El Gobierno proyecta un trasvase para nuevos regadíos en la zona centro

Gráfico

Previsto hace varias décadas, contempla prolongar en 36 kilómetros el Canal de las Dehesas desde la presa de Sierra Brava a las nuevas de Alcollarín y Búrdalo

Celestino J. Vinagre
CELESTINO J. VINAGRE

Planteado por última vez hace quince años aunque con muchas décadas atrás de debate, el Ministerio de Agricultura retoma con un trámite imprescindible el proyecto de ampliar el Canal de las Dehesas. Se trata de una infraestructura que interconecta diversas cuencas de afluentes del río Guadiana por su margen derecha. El Gobierno ha concedido la declaración de impacto ambiental (DIA) favorable para prolongar en 36 kilómetros ese canal y permitir la conexión entre la presa de Sierra Brava y los nuevos embalses, todavía sin aprovechamiento, de Alcollarín y Búrdalo.

Con esta extensión del Canal de las Dehesas se completaría lo que se denomina el complejo hidráulico de las Dehesas. Con la nueva interconexión entre pantanos se pretende a la larga varios objetivos. Uno de ellos, ampliar la zona de regadíos, en los límites de las dos provincias extremeñas. La Junta los llama regadíos ‘Centro de Extremadura’ y fueron incluidos en el Plan Nacional de Regadíos por un decreto de 2002 con la calificación de regadíos sociales. Se hablaba de transformar entre 2014-2020 de unas 2.500 hectáreas. No se ha llegado a ejecutar.

«Tengo 40 años pero llevo oyendo lo de ampliar el canal de las Dehesas desde toda la vida. Ojalá sea una realidad al fin. En nuestro término podrían ponerse unas 100 hectáreas de regadío», comenta Olga Tello, alcaldesa de Abertura (450 vecinos). «Es de las mejores noticias que se pueden dar en esa zona deprimida en muchos sentidos. Ahora la prioridad debe ser la puesta en marcha de nuevas hectáreas de regadío», agrega Juan Francisco Ciudad, alcalde de Zorita (1.400 habitantes).

Abertura, Alcollarín (410 empadronados), Escurial (820) y Zorita, localidades cacereñas próximas a los límites de la provincia pacense, son los términos municipales por donde pasaría el nuevo canal. El ya existente capta agua en los embalses de García de Sola, Gargáligas, Cubillar y azud del Ruecas y puede ser distribuida y almacenada también en los embalses de Sierra Brava, Alcollarín y Búrdalo.

Estos dos últimos, presas de nueva construcción, tienen finalizadas las obras desde hace un par de años pero no se les saca provecho ni para abastecimiento humano ni para regadío. Ahora lo que se pretende es prolongar el canal de las Dehesas desde Sierra Brava a las presas de Alcollarín y Búrdalo y en estas dos almacenar agua para diversos usos. El Gobierno no ha publicado qué inversión habría que hacer para desarrollar este trasvase. Tampoco se habla de plazos de ejecución.

«Los objetivos son evitar inundaciones, paliar los efectos de las sequías, posibilitar el funcionamiento de la zona regable Centro de Extremadura, facilitar la explotación de la zona regable de Orellana, permitir la mejora del abastecimiento de diversas poblaciones y liberar recursos para otros usos del agua», dice la Secretaría de Estado de Medio Ambiente en su resolución de la DIA.

«En Alcollarín se han solicitado entre 500 y 600 hectáreas para regar. Estamos esperanzados en que el proyecto salga por lo que supondría de riqueza para el pueblo y sus gentes. El anuncio de la DIA positiva nos hace estar hoy más contentos», agrega Loli Prados, primera teniente de alcalde de Alcollarín.

100 hectómetros cúbicos

En 2006 el Gobierno ya emitió otra declaración ambiental positiva para este mismo proyecto (se empezó a redactar en 2002) pero ahí se quedó. El proyecto no dio más pasos. Y ahora se ha tenido que elaborar una nueva DIA porque, entre otros cambios, en Abertura funciona una planta fotovoltaica que se ubica en parte del trazado pensado hace década y media para el nuevo canal.

Lo que se propone es ejecutar una acequia de 36 kilómetros de longitud dividida en dos tramos. El primero, entre las presas de Sierra Brava (arroyo Pizarroso) y Alcollarín, de 14 kilómetros. El segundo, de 22 kilómetros entre la presa de Alcollarín y la de Búrdalo. Entre ambos tramos el canal discurre por la coronación del pantano de Alcollarín. Además, se incluyen varios túneles y un acueducto cuando el cauce es de mayor tamaño como es el caso del arroyo de Los Pozos. El volumen total a trasvasar en un año sería inferior a los 100 hectómetros cúbicos (hm3) y su capacidad prevista es de 15 metros cúbicos por segundo.

Un tramo discurre por la zona ZEPA Llanos de Zorita y el embalse de Sierra Brava. Y también hay otra parte de Red Natura en el recorrido. Ambas limitaciones se han superado al recoger el proyecto diversas actuaciones como pasos para la fauna, la colocación de cajas nidos para las aves o la construcción de charcas.

La DIA aprobada señala que no se podrán transformar en regadío ninguna de las zonas por donde pase el canal de trasvase, «o al menos no derivarse agua de este para futuras transformaciones». Una limitación que no torpedea la ilusión de los alcaldes. «Estamos muy esperanzados. Lo que pedimos ahora es que esto no se quede en la DIA», sentencia el regidor de Zorita. HOY pidió ayer a la Junta una valoración sobre el visto bueno ambiental a este proyecto de ampliación del canal de las Dehesas, no obtuvo respuesta.

Fotos

Vídeos