El SES incrementa los incentivos a los equipos médicos para que operen más

Trabajadores del SES preparan a un paciente para una prueba en un hospital extremeño en una imagen de archivo. :: hoy/
Trabajadores del SES preparan a un paciente para una prueba en un hospital extremeño en una imagen de archivo. :: hoy

No encuentra facultativos para medio centenar de plazas de una plantilla formada por unos 1.700 especialistas

Ana B. Hernández
ANA B. HERNÁNDEZ

Conseguir que más quirófanos abran por la tarde y que el número de intervenciones en ellos también crezca, en las especialidades que lo requieran y en los hospitales que sea posible, es la vía por la que quiere continuar el Servicio Extremeño de Salud (SES) para avanzar en la reducción de las listas de espera. Tanto en el número de pacientes que la engrosan como en el tiempo que tardan éstos en ser intervenidos.

Porque los últimos datos dados a conocer por el consejero de Sanidad, José María Vergeles, ponen de manifiesto que son menos los pacientes que esperan (130.412 enfermos) pero no el tiempo durante el que lo hacen para entrar en quirófano. De hecho, este tiempo, que asciende a más de cuatro meses, no se ha reducido en el último año. A pesar de que sí se ha operado mucho más.

En concreto, 2017 se cerró con 10.000 intervenciones quirúrgicas más que 2016, según el gerente del SES, Ceciliano Franco. Un camino que se potenciará aún más en este año y motivo por el que se ha incrementado en dos millones de euros, hasta alcanzar los ocho, la cuantía que se destinará a incentivos a los equipos médicos que operen más. En definitiva, a pagar las horas extraordinarias que hacen los sanitarios que, además de su jornada de mañana, trabajan también en horario vespertino.

Ceciliano Franco: «Las reducciones de jornada también están afectando a la actividad hospitalaria»

Ceciliano Franco deja claro que no se trata de pagar más a equipos que rinden poco o lo justo por la mañana y que optan por trabajar durante la tarde para cobrar horas extraordinarias, las llamadas peonadas. «Porque esos incentivos al rendimiento se dan a los servicios de las especialidades que tienen lista de espera cuando en horario de mañana han alcanzado un límite normal de actividad».

Se trata, por eso, de un estímulo para quienes incrementan su rendimiento y trabajan más allá de su jornada laboral diaria de 7,5 horas. Porque son los mismos especialistas que operan por la mañana los que tienen que hacerlo por la tarde en muchos casos, ante la falta de facultativos a los que contratar «en Extremadura, en España y en Europa», dice Franco.

De hecho, de una plantilla de unos 1.700 especialistas, hay medio centenar de plazas vacantes que la Administración no puede cubrir porque no encuentra con quien. Es el caso, por ejemplo, de traumatólogos, urólogos, digestivos, plásticos y anestesistas en Cáceres; psiquiatras en Don Benito; radiólogos, ginecólogos, oftalmólogos en Coria y Navalmoral, un patólogo en Plasencia, y neurólogo y radiólogo en Llerena, entre otros, según detalla el gerente del SES.

En el caso, por ejemplo, de equipos con plantillas muy reducidas, como ocurre en los hospitales más pequeños, «se recurre más a las derivaciones a la privada», y en el de los equipos médicos que, por el contrario, pueden asumir quirófano en horario de mañana y tarde, se hace sin necesidad de horas extraordinarias. «Pero lo que está claro es que para reducir las listas de espera hay que operar por la tarde», mantiene Ceciliano Franco.

Afirma que de forma general se llega a acuerdos con los servicios médicos sobre cómo hacerlo. Pero en caso de que no sea posible, como ha ocurrido con el Servicio de Cirugía Oral y Maxilofacial del Infanta Cristina, conflicto que ha provocado la dimisión de su jefe, Florencio Monje, «el acuerdo de jornada firmado entre administración y sindicatos en 2013, establece que los médicos pueden realizar un 20% de su jornada en horario de tarde siempre que haya necesidad de ello, y esto es una carga asumible porque estamos hablando de una tarde de cinco», afirma el gerente del SES.

Compatibilidad y reducción

Una carga, además, que considera compatible con el trabajo en la privada que realizan muchos médicos de la sanidad pública, ya sean del servicio de Maxilofacial o de otros. «Y esta compatibilidad es posible siempre que no se sea jefe de servicio; en cualquier caso, el SES no deriva pacientes para que estos médicos los vean en su actividad privada», deja claro Franco.

Además de a incentivar el rendimiento de los diferentes servicios con lista de espera, ya sea para intervenciones quirúrgicas, consultas externas o pruebas de diagnóstico, el SES destinará también una parte de los ocho millones de euros fijados a nuevos contratos, en la misma línea en la que ha trabajado durante el pasado año.

Según los datos facilitados por Ceciliano Franco, «en 2017 hemos contratado de forma eventual para mejorar la actividad de los servicios a unos 20 médicos, 40 enfermeros, 15 técnicos en cuidados de enfermería y 20 trabajadores más entre celadores y otros técnicos».

Contratos eventuales que se repetirán o incrementarán este 2018, «porque no se puede olvidar que la Ley de Presupuestos impide aumentar las plantillas y, además, en muchos casos no hay especialistas para sustituir; un problema, de hecho, que estamos teniendo ahora son las reducciones de jornada que se piden para el cuidado de hijos menores, que están aumentando y que están afectando a la actividad hospitalaria», concluye el gerente.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos