Freapa pide que se enseñe a los niños a llevar la mochila sin hacerse daño

La federación de padres reclama que los nuevos libros que se incorporen «sean los que están divididos por trimestre»

A. B. H.

plasencia. «Tratar la higiene postural de manera transversal y específicamente al principio de curso para evitar riesgos de patologías en nuestros hijos».

El presidente de la Federación de Asociaciones de Padres y Madres de Alumnos de Extremadura, Joaquín León, explica que esta es una de sus reivindicaciones en el inicio del nuevo curso escolar. «Queremos que se desarrollen los contenidos de la asignatura de Educación Física que tienen que ver con la ejercitación de posiciones corporales adecuadas, por ejemplo, para el transporte de objetos como pueden ser las mochilas», matiza.

Desde Freapa se considera que en no pocas ocasiones ni pocos alumnos llevan mucho peso en las mochilas con las que a diario acuden al colegio. Argumentan que a nivel mundial los estudios señalan que el 46% de los niños de primero de la ESO tiene dolor de espalda asociado al uso de su mochila y el 80% de ellos las reconoce como demasiado pesadas. También que el 42% de los menores de 10 años sufre dolores de espalda, promedio que aumenta hasta el 51% en niños y al 69% en niñas de entre 13 y 15 años. A juicio de Freapa, este incremento posiblemente se debe a que los más pequeños optan por utilizar mochilas con ruedas -la federación defiende su promoción- y no así los adolescentes.

En cualquier caso, Freapa considera pertinente que se trate de solventar este problema en la escuela, enseñando a los menores posiciones corporales adecuadas, pero también a través de otros mecanismos o medidas que conlleven una disminución del peso diario que los menores soportan en sus mochilas. «Teniendo en cuenta que la carga sobre la espalda en los chichos debería estar en un 10 y un 20% de su peso corporal».

Por ello, además del desarrollo de los contenidos específicos de Educación Física, la federación de padres también reclama a la Consejería de Educación que los nuevos libros que se tengan que comprar, cuando ello suceda, «sean aquellos que vienen divididos por trimestre, puesto que esto reducirá el peso».

Por último, «coordinación a la hora de mandar deberes, para que los alumnos no tengan que trasladar todos los libros de las materias que hayan tenido en la jornada lectiva y, en la misma línea, que se arbitren otras medidas que permitan que puedan dejar el material escolar en el centro», zanja León.

Fotos

Vídeos