Entidades que trabajan con adictos corren el peligro de desaparecer

Kit de un drogadicto. Las entidades de la Fexad atienden a personas drogodependientes y sus familias . / HOY
Kit de un drogadicto. Las entidades de la Fexad atienden a personas drogodependientes y sus familias . / HOY

La Fexad alerta de que están ahogadas económicamente por los recortes y porque aún no saben con qué subvenciones cuentan

J. López-Lago
J. LÓPEZ-LAGO

Si en las asociaciones que atienden a los drogodependientes están preocupados, mayor es la inquietud entre los usuarios y sus familiares, que hace semanas que dudan de si el lugar donde reciben atención seguirá existiendo. A muchos ya les han explicado que están ahogados económicamente y podrían desaparecer.

Desde la Fexad, la federación que agrupa a 15 entidades, incluida Cáritas, que trabajan con las adicciones en la región, el grito de auxilio es claro: «Somos organizaciones sin ánimo de lucro, dependemos de las subvenciones y estas han bajado un 67% desde 2011 o en algunos casos no llegan. La federación y varias asociaciones están a punto de disolverse y una red entera, un trabajo de hace más de treinta años que en el año 2000 fue Medalla de Extremadura está a punto de irse al garete», explicó esta semana a este diario el presidente Jesús María Vázquez.

En el caso de Badajoz hubo una reunión el pasado 21 de diciembre impulsada por la asociación Nueva Vida, cuya secretaria, Marisol Folgado, no oculta que están a punto de cerrar. «Se llenó el salón de actos de la Concejalía de Juventud con más de 160 personas con las que trabajamos directa o indirectamente. Les explicamos la situación y se llevaban las manos a la cabeza. Era increíble ver a madres de ochenta años sobre un bastón dispuestas a movilizarse y llegar a donde hiciera falta», explicó esta integrante de Nueva Vida, en Badajoz desde hace 28 años, que solo en su centro de día atiende a 25 usuarios y que suele manejar un presupuesto de unos 70.000 euros al año con el que ha de pagar a cinco trabajadores y el alquiler de un local, entre otros gastos.

«Una red que trabaja en la región hace más de treinta años está a punto de irse al garete»

Los datos generales aportados por la Fexad son una red de 93 profesionales (59 son licenciados universitarios) contratados en sus quince entidades dedicadas a trabajar con drogodependientes y ludópatas. Hay 244 voluntarios y en 2016 atendieron a 1.905 usuarios.

Las canaliza la Junta

Según explica su presidente, Jesús María Vázquez, «las asociaciones tienen dos fuentes de financiación fundamentales. Una parte, que oscila entre el 50% y el 75% de sus ingresos, procede de la recaudación a través de la casilla de 'fines sociales' del IRPF. Hasta el año pasado era el Ministerio de Sanidad el que hacía el reparto a cada región según los criterios de Unad (Unión de Asociaciones y Entidades de Atención al Drogodependiente), la federación nacional a la que pertenecemos. Pero desde este año ese reparto lo hacen las comunidades autónomas. En toda España han delegado esta tarea en la Unad para que todo siga igual. Pero en Extremadura la Junta ha decidido encargarse del reparto y ahí viene el problema. En toda España cada entidad ya sabe lo que tiene para gastar y aquí hay una incertidumbre tremenda porque se pretende hacer una concurrencia competitiva entre todas las entidades del sector social. Por alguna razón creemos que la lucha contra las adicciones no está entre las prioridades de esta Administración».

Después del IRPF la otra vía de financiación principal -prosigue Vázquez- es la Orden de Subvenciones de la Junta. «Desde el año 2011 hemos tenido un recorte del 67%, pasando de 1.178.000 euros a 357.000 euros en seis años, por lo que han desaparecido muchos programas», resume el presidente de Fexad, que ya se ha reunido con los grupos políticos de la Asamblea para que traten de corregir la situación en el debate de Presupuestos que empieza esta semana. «Tanto PP como Podemos han aceptado presentar enmiendas para favorecernos, pero son distintas y tememos que unos no se apoyen a otros y esto nos afecte a nosotros dejándonos sin nada», expresa el presidente de la Fexad.

«No sabemos a qué atenernos»

Elena de la Parra es coordinadora de Amadrovi (Asociación de Madres contra la Droga de Villafranca). El año pasado pusieron en marcha diez programas. «Nuestro problema es la incertidumbre. Dependemos de subvenciones y no llegan. Trabajamos sin saber a qué atenernos».

Esta asociación, impulsada en 1991 por un grupo de madres con la necesidad de buscar recursos ante el problema de la drogadicción de sus hijos, ha ido creciendo desde entonces. El año pasado manejaron un presupuesto de 120.000 euros, de los que 90.000 procedían de la recaudación del IRPF que ahora redistribuye la Junta de Extremadura. «Antes en agosto ya sabíamos qué dinero íbamos a tener y en diciembre contábamos con él para planificar el año, ahora no tenemos ni idea porque hay problemas con el nuevo método y creemos que se debe a que en la Junta están desbordados».

Primer trimestre

La mayoría de estas asociaciones empezaron a funcionar en los noventa cuando la heroína empezó a afectar a jóvenes y en Extremadura la Administración no tenía recursos para abordar este problema. Después se han adaptado a las nuevas adicciones, incluidas las ludopatías, que han repuntado por el auge de las casas de apuestas. Han ido creciendo con los años incorporando profesionales y diseñando programas específicos, tanto de prevención como de curación, ya sea en las poblaciones, centros educativos o centros penitenciarios.

Dependen de la Dirección General de Políticas Sociales de Infancia y Familia de la Consejería de Sanidad y Política Social de la Junta de Extremadura, que tiene un programa ambulatorio de atención a las drogodependencias a través de los Cedex (Centro de Drogodependencias de Extremadura).

Las entidades de la Fexad completan este trabajo de la Administración. Marisol Folgado, de Nueva Vida, opina que si asociaciones de este tipo desaparecieran sus usuarios no sabrían a dónde acudir. «Por desgracia siempre son los mismos y somos su referente. Se trata de un perfil de personas que no podría atender nadie más», afirma.

Según la Junta de Extremadura, las entidades expertas en adicciones de la Fexad «hacen un gran trabajo en este ámbito». Respecto a la inquietud sobre su situación económica, la Consejería de Sanidad indicó que «la Orden de subvenciones del año 2018 destinadas a organizaciones no gubernamentales, asociaciones y entidades sin ánimo de lucro para la realización de programas de intervención en conductas adictivas, se resolverá en la primera mitad del primer trimestre del año 2018».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos