La Formación Profesional crece en 6.000 alumnos en la última década

Imagen de archivo de alumnos en un ciclo formativo de cocina en un instituto placentino. :: d. palma/
Imagen de archivo de alumnos en un ciclo formativo de cocina en un instituto placentino. :: d. palma

Se coloca como la opción educativa más atractiva en la etapa no obligatoria al superar ya en número de estudiantes en la región a Bachillerato

Ana B. Hernández
ANA B. HERNÁNDEZ

En una década marcada por el descenso de la natalidad y de su mano una disminución de la matrícula en la escuela, la Formación Profesional crece sin embargo en Extremadura.

Las aulas han perdido en los últimos diez años, desde el curso 2006-2007 más de 11.000 escolares según los datos dados a conocer por la consejera de Educación, Esther Gutiérrez. Una realidad que convierte de hecho a Extremadura en la única región del país con saldo negativo en el citado periodo.

Por el descenso de la natalidad -se ha reducido un 40% desde la década de los 80- y porque el número de alumnos extranjeros con los que cuenta la escuela extremeña solo representa un 2,9% sobre el total, muy por debajo de la media nacional, que se sitúa en el 8,4%.

Cerca de 20.000 alumnos cursarán este año FP frente a los casi 16.000 que harán Bachillerato

Sin embargo, en este marco la Formación Profesional crece con fuerza en Extremadura. En la última década ha sumado más de 6.000 nuevos alumnos hasta situarse en este nuevo curso cerca de los 20.000. Unas cifras que sitúan su demanda ya por encima del Bachillerato, pues según los datos de Educación se estima que este curso esta etapa cuente con 15.946 estudiantes (hace 10 años eran 16.243 ), y que ponen de manifiesto, a juicio de Educación, el interés del alumnado por esta formación práctica.

Motivo, además, por el que está impulsando ciclos formativos en horario de tarde, ya que un 30% de la formación que se oferta está orientada a aquellas personas que están trabajando. De hecho, para Esther Gutiérrez el aumento del alumnado de Formación Profesional es un reflejo del interés de los extremeños por seguir formándose y mejorar su capacitación, de la mano de una propuesta «con marcado carácter práctico y vinculado al desempeño profesional».

A través, además, de un amplio abanico de posibilidades. Porque Extremadura oferta 21 familias profesionales con 108 ciclos diferentes -sumando los seis nuevos que empiezan este nuevo curso- con cerca de 24.000 plazas. Se trata también de una oferta descentralizada, repartida por la región, y el 90% de toda la FP se establece en municipios de menos de 15.000 habitantes.

Los ciclos formativos con más demanda tienen que ver con las ramas sanitaria e informática, así como con sectores estratégicos como la tecnología, el turismo, la energía y el sector agroalimentario. Y la consejería está ultimando un mapa de empleabilidad que ajuste y actualice la oferta de Formación Profesional en función de la demanda que reclama el mercado laboral, por lo que el interés del alumnado en esta formación podría continuar incrementándose.

Porque «en nuestro tiempo la inserción laboral de los jóvenes así como de los adultos ya no depende sólo de su nivel de formación, sino también de su nivel de competencia personal y profesional», señala Juan José Maldonado, director general de Formación Profesional y Universidad. Y, en la actualidad, «la FP son los estudios profesionales más cercanos a la realidad del mercado de trabajo y dan respuesta a la demanda de empleo cualificado».

De hecho, añade, «la FP ha dejado de ser vista como algo residual» para convertirse «en una opción atractiva y una de las vías más rápidas y seguras de acceder a un primer empleo». Según Maldonado, «esta alta inserción laboral, en torno a un 65% en Extremadura, se basa en una constante actualización y creación de nuevos títulos adaptado a las necesidades del entorno socioeconómico y a las necesidades de nuevos perfiles profesionales en un mercado laboral cambiante».

Fotos

Vídeos