Un estudio de la UEx propone reciclar colillas para insonorizar

Las colillas contaminan porque no son biodegradables.::HOY/
Las colillas contaminan porque no son biodegradables.::HOY

Sería una posible solución a un «serio problema medioambiental» debido a sus materiales no biodegradables

E.P.

Un estudio de la Universidad de Extremadura propone el uso de las colillas de cigarrillo como nuevo material absorbente del sonido, lo que supone una forma de reciclar estos desechos, que están compuestos principalmente de acetato de celulosa, un material no biodegradable.

Así lo plantea el estudio de un investigador del Grupo de Investigación Laboratorio de Acústica de la UEx, junto con un investigador del Instituto Tecnológico de Rocas Ornamentales y Materiales de Construcción (Intromac), que propone el reciclaje de este residuo como material absorbente del sonido.

El profesor de la Escuela Politécnica y uno de los autores del estudio, Valentín Gómez Escobar, ha explicado que «el gran número de colillas que se desechan a diario en todo el mundo supone un serio problema medioambiental», ya que «una gran parte de los fumadores arroja sus colillas en el suelo».

Además, estos filtros acumulan sustancias tóxicas, y al plantear qué se puede hacer con esos filtros, algunos autores han propuesto diferentes usos como su utilización como material en la fabricación de ladrillos o como componente de insecticidas o inhibidores químicos pero, «debido a su carácter poroso, desde el grupo de investigación se propuso la posibilidad de utilizarlo como material absorbente de sonido», ha señalado Gómez.

Para evaluar el coeficiente de absorción acústica de las diferentes muestras, se realizaron mediciones utilizando un tubo de impedancia, a través del que es posible obtener mediciones rápidas de parámetros de incidencia normales utilizando muestras pequeñas.

En un primer trabajo, los investigadores midieron el coeficiente de absorción de las colillas completa, es decir el filtro junto al papel que lo envuelve, y posteriormente en un segundo estudio procedieron a retirar el papel y utilizar únicamente el filtro, una vez estuviera desmenuzado.

Las conclusiones de los estudios han revelado que las muestras preparadas «tienen un nivel de absorción bastante elevado, similar e incluso superior a la de muchos de los materiales que se utilizan en el sector de la construcción», lo que según señala, «abre las puertas a que pudieran ser utilizadas como amortiguadores de sonido, pudiendo competir con productos acústicos disponibles actualmente».

Esta nueva utilidad «permite contribuir a reciclar este material de desecho y, por lo tanto, resolver dos problemas ambientales», como son el ruido y la contaminación ambiental.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos