Un 58% de los extremeños no tiene acceso a banda ancha ultrarrápida

Obras para la instalación de fibra óptica en Badajoz. :: hoy/
Obras para la instalación de fibra óptica en Badajoz. :: hoy

La Junta estima que la falta de cobertura es más del doble de lo que indica el estudio que utiliza el Gobierno para dar ayudas a nuevas redes

JUAN SORIANO MÉRIDA.

El 58% de los extremeños no tiene acceso a redes de banda ancha de nueva generación o ultrarrápidas, que son aquellas que permiten una velocidad superior a 30 megabytes por segundo. Así lo estima la Junta de Extremadura, que rechaza los datos que maneja el Gobierno. En concreto, el Ministerio de Energía considera que la falta de cobertura afecta al 24% de la población regional.

La controversia sobre los datos de cobertura de la comunidad enfrenta a la Junta de Extremadura con el Ministerio de Energía, ya que son claves para la concesión de ayudas públicas a la extensión de las redes de nueva generación.

La Unión Europea plantea como objetivo para la implantación de la sociedad de la información que en 2020 el 100% de los ciudadanos tenga acceso a estas infraestructuras, mediante la tecnología que sea, aunque para más de 30 megas predomina la fibra óptica. Para ello, concede ayudas públicas, cuya regulación compete al Ministerio de Energía, que en primer lugar debe definir qué zonas pueden recibir subvenciones.

Energía sostiene que estas redes llegan al 76% de los extremeños y la Junta rebaja esa cifra al 42%

Energía abrió a finales del pasado año un nuevo proceso para identificar las llamadas zonas blancas, que son aquellas en las que no hay cobertura de más de 30 megas ni planes creíbles para su extensión en el plazo de tres años. Por tanto, son aquellas que pueden recibir ayudas públicas. Como en la edición anterior, la Junta ha presentado alegaciones. Pero si el pasado ejercicio no fueron atendidas, ahora aporta nuevos argumentos que refuerzan sus tesis.

El Ministerio de Energía afirma que, tras consultar con los operadores, en la región existen 145 entidades singulares de población (partes habitables de un término municipal) con acceso a estas redes. Como se corresponde con las localidades más grandes, agrupan a 826.213 habitantes, el 76% de Extremadura según el padrón del 1 de enero de 2016. Las 477 entidades restantes, con 261.565 residentes, son por tanto las llamadas zonas blancas, las que pueden recibir ayudas para la extensión de redes de nueva generación.

Energía expone estos datos para abrir un periodo de alegaciones con el objetivo de definir tanto la relación de zonas blancas como aquellas excepciones de áreas más pequeñas que no tienen acceso a estas redes pero que están incluidas en entidades singulares en las que se afirma que hay cobertura.

La Junta ha analizado las 145 entidades singulares de la región que están consideradas no blancas en la relación preliminar y que por tanto no pueden acceder a ayudas bien porque ya tienen cobertura o bien porque hay planes creíbles de extensión en un plazo de tres años. Sus resultados contradicen los datos del Gobierno.

La Consejería de Economía ha dividido estas 145 entidades en 795 núcleos de inferior tamaño. De ellos, afirma que 495 no tienen acceso a redes de nueva generación ni tampoco hay planes para su implantación. Cuentan con 369.602 residentes, que sumados a los 261.565 de las zonas blancas que identifica el Ministerio de Energía hacen un total de 631.167 personas. Supone el 58% de la población de la región.

Economía envió a finales de diciembre su propuesta de rectificación de los datos publicados por Energía. Incorpora 495 fichas zonales, una para cada uno de los núcleos que, a pesar de estar incluidos en entidades consideradas zona no blanca, se ha comprobado que en realidad ni hay cobertura ni planes para que la haya a medio plazo.

Revisión de 2017

Para apoyar sus estudios, la Junta recuerda las alegaciones que hizo en el procedimiento anterior y que no fueron tenidas en cuenta por el Ministerio de Energía. En concreto, las compara con el informe actual, lo que permite extraer varias conclusiones a su favor.

La consulta abierta por Energía en 2016 identificó 102 entidades en la región con cobertura suficiente o planes de implantación creíbles. La Junta presentó un documento con 600 alegaciones. No sólo no obtuvo respuesta favorable, sino que en la convocatoria de subvenciones el ministerio elevó a 123 el número de núcleos excluidos de las ayudas públicas a proyectos de extensión.

Formar parte de la relación de localidades con cobertura implica quedar fuera de las ayudas

Como se ha indicado, en la consulta de 2017 la relación ha crecido hasta 145 entidades. Es normal que el número aumente, ya que las ayudas que concede el Gobierno permiten extender la cobertura, a lo que se suman las inversiones de empresas privadas. Pero la Junta destaca que en realidad no hay 22 nuevas zonas consideradas no blancas, sino que se han incorporado 49 y se han sacado de la relación anterior 27.

En este último caso, se trata por tanto de 27 entidades que en 2016 eran zonas no blancas, ya que tenían cobertura o planes de extensión. Sin embargo, un año después se han convertido en zonas blancas: sin redes ni proyectos creíbles para implantarlas. La Consejería de Economía señala que estaban incluidas en sus alegaciones al procedimiento del pasado año y que no fueron tenidas en cuenta.

Además, apunta que el hecho de que salgan de la relación de áreas con cobertura sólo puede deberse a tres cuestiones: se han destruido las redes, se han cancelado proyectos de extensión en marcha o simplemente hubo un error en la identificación del Ministerio de Energía. Economía apunta que, como no se conoce que se hayan producido daños en las infraestructuras de banda ancha, la no ejecución de proyectos o los datos equivocados del Gobierno supusieron que un total de 31.336 habitantes quedaran excluidos de acceso a las ayudas para proyectos de despliegue.

En cuanto a las 49 entidades que se han sumado a la relación de zonas con cobertura, y que por tanto forman parte de las 145 que han sido analizadas por la Junta, la Consejería de Economía recalca que sólo cinco se benefician de la convocatoria de ayudas del pasado año. En las 44 restantes no hay redes de banda ancha de nueva generación ni proyectos de extensión, por lo que insiste en que sean excluidas del proceso y por tanto puedan acceder a las subvenciones de la convocatoria de 2018.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos