Extremadura tiene concedidos 85 permisos de investigación minera

Zona de Valdeflores en Cáceres, donde Sacyr quiere explotar una mina de litio. :: / HOY

Las multinacionales exploran la región, pero en la mayoría de los casos sus planes no se materializan

Viernes, 9 febrero 2018, 21:08

Ahora mismo en Extremadura hay 85 permisos de investigación concedidos desde el Servicio de Ordenación Industrial, Energética y Minera de la Dirección General de Industria, Energía y Minas de la Consejería de Economía e Infraestructuras de la Junta de Extremadura. Esto es, 85 lugares donde industrias mineras creen que podría haber posibilidades de extracción, de ahí que quieran sondear el terreno.

El proyecto para Cáceres de la empresa Valoriza Minería para abrir una mina de litio eclipsa los movimientos que hay en este sector debido a la fuerte oposición social y política que ha encontrado. De hecho, este diario recordaba el sábado pasado los otros planes mineros que tiene Sacyr en Extremadura, empresa matriz de la filial que pretende actuar en Cáceres, pero también en Alconchel, cuyo alcalde está deseando que salga adelante el proyecto; o el de la mina de Aguablanca en Monesterio, cuyo cierre reciente y dudas sobre su reapertura causó un gran impacto al sur de la región por los despidos que causó; o el estaño de la zona de Pedroso de Acim que de nuevo iba a ser extraído, ahora por una empresa canadiense, Eurotin, proyecto anunciado en 2012 y del que nunca más se supo.

Más información

La Junta de Extremadura está empeñada en que empresas de fuera exploten el potencial minero de la región. En estos momentos, de estos 85 permisos concedidos para investigación del subsuelo 33 están en la provincia de Cáceres y 52 en la de Badajoz. Además, existe un permiso de exploración, que es un estudio o reconocimiento previo más superficial que el de investigación.

El último informe de la Dirección General de Industria y Minas que repasa la actualidad minera de Extremadura es del 31 de octubre de 2017. Se trata de un documento divulgativo en el que se destaca la riqueza geológica de la comunidad, donde la Junta recuerda que en Extremadura están inventariados más de 1.000 indicios y antiguas metálicas.

En el mismo se describen los depósitos e indicios minerales de Extremadura, el potencial minero de la región, así como la actividad en cuanto a explotación y exploración minera de minerales metálicos que se está llevando a cabo actualmente. Existe también en inglés y trata de difundir la riqueza minera de la región con el fin de atraer inversores extranjeros.

El documento habla de dos minas metálicas en Extremadura: la de wolframio de La Parrilla, en Almoharín; y la de níquel de Aguablanca, en Monesterio, ambas a cielo abierto. La primera, operada por W. Resources, aún no está operativa pero se habla de un procesamiento anual de 2.700 toneladas por año en una primera fase y de hasta 4.000 después. A mediados del pasado mes de enero la compañía interesada en la reapertura de esta mina inició la tramitación de los permisos ambientales para poder explotar el yacimiento. Hay que saber que en su día, a mediados del siglo pasado ésta fue una de las minas de wolframio más grandes de Europa y daba trabajo a 120 familias.

En cuanto a la de Aguablanca, en Monesterio, operada por Valoriza Minería, filial de Sacyr que pretende extraer litio en Cáceres, habla de que la actividad actual se reduce a labores de mantenimiento y su futuro en estos momentos es incierto.

Empresas multinacionales

Según la Junta de Extremadura, hay además 85 permisos para que las industrias mineras hagan catas con el fin de determinar si lo que hay en el subsuelo es rentable, siempre con la obligación de restaurar luego el terreno. En algunos casos estos trabajos previos alarman a la población cercana, que no quiere actividad minera que perturbe el entorno. En otros, el municipio está deseando que se inicie una actividad extractora que genere riqueza en la zona.

La Junta trata de divulgar la riqueza geológica de la comunidad para atraer inversores

En estos momentos las empresas que están investigando yacimientos metálicos en la región son, además de Valoriza Minería, que pertenece a la multinacional española Sacyr, la empresa finlandesa Mineral Exploration Network, que está indagando si hay oro, antimonio y wolframio en el área de Logrosán (Cáceres). Por otro lado, ha mostrado su interés la canadiense Emerita Resorurces corp., una empresa subsidiaria de Forbes y Manhattan, que investiga el yacimiento de oro de Las Morras en Casas de Don Pedro.

En antiguas explotaciones mineras del área de Plasenzuela y Trujillo, Mineral Exploration Network busca zinc, plomo y plata. Por su parte, la compañía española Matsa, con sede en Huelva, está iniciando otra investigación en antiguas minas de estaño, wolframio, niobio y tántalo en la localidad cacereña de Torrecilla de los Ángeles.

Según la información de la Junta de Extremadura, otras empresas están investigando el yacimiento de plomo, cinc, cobre de Las Herrerías en Puebla de la Reina (Badajoz), el yacimiento de estaño y litio de Tres Arroyos en Alburquerque, el de cromita de Cabeza Gorda en Calzadilla de los Barros, y diferentes yacimientos de estaño, wolframio y bismuto distribuidos por toda Extremadura.

Asimismo, a la finlandesa Mineral Exploration Network y a la irlandesa Ormonde Mining le han concedido recientemente diversos permisos de investigación para tratar de encontrar oro cerca de los espacios naturales protegidos de las zonas de Valencia de Alcántara y La Codosera, en el límite noroeste de la provincia de Badajoz.

Secciones
Servicios