Bruselas avala la celebración de monterías en el Parque de Monfragüe

Ejemplar de ciervo en Monfragüe durante la berrea. :: lorenzo cordero/
Ejemplar de ciervo en Monfragüe durante la berrea. :: lorenzo cordero

El comisario europeo Karmenu Vella asegura que «la caza sostenible puede ayudar a lograr los objetivos de conservación de la Red Natura 2000»

L. EXPÓSITO/REDACCIÓN BADAJOZ/MÉRIDA.

La Comisión Europea considera que la caza sostenible «puede ser una herramienta para ayudar a lograr los objetivos de conservación de la Red Natura 2000». Con estas palabras se refiere al caso concreto del Parque Nacional de Monfragüe, en la provincia de Cáceres.

Así lo ha explicado el comisario europeo de Medio Ambiente, Asuntos Marítimos y Pesca, Karmenu Vella, en una respuesta oficial en nombre de la Comisión Europea, tras una consulta formal realizada por la Oficina Nacional de la Caza, la Conservación y el Desarrollo Rural (ONC) en torno a la actividad cinegética en Monfragüe. Este requerimiento se produce después de que organizaciones ecologistas vengan criticando de manera periódica la celebración de monterías en estos enclaves. Son cacerías que tienen todos los permisos legales para su desarrollo.

En la respuesta de Bruselas, a la que HOY ha tenido acceso, el comisario afirma que los espacios Natura 2000 «Monfragüe y Monfragüe y las Dehesas del Entorno han sido designados para la conservación de determinados tipos de hábitats y especies de interés comunitario protegidos por las Directivas de Aves y Hábitats».

Los colectivos cinegéticos creen que en esa zona hay un exceso de 1.000 ciervos y casi 4.000 jabalíes

Sin embargo, añade que «el ciervo común 'Cervus elaphus' no es una especie cuya conservación en la Unión constituya motivo de preocupación ni está protegida en virtud de la directiva sobre hábitats de la UE. Por lo tanto, la designación de los citados lugares [como espacio] Natura 2000 no tenía por objeto la conservación de este cérvido, cuyo manejo y caza es un asunto de competencia nacional».

En este sentido, la Comisión Europea opina que «si se planifica y ejecuta de forma adecuada, la caza sostenible puede ser un instrumento que ayude a alcanzar los objetivos de conservación de la red Natura 2000, contribuyendo por ejemplo al control de la población de aquellas especies, como es el caso del ciervo, cuya alimentación se basa en el pastoreo y el ramoneo [mordisquear las puntas de las ramas o los tallos de poca altura]».

Precisamente, uno de los argumentos que se suele esgrimir para autorizar monterías en el entorno de Monfragüe es que se trata de descastes de hembras. Es decir, una medida de control de la población, para evitar un crecimiento incontrolado del número de animales. Si esto sucediera, no solo se alteraría el equilibrio del hábitat, sino que sería un poderoso medio de transmisión de enfermedades, como está pasando con la tuberculosis.

Reconocimiento

Para el presidente de la ONC, Santiago Iturmendi, se trata de una comunicación «de gran importancia por lo que supone de reconocimiento oficial de la actividad de la caza como herramienta de gestión en espacios protegidos», afirma esta organización en un comunicado de prensa.

De igual forma, el presidente de la Federación Extremeña de Caza, José María Gallardo, ha subrayado que la postura de la Comisión Europea «viene a reforzar el trabajo de las entidades que apostamos por una gestión integrada de nuestros ecosistemas, donde la caza siempre ha sido un elemento importante y diferencial de los mismo». A su juicio, debe servir para que las administraciones públicas «aborden la caza en los parques nacionales con rigor técnico e independencia, alejados de los tabúes ecologistas».

Según la ONC, los datos del último estudio realizado por la Junta de Extremadura demuestran que la situación del Parque Nacional de Monfragüe es en estos momentos insostenible en lo que a sobrepoblación de determinadas especies se refiere, «con un exceso de en torno a los 1.000 ciervos y casi 4.000 jabalíes».

Como consecuencia, el Parque Nacional de Monfragüe y su entorno es una de las principales áreas de prevalencia de tuberculosis bovina de Extremadura, y el 62% de su valiosa vegetación presenta un deterioro alto o muy alto, ha añadido el colectivo.

Según la actual Ley de Parques Nacionales, la caza y otras actividades tradicionales como el aprovechamiento agrícola, ganadero o forestal quedarán prohibidos a partir de 2020, «en un nuevo ejemplo de irresponsabilidad e ineptitud política», ha criticado la ONC.

Por todo ello, la ONC y la Federación Extremeña de Caza consideran que la «única opción realista y eficaz, además de adecuada al criterio de la Comisión Europea, es abordar una modificación de la Ley de Parques Nacionales».

A su juicio, esto permitirá una gestión «sostenible de los ecosistemas, aunque se excluya el ánimo de lucro, y que compatibilice los diferentes usos y aprovechamientos», concluyó.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos