Extremadura afronta una semana con varios días de riesgo extremo

La sequía extrema ha hecho que los incendios de la temporada salten carreteras y caminos. :: HOY/
La sequía extrema ha hecho que los incendios de la temporada salten carreteras y caminos. :: HOY
Plan contra incendios de HOY y AEEFOR

La provincia de Badajoz es la más afectada por esta alerta máxima, que también llega el jueves a Trujillo

PILAR ARMERO EXTREMADURA.

Toda Extremadura estará en riesgo extremo de incendios forestales el viernes de esta semana. Se salvan de esa predicción la zona sur de la Sierra de Tentudía, Sierra de Gata y los valles del Ambroz, Jerte y Tiétar, que tendrán riesgo muy alto en esa jornada.

Además, toda la provincia de Badajoz se verá afectada por ese riesgo extremo el martes, mientras que a lo largo de la semana estarán en la misma máxima situación, el oeste de la Sierra de Tentudía, el miércoles; La Serena y zona central de la provincia pacense, el jueves, día en el que Trujillo también estará en riesgo extremo.

Es la previsión del EFFIS (Sistema Europeo de Prevención de Incendios) para esta semana, en la que habrá riesgo muy alto de incendios forestales en toda Extremadura, el lunes, miércoles y el jueves, a excepción de la Sierra de Gata, Las Hurdes, Valle del Ambroz, Valle del Jerte, zonas de Tiétar, Coria e Ibores, que se mantendrán en riesgo alto. En el punto de mira por ese mismo nivel de riesgo muy alto estarán La Siberia y la provincia de Cáceres, el martes.

Cada incendio de la actual campaña de riesgo alto ha quemado una media de 12 hectáreas

Casi 400 incendios

Por fortuna, los resultados de la campaña de riesgo alto de incendios en Extremadura están siendo más positivos de lo que hacían prever una sequía extrema y la acumulación de meses sin lluvia, que convierten la vegetación en un polvorín.

Desde que comenzara la principal temporada de riesgo el 1 de junio han sido en torno a 350 los incendios forestales que se han producido y alrededor de 4.500 las hectáreas que han quemado, con una media de 12 hectáreas afectadas por incendio, cuando lo normal en la región está entre las 6 y 8.

Si se comparan esas 12 hectáreas quemadas de media en lo que va de la actual campaña de este 2017, con las fulminadas en años fatales como 2003, la diferencia está en que en ese otro año la media de hectáreas arrasadas fue de 40 por cada incendio. En años con pocos incendios, como 2011 y 2012, la media de hectáreas quemadas fue de 3 o 4 en cada uno de ellos.

Es, por tanto, una campaña que por suerte está resultando mejor de lo prevista, pero que sin embargo es muy compleja en lo que se refiere a la extinción, porque la sequía extrema de la vegetación viene propiciando que el fuego salte, traspase, carreteras y caminos, dificultando el trabajo de los equipos de extinción.

Otoño de altas temperaturas

Lo cierto es que la extrema sequía acumulada tras un invierno y una primavera extremadamente secos, pintaban para Extremadura el escenario perfecto para que se produjese un gran incendio forestal durante la campaña alta de riesgo. Tanto como los que se han producido en las comunidades autónomas fronterizas de Andalucía, Castilla-La Mancha y Castilla y León o en el también vecino Portugal.

Afortunadamente no ha sido así, pero no hay que olvidar que la temporada de riesgo alto no acaba hasta el 15 de octubre y aunque la predicción de la Aemet (Agencia Estatal de Meteorología) es que septiembre y octubre serán meses lluviosos, también contempla que las temperaturas serán más altas de lo normal.

Hay, pues, que seguir extremando las precauciones.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos