«El examen ha sido fácil, pero que no vuelva a pasar»

Imagen de la alegría al salir de uno de los exámenes en Badajoz. :: casimiro moreno

Los 4.500 estudiantes afectados por la filtración de exámenes repitieron ayer las pruebas entre el alivio por terminar y el enfado

N. REIGADAS/J. CEPEDA

«Se acabó, se acabó, se acabó», dijo una estudiante que salió corriendo de la Facultad de Económicas, en el campus de Badajoz de la Universidad de Extremadura. Se abrazó a una compañera y remató su frase: «por fin». El alivio por terminar la EBAU fue el sentimiento predominante ayer entre los 4.594 estudiantes que se vieron obligados a repetir alguno de sus exámenes de selectividad debido a la filtración de las pruebas.

«Estoy bastante contenta por terminar, con buenas sensaciones. Lo han puesto bastante asequible. Más o menos como el anterior», indicó ayer Sara Calderón, del IES San Fernando de Badajoz, que salía de su segundo examen de Matemáticas en EBAU. A pesar de estar satisfecha, explicaba que han sido unos días duros. «Fue horrible. A mi incluso me venía bien repetirlo, porque el primero no fue bien, pero simplemente pensar que tenía que coger otro libro, se me venía el mundo encima». Ayer, al salir por fin, se marchó de compras con sus amigas al centro comercial, a buscar un vestido para la graduación. Todas sonreían.

Lejos de la pesadumbre evidenciada en las jornadas precedentes, en el campus de Cáceres el ambiente ayer también era de cierto alivio entre aquellos que aprovecharon la situación para convertir la prueba en una esta segunda oportunidad y firmar unos mejores ejercicios. Sobre todo en el caso de Matemáticas, una materia que para algunos de los estudiantes pasó de ser el talón de Aquiles a convertirse en un examen del que salieron airosos. Así lo reconocía Jesús Santano, del IES San Pedro de Alcántara. «Estoy encantado. Ha sido más sencillo y me ha salido mucho mejor que el anterior». Pablo Acero, procedente del IES Santa Lucía del Trampal, en Alcuéscar, también se movió en la misma sintonía. «He salido muy contento porque el examen ha sido más fácil. Si lo comparamos con el otro, en este sacaría una nota superior».

«El examen de Matemáticas ha sido más sencillo y me ha salido mucho mejor que el anterior»

«El examen de Matemáticas ha sido más sencillo y me ha salido mucho mejor que el anterior» Jesús Santano De Cáceres

«Aunque el examen de Latín ha sido ligeramente más difícil, a mí no me ha afectado»

«Aunque el examen de Latín ha sido ligeramente más difícil, a mí no me ha afectado» Carla Parra De Cáceres

«Es una vergüenza que en el siglo XXI pase esto y ha hecho daño a la imagen de la UEx»

«Es una vergüenza que en el siglo XXI pase esto y ha hecho daño a la imagen de la UEx» Manuel Bazaga De Badajoz

Del mismo centro educativo, pero por la rama de Humanidades, Carla Parra hacía balance tras volver a examinarse de Latín: «Me ha salido muy bien, igual que el que anularon. Aunque ha sido ligeramente más difícil, a mí no me ha afectado», explica la joven. No mucha más diferencia entre ambas pruebas notó María González, del IES Turgalium. «Me ha salido muy bien, pero no podré mejorar el anterior examen porque lo corregí con el profesor y estaba perfecto», dice sobre la prueba de Latín.

Algunos de los estudiantes de fuera de la ciudad elevaron ayer la instancia pertinente para que la Universidad de Extremadura les abone los gastos originados por este desplazamiento extra, en la mayor parte de los casos, así como por el alojamiento y la manutención en otros puntuales.

Malestar

No todo fueron sonrisas, sin embargo. Más de un estudiante se fue a casa disgustado y acordándose de su examen de la semana anterior. Hubo quejas, por ejemplo, entre los que se presentaron a 'Matemáticas aplicadas a las ciencias sociales' porque en este caso consideraba que sí era más difícil.

Además, muchos estaban cansados tras unos días complicados para ellos. Era, el caso, por ejemplo, de Carmen Alfonso, de Los Salesianos de Badajoz. Ayer tenía que estar en una playa de Mallorca tomando el sol, pero tuvo que retrasar una semana su viaje para repetir su prueba de Matemáticas, del que depende su acceso a Derecho. «El primero me salió muy bien, pero el segundo no sé», se lamentaba. Esta joven que estuvo a punto de perder el dinero del viaje.

Más información

Manuel Bazaga, de Las Josefinas, entraba enfadado a su examen de ayer en la Facultad de Económicas. «Yo tenía un examen de 10 la semana pasada y aquí estoy. Es una vergüenza que en pleno siglo XXI pasen estas cosas. Que ocurra hace 30 años, se puede entender, pero ahora, con todos los avances tecnológicos, deben cambiar las cosas y da mala imagen a la universidad».

Esta reflexión también se repitió ayer entre muchos de los estudiantes. A pesar del alivio por cerrar este episodio, están molestos con la UEx y esperan que una «chapuza» así, la expresión más usada, no se repita en la región.

El conflicto, además, podría continuar en los juzgados. Un grupo de padres de estudiantes de Mérida, Badajoz y Cáceres envió ayer un comunicado anunciando que estudian emprender acciones judiciales. Piden responsabilidad patrimonial a la universidad por su fallo en la custodia de los exámenes.

«Sin tener culpa de ello se ven obligados por la Universidad a volver de sus hogares a Extremadura, a cancelar vuelos y vacaciones, a realizar nuevamente los exámenes y a perder las calificaciones anteriores», informaron ayer los padres de algunos alumnos afectados que esperan reclamar entre 500 y 1.000 euros por cada estudiante que reclame.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos