del 95% si lo que se hereda supera los 325.000 euros y del 90% si es menos de 600.000.

«Nuestro objetivo es elevar las exenciones para que llegue a la mayoría de los ciudadanos extremeños»

Además, tanto si el donatario como el beneficiario tienen un patrimonio inferior a 600.00 euros la obligación fiscal desaparece.

«Nuestro objetivo es elevar las exenciones para que llegue a la mayoría de los ciudadanos extremeños», ha reseñado. El Gobierno socialista no ha querido presentar a los medios su propuesta para reducir el impuesto de sucesiones. La comunicará este viernes a los grupos parlamentarios. «Queremos escuchar y negociar con ello. Estamos abiertos a alternativas», resalta, a la vez que admite que las arcas regionales disminuirán ingresos por este impuesto si se pacta un acuerdo fiscal en este sentido

Fotos

Vídeos