El PP extremeño no se moja

María Dolores de Cospedal, en una visita a la región en 2017. :: hoy/
María Dolores de Cospedal, en una visita a la región en 2017. :: hoy

Ningún cargo del partido en la región dice en público a quién apoya en las primarias

Antonio J. Armero
ANTONIO J. ARMEROCáceres

¿A quién va a votar en las primarias nacionales? Se le plantea la pregunta a diez cargos del Partido Popular en Extremadura. Y existe unanimidad: ninguno contesta con un nombre. En el escenario nacional hay cargos públicos y dirigentes del partido que no han tenido problema en retratarse. Así, los exministros de la Serna, Méndez de Vigo y Báñez han anunciado ya su apoyo a Soraya Sáenz de Santamaría; el presidente de la Comunidad de Madrid Ángel Garrido a María Dolores de Cospedal; y Javier Maroto a Pablo Casado. Aunque es público ya que los presidentes del PP de Andalucía y País Vasco apoyan a Sáenz de Santamaría, y el de Castilla-La Mancha a su paisana Cospedal, los dirigentes de la mayoría de las regiones mantienen el silencio. Entre ellas, Extremadura, donde hasta ahora nadie se ha comprometido en público. Por prudencia, argumentan varios de los consultados.

Además de en su negativa a dar nombres, hay otra cuestión en la que coinciden: ninguno menciona a José Ramón García, José Luis Bayo ni Elio Cabanes. Y José Manuel García-Margallo apenas aparece en las respuestas. Está asumido que aunque hay siete aspirantes, solo tres optan a ganar. Ymás de uno comenta la posibilidad de que al final sean dos, pues creen probable que Casado y Sáenz de Santamaría se unan.

«Tengo mi predilección, claro, pero aún es pronto, falta todavía mucho hasta la elección», sitúa José Manuel García Ballestero, alcalde de Coria. «A mí –añade– nadie del partido me ha dicho nada sobre a quién debo votar, y confío en que no lo hagan, porque sería un error». No es el único que asegura con firmeza que no hay directrices de partido. Pedro Acedo, exalcalde de Mérida y actual portavoz popular en la capital autonómica, utiliza casi las mismas palabras. «A mí nadie me ha dicho nada –afirma– y espero que nadie lo haga, porque es importante que cada afiliado vote lo que considere». «El primero en dejar esto claro fue Mariano Rajoy, que no ha apoyado a nadie, y que nos está dando una gran lección a todos, yéndose de una manera ejemplar, como no ha hecho antes ningún otro presidente del Gobierno».

«Lo que procede hacer ahora es escuchar a cada candidata y luego elegir con responsabilidad» fernando pizarro | alcalde de plasencia

«Hay que tener en cuenta que quizás algunas de las actuales candidaturas se unan» cristina herrera | exdelegada del gobierno

«Las primarias son un proceso interno, por lo que no hay nada que comentar en público» laureano león | secretario provincial de cáceres

«Queremos un partido que gane las elecciones, no uno en el que unos conserven su sitio y otros lo consigan» j.m. garcía ballestero | alcalde de coria

«Si supiera a quién voy a votar, no lo diría porque quizás influiría en algún afiliado, y no sería bueno» elena nevado | alcaldesa de cáceres

«He hablado con alguno de los aspirantes, pero estoy escuchando lo que dicen todos antes de decidir» pedro acedo | portavoz del pp en mérida

Acedo admite que ha hablado «con alguno» de los aspirantes, aunque advierte que está «escuchando lo que dicen todos» antes de decidir por quién se decanta. «Los tres son muy buenos candidatos, cualquiera le da mil vueltas a Pedro Sánchez», dice el veterano dirigente popular, que a diferencia de otros, no se sorprendió cuando Alberto Núñez Feijóo anunció que no optaría a relevar a Rajoy. «Yo no tenía tan claro que se fuera a presentar, y de haberlo hecho, creo que habría sido uno más, habríamos tenido cuatro alternativas en vez de tres», plantea Acedo, que cree que el PP«es un partido unido, lo cual no quiere decir que no haya discusiones entre unos y otros, algo normal y sano en democracia». Él es partidario de elegir «a alguien que pueda ganar las elecciones, pero no por el bien del partido, sino por el de los españoles».

«Unión y fortaleza»

Para García Ballestero, la prioridad del nuevo secretario general debe ser «favorecer la unión y la fortaleza del partido, que debe estar por encima de las personas». «Quien gane debe presentar un proyecto fresco e ilusionante, debe huir de los personalismos, queremos un partido que gane las elecciones, no uno en el que unos conserven su sitio o en el que otros lo consigan». «Yo apoyaré a quien crea que tiene más posibilidades de ganar las elecciones», concluye el alcalde de Coria, para quien sí fue una sorpresa la no concurrencia de Núñez Feijóo.

También lo fue –«todos pensábamos que se iba a presentar», apunta– para Cristina Herrera, delegada del Gobierno hasta ayer. «No he decidido a quién votaré, pero los tres son buenos, cualquiera de ellos es más sólido y está más formado que Pedro Sánchez, y hay que tener en cuenta también que quizás algunas de las actuales candidaturas se unan». «Lo que cada uno vote es una cuestión absolutamente individual, porque de hecho lo importante aquí son los militantes y no los cargos», advierte Herrera, para espantar cualquier atisbo de sospecha sobre hipotéticas directrices. «La premisa para votar debe ser doble: elegir a alguien que pueda ganar las elecciones y también a alguien que sepa gobernar el partido», propone la ex delegada del Gobierno en la región.

«No sé a quién voy a votar, y si lo supiera, no lo diría porque quizás podría influir en algún afiliado, y considero importante que no haya influencias de ningún tipo, que cada militante vote lo que considere mejor», reflexiona Elena Nevado. «Que haya varios candidatos es la prueba de que el PP tiene cantera y de que cualquiera con avales puede optar al cargo», añade la alcaldesa de Cáceres, que tiene claro que lo prioritario «es elegir a alguien que pueda recuperar el gobierno de España».

Su homónimo en Plasencia, Fernando Pizarro, cree que «lo que procede ahora es ser prudente, escuchar a cada candidato, y después, elegir con responsabilidad, pensando en quién ayudará a que el partido salga reforzado y a ganar las elecciones». No se mojan los alcaldes y tampoco los secretarios provinciales. Francisco Javier Fragoso prefiere no comentar nada. Y Laureano León despeja la cuestión afirmando que «es un proceso interno, por lo que no hay nada que comentar en público». Al líder regional, José Antonio Monago, le preguntaron anteayer y dijo que de momento prefería no desvelar a quién prefiere.

«Es pronto para decirlo»

En esta misma línea, Teresa Angulo, diputada nacional por Badajoz, tampoco se pronuncia. «Claro que tengo mis predilecciones, pero es pronto para decir nada», argumenta. «Todos los candidatos me parecen buenos –sigue–, tienen solvencia política y experiencia tanto de gobierno como en el partido, vamos a escucharles y luego decidimos». Que gane uno u otra no repercutirá en Extremadura, cree Angulo, pues «el compromiso del PPcon nuestra región es algo evidente y que no depende de personas».

«Cualquiera de los tres será bueno para nuestra región», anticipa Víctor Píriz, también diputado por Badajoz y que apunta algunas otras claves. «Sería bueno que este proceso ayudara a un cierto rearme ideológico del partido, en el sentido de dejar aún más claro cuál es nuestro mensaje, algo importante en el tablero político actual, distorsionado por la aparición de partidos a derecha e izquierda».

Desde el planteamiento compartido de no desvelar las preferencias, en el PP extremeño hay quienes creen que en unos comicios generales, Sáenz de Santamaría tendría mas posibilidades de ganar que Cospedal. La primera tiene un perfil técnico, apuntan, mientras que la segunda se mueve mejor a pie de calle, en el contacto con los votantes. Como contrapartida, hay quienes ven en Cospedal el hándicap de que una parte del electorado la vincula con la corrupción, mientras otros hacen ver que fue ella quien rompió con este tipo de prácticas en el partido. Y también hay más de dos que están convencidos que esta coincidencia en el PPregional de no mojarse tiene los días contados.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos