Los fármacos biosimilares ahorran dos millones cada año al SES

Imagen de archivo del almacén de medicamentos en la farmacia del Hospital de Mérida./HOY
Imagen de archivo del almacén de medicamentos en la farmacia del Hospital de Mérida. / HOY

Están implantados en todos los centros de hospitalarios y Sanidad afirma que mantienen la calidad requerida

Ana B. Hernández
ANA B. HERNÁNDEZ

Con el fin de reducir el gasto y hacer sostenible la sanidad pública, el SES elaboró a finales de 2016 una instrucción con la que instó a los médicos a iniciar los nuevos tratamientos con pacientes con medicamentos biosimilares. Éstos han llegado a lo largo del pasado año a todos los hospitales de la región y han supuesto un ahorro de dos millones de euros en el gasto farmacéutico hospitalario, según los datos facilitados por la Consejería de Sanidad.

Los biosimilares son fármacos que se elaboran, al igual que los biológicos, a partir de organismos vivos. Su elaboración, por tanto, es mucho más compleja que la de los medicamentos que se adquieren en farmacia, que están fabricados a partir de fórmulas químicas. De ahí también que la reproducción de esos últimos, los llamados genéricos, sea más sencilla.

De la misma forma que la introducción de los genéricos provocó polémica en su momento, también la llegada de los biosimilares ha causado controversia, porque no hay unanimidad en el sector sanitario respecto a sus resultados y hay dudas de que con ellos se logren los mismos objetivos que con los biológicos que copian.

El gerente del SES, Ceciliano Franco, aseguró entonces, cuando se dictó la instrucción para el uso de los biosimilares, que los resultados con estos fármacos están contrastados y que por ello Extremadura, al igual que el resto de comunidades, estaba interesada en disponer de biosimilares en sus hospitales. «Porque con ellos se obtienen los mismos resultados que con los biológicos y a un menor coste, por lo que son más eficientes», argumentó Franco.

La decisión de comenzar los nuevos tratamientos con biosimilares llegó después de que en 2016 los datos hechos públicos por el Ministerio de Hacienda, referentes al gasto farmacéutico hospitalario, la cantidad que se invierte en medicamentos en los hospitales, pusieran de manifiesto que Extremadura fue la región donde más creció esta partida en el primer semestre del año. Nada que ver con lo ocurrido entonces en el resto del país, porque la media nacional arrojó una caída del 0,8%.

Las cifras

La diferencia económica entre un biológico y su equivalente biosimilar es notable. El biológico que se utiliza en enfermedades reumatológicas, por ejemplo, salió al mercado a un precio de 400 euros por unidad. El biosimilar que le copia lo ha hecho a un precio de 230 euros la unidad.

La diferencia económica es importante y, por ello, desde la sanidad pública se considera que cuando se están garantizando los mismos resultados, se debe buscar el menor coste. De ahí la instrucción que instó al uso de los biosimilares, que ya están en todos los hospitales de la región y que tras su primer año en uso han supuesto un ahorro a las arcas del SES.

Los datos del Ministerio de Sanidad referentes al gasto farmacéutico hospitalario confirman la tendencia a la baja indicada por la consejería extremeña. Si en 2016 el SES gastó en fármacos para hospitales 154,897 millones de euros, hasta noviembre del pasado año esa cifra se ha reducido a 148,363 millones. Una cantidad que es considerablemente inferior, se quedaría en 143,942, si de la misma se excluye lo que se destina a los nuevos tratamientos contra la hepatitis C.

De hecho, el mayor aumento en los últimos años en el gasto farmacéutico hospitalario se produjo entre el año 2014 y 2015, cuando el SES, al igual que los servicios sanitarios del resto del país, adquirió los nuevos medicamentos contra la hepatitis C. El gasto en fármacos pasó entonces de 134,671 millones de euros de 2014 a 158,804 al término del año 2015.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos