El Gobierno destina 10,8 millones en ayudas a la extensión de banda ancha

Trabajos de instalación de fibra óptica en Badajoz en 2016. :: hoy/
Trabajos de instalación de fibra óptica en Badajoz en 2016. :: hoy

La convocatoria de 2018 del Ministerio de Energía, Turismo y Agenda Digital cuenta con ocho millones de euros más que la del pasado ejercicio

Juan Soriano
JUAN SORIANO

Nuevas ayudas para la extensión de redes de banda ancha de alta velocidad en Extremadura. El Ministerio de Energía, Turismo y Agenda Digital ha abierto la convocatoria de subvenciones 2018, que cuenta con una dotación de 10,8 millones para la región, 8 millones más que el pasado año.

Estas ayudas se destinan a la implantación de redes de nueva generación con una velocidad superior a 100 megabits por segundo (Mbps). En 2017 el presupuesto para todas las comunidades autónomas fue de 100 millones de euros, a los que se añadieron posteriormente otros 5 millones. En el presente año la dotación asciende a 150 millones.

Para la concesión de estas ayudas el ministerio define primero las llamadas zonas blancas, que son aquellas en las que no hay redes con más de 30 Mbps de velocidad ni planes creíbles de implantación. La identificación se realiza por entidades singulares de población, que son núcleos, habitados o no, claramente definidos. Un barrio o una urbanización aislada constituye un núcleo distinto dentro de una misma ciudad. Las Vaguadas en Badajoz y Proserpina en Mérida, por ejemplo, son entidades independientes.

Las operadoras podrán recibir ayudas para llevar redes a 283.000 habitantes de la región

En la convocatoria de 2018 el ministerio excluye de la posibilidad de recibir ayudas a 124 entidades de la región con un total de 813.316 habitantes. De ellas, 78 se encuentran en la provincia de Badajoz, con 530.673 residentes, y 46 en Cáceres, que suman 282.743 habitantes.

Por el contrario, las operadoras podrán recibir subvenciones para extender redes de nueva generación en 498 entidades de la región que agrupan a 274.362 habitantes. Por provincias, 209 se localizan en Badajoz, con 153.440 personas, y 289 en Cáceres, con 120.922 residentes.

En Badajoz la entidad de mayor tamaño es Fuente del Maestre, con 6.867 habitantes, seguida de Santa Marta, con 4.293. Otros municipios destacados son Valverde de Leganés, Hornachos y Villanueva del Fresno. Por su parte, en Cáceres todas las localidades tienen menos de 3.000 residentes. Las más grandes son Jarandilla de la Vera, con 2.944 habitantes, y Losar de la Vera, con 2.813. También figuran Villanueva de la Vera, Aliseda y Brozas.

Como novedad, este año el ministerio ha permitido distinguir aquellas áreas que carecen de cobertura a pesar de estar situadas dentro de entidades en las que se considera que ya hay redes en uso o planes creíbles de extensión.

Sin embargo, su alcance será escaso y sólo permitirá conceder ayudas en 35 zonas de trece localidades de la región: Badajoz, Cáceres, Mérida, Plasencia, Don Benito, Almendralejo, Villanueva de la Serena, Navalmoral de la Mata, Villafranca de los Barros, Coria, Miajadas, Malpartida de Plasencia y Casar de Cáceres. Suman 8.418 habitantes, con lo que las ayudas podrán llegar en total a 282.780 personas.

4 millones por proyecto

Las ayudas consisten en una combinación de subvención y de anticipo, suponiendo en ambos casos para el beneficiario una ayuda a fondo perdido que se abona por adelantado tras dictarse la resolución de concesión estimatoria para facilitar la ejecución de los proyectos.

El presupuesto máximo financiable por proyecto, entendido como la suma de todos los costes subvencionables, será de 4 millones de euros. El plazo para la presentación de solicitudes concluirá el 22 de mayo.

Las ayudas se destinarán a financiar gastos que estén directamente relacionados y sean necesarios para la realización del proyecto para el que se hayan concedido y que se materialicen en el período establecido. En este caso, el plazo de ejecución no podrá extenderse más allá del 31 de diciembre de 2020. Se consideran elegibles las inversiones en infraestructuras y obra civil, equipamiento y otros materiales, gastos de personal y otros costes generales o indirectos imputables a la actuación.

Las operadoras pueden elegir la tecnología que estimen conveniente, pero en su mayor parte estos proyectos están destinados a la extensión de redes de fibra óptica.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos