La joya que se salvó de casualidad

El Convento de San Antonio de Padua en Garrovillas está en ruinas y lleno de suciedad

Lorenzo Cordero