La fábrica de los 3 millones de botellas diarios piensa crecer

Un trabajador de Barbosa&Almeida (ahora Ba Glass Spain) vigila la cadena de botellas de cerveza que se están fabricando / Brígido Fernández

La industria de Barbosa&Almeida, situada en Villafranca, fue la empresa que más facturó en 2016 en Extremadura

Celestino J. Vinagre
CELESTINO J. VINAGRE

La empresa que más vende en Extremadura cumple veinte años y desea seguir creciendo. El vidrio de Barbosa&Almeida (oficialmente BA Glass Spain) en nuestro territorio logró facturar 288 millones de euros en 2016, el último ejercicio cerrado, gracias a su fábrica de Villafranca de los Barros. En 2015 la facturación fue de 270 millones. Una industria que mantiene 300 empleos en suelo extremeño, todos fijos y distribuidos en cinco turnos, a los que se añaden otros 300 indirectos, básicamente por el transporte del producto. Se trata de una fábrica que no para nunca. Trabaja los 365 días del año y las 24 horas diarias. Los dos hornos que crean decenas de botellas cada minuto no se detienen. La última vez fue hace nueve años, cuando se hizo una revisión obligada por el evidente desgaste que conlleva esta actividad.

En unos días, como mucho en unas semanas, el grupo portugués al que pertenece la empresa del vidrio debe decidir si confirma lo que dicen los papeles entregados en la Junta y el Ayuntamiento de Villafranca: poner en marcha un proyecto de nueva ampliación. Sería la segunda en cinco años. Todo un síntoma de su boyante realidad.

«Es una empresa puntera, importantísima no solo para Villafranca sino para Extremadura y donde la gente, sus trabajadores, están muy a gusto», resume a bote pronto Ramón Ropero, alcalde villafranqués. Eso de que la plantilla esté muy a gusto, como señala el regidor, se explica de otra manera: la fábrica del grupo luso en Extremadura es la de mayor productividad de las que tiene BA Glass.

El grupo portugués al que pertenece lleva invertidos más de 100 millones en Villafranca

Barbosa&Almeida también encuentra una respuesta excelente en Extremadura y en sus administraciones para su desarrollo. Tanto, que el verano pasado tomó una decisión de peso. Situó la sede social y fiscal de su sociedad española en Villafranca de los Barros. Hasta entonces estaba en León, donde tiene a su otra fábrica española.

Facilidades extremeñas

El grupo empresarial portugués tiene doce fábricas y 3.800 empleados en siete países del Viejo Continente. Su facturación total ascendió a 800 millones en el último ejercicio conocido. Su joya de la corona, por productividad, es la gran instalación que tiene ubicada, desde 1998, en el polígono industrial Los Varales, al lado de la A-66 y de la carretera autonómica que une Villafranca con Fuente del Maestre. A un paso de Portugal y, sobre todo, de Sevilla, dos factores claves para su ubicación en la comunidad extremeña en 1998.

En plena crisis, en 2013, amplió instalaciones. Aumentó su plantilla en 130 trabajadores más

La facilidad para encontrar suelo en el segundo municipio más poblado de la comarca de Tierra de Barros, por las facilidades dadas por el Ayuntamiento de la localidad y la Junta, y el hecho de que se firmara un considerable contrato con la Cruzcampo sevillana empujaron definitivamente a los portugueses a elegir Villafranca como punto de despegue en España.

El grupo BA inició su proyecto extremeño con un 90,15% de capital social propio. El resto lo puso la empresa pública Sofiex, que salió del accionariado al poco tiempo. Desde hace 20 años, BA Glass lleva invertidos en Villafranca de los Barros más de 100 millones para la fabricación y comercialización de envases de vidrio.

«Su impacto en la economía local y extremeña es tremendo y lo mejor es que las perspectivas son buenas para continuar en esa línea a corto y medio plazo», remacha Ramón Ropero en declaraciones al Diario HOY.

262.475 toneladas de vidrio produjo en 2016. Un año antes, la cifra se quedó en 254.093 toneladas. Y en 2014, el dato oficial fue de 241.012 toneladas de vidrio útil fabricadas en la fábrica de Villafranca de los Barros.

El buen pulso de la fábrica de vidrio se sustenta en una infinidad de números y en una evidencia. Ni siquiera en plena crisis la empresa ha dejado de crecer. Mientras en otros territorios se cerraban fábricas de vidrio, en Extremadura se ampliaba la de Barbosa&Almeida. Sucedió en 2013. Hace cinco años invirtió 40 millones y propició la creación de 130 puestos de trabajo a los 138 que ya existían.

Ahora, sus instalaciones de Los Varales se sitúan en un solar de 260.887 metros cuadrados de los que el grupo empresarial tiene 86.218 metros cuadrados construidos. Las dos naves de producción ocupan 13.800 metros. Algunas de sus máquinas logran fabricar 620 botellas por minuto.

Para todas las cervezas

En esas naves de producción están los hornos, de material refractario, que procesan la fusión del material a una temperatura de 1.500 a 1.600 grados. Cada horno fabrica dos tipos de envases. De un lado, botellas de cerveza, de un tercio, un quinto o de litro. Y lo hace para todas las compañías cerveceras. De otra parte, crea botellas para vinos, aceites y cavas. De tipología diversa.

Proyectados un nuevo horno y dos almacenes más

:: C. J. V.

MÉRIDa. El proyecto de ampliación de la fábrica de vidrio de Villafranca se encuentra aún en fase preliminar. Esta semana, a través del Diario Oficial de Extremadura, se supo que ha comenzado los trámites administrativos correspondientes para poder concretar esta iniciativa, aunque la empresa todavía no ha aprobado oficialmente esta ampliación.

La memoria del proyecto recoge como dato fundamental que, de concretarse esa mejora, la industria villafranquesa pasará de una capacidad de producción de 825 toneladas al día a una de 1.075 toneladas diarias. Esto es, un aumento del 30%.

A expensas de definir aspectos como la inversión necesaria y el volumen de empleos que conllevaría, lo que está claro es que BA pondría en funcionamiento otro horno, otra nave de producción, que ocuparía 6.536 metros cuadrados. Igualmente dispondría de dos nuevos almacenes, de 12.500 y 4.300 metros cuadrados cada uno.

La memoria entregada a la Administración regional destaca que tiene suelo disponible en Los Varales y que el polígono industrial de Villafranca ofrece infraestructuras preparadas para ampliar el negocio.

Como informó HOY este martes, BAha solicitado a la Junta la autorización ambiental integrada y el estudio de impacto ambiental del proyecto. La Dirección General de Medio Ambiente ha acordado aplicar el trámite de urgencia al procedimiento administrativo, por lo que es muy posible que esté resuelto al inicio de la primavera.

Se estiman ocho meses de tiempo para construir las nuevas instalaciones y la empresa contempla que sería factible iniciar la actividad con el nuevo horno de fabricación antes de acabar este año.

Para su elaboración, la empresa utiliza como material hasta un 50% de vidrio reciclado. Un porcentaje notable pero igualmente llamativo es saber que BA Glass consigue sacar tres millones de botellas al día y mil millones a lo largo de todo un año. Y un 30% de esta producción va al mercado exterior, entendiendo como tal el que está fuera de la Península Ibérica.

La industria se expande igualmente por otros 51.000 metros cuadrados reservados para sus dos almacenes, donde se depositan los productos acabados. La empresa de capital luso compite en España con otros tres fabricantes de vidrio, un sector con serias dificultades en los últimos años, salvo, como lo demuestran los hechos, para BA.

La línea de crecimiento de la industria instalada en Villafranca de los Barros transcurre paralela a la marcada por el centenario grupo portugués que es su dueño.

Las fábricas europeas de BA Glass producen al año más de 8.000 millones de envases y lo hace en 11 colores diferentes, según se indica en su página web corporativa. Además distribuye envases de vidrio en más de ochenta países.

Una cifras inimaginables no hace mucho para una sociedad fundada en 1912 como ‘Barbosa e Almeida, empresa de comercialización de botellas’ por los socios Raúl da Silva Barbosa y Domingos de Almeida. Comenzó su actividad en la ciudad de Oporto.

Su última compra llegó el año pasado. Adquirió el grupo Yioula, lo que conlleva contar con cuatro fábricas en tres países: una en Grecia, dos en Bulgaria y una en Rumanía. Con estas nuevas adquisiciones, el grupo BA pasa a producir más de 20 millones de unidades al día.

Un año antes, en 2016, se quedó con una empresa alemana de envases de vidrio con sede en Gardelegen, al oeste de Berlín. Con esta nueva planta, BA expandió su mercado hacia Europa central. Antes, en 2012, miró hacia Europa del este cuando se hizo con una fábrica polaca.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos