Las enmiendas al Presupuesto quitan 11,7 millones al pago de medicamentos

Descarga de productos sanitarios en el Hospital de Mérida. :: j. m. romero/
Descarga de productos sanitarios en el Hospital de Mérida. :: j. m. romero

El SES reconoce que podrá generar problemas de gestión, pero confía en que cubrirá los pagos sin necesidad de recurrir a otras partidas

Juan Soriano
JUAN SORIANO

La incorporación de enmiendas parciales a los Presupuestos autonómicos para 2018 deja las partidas destinadas al pago de medicamentos en 11,7 millones de euros menos de lo previsto. Estos cambios pueden comprometer el pago de estos suministros, para lo que la Junta de Extremadura había ampliado notablemente la dotación respecto al pasado año. El Servicio Extremeño de Salud (SES) reconoce que este contratiempo puede suponer un problema de gestión, pero confía en afrontar el pago sin necesidad de recurrir a otras partidas.

El proyecto de Ley de Presupuestos que llegó a la Asamblea en noviembre para su tramitación recogía 450 millones de euros para el pago de medicamentos por parte del SES. Esta cantidad se divide en productos farmacéuticos y hemoderivados, que son los que se consumen en los hospitales (cerca de 117 millones de euros), y transferencias a familias (333,1 millones), para costear las recetas de las medicinas que se adquieren en las farmacias. En el primer caso, se trata de un incremento de 40,3 millones respecto a 2017, mientras que en el segundo la subida es de 8,5 millones. En total, cerca de 49 millones de euros más que el pasado año.

Según el SES, este incremento pretende hacer frente al pago de los tratamientos innovadores, más eficaces pero más caros. Además, hay que tener en cuenta que la sociedad está cada vez más envejecida, lo que supone un aumento de las enfermedades crónicas y los pacientes polimedicados. También se pretende disminuir el diferencial entre el presupuesto y el gasto, ya que en los últimos años las necesidades reales han estado por encima del dinero destinado a farmacia.

El dinero que cambia de destino se dedicará a infraestructuras como el hospital de Cáceres

Sin embargo, la tramitación de enmiendas parciales, que permite variar el destino de las partidas dentro de una misma consejería, ha supuesto una reducción de 11,7 millones en el citado incremento, con lo que la subida final ronda los 37,3 millones de euros.

La mayor parte de esta rebaja se debe a las enmiendas destinadas al nuevo hospital de Cáceres. En concreto, el PSOE logró los apoyos para dedicar a esta obra 8,7 millones de euros, una cantidad que procede a partes iguales de las recetas y la farmacia hospitalaria. A esto se suma 1 millón de euros más de una enmienda de Podemos para la segunda fase del centro sanitario, dinero que se obtendrá íntegramente de los productos farmacéuticos.

Además, se aprobaron otras cuatro enmiendas de Podemos que afectan a estos suministros, aunque en este caso con modificaciones planteadas por el PSOE. Tres de ellas se destinan al hospital de Don Benito-Villanueva, que no contaba con asignación en el proyecto inicial (finalmente dispondrá de 1,5 millones, lo que llevó a la retirada de una enmienda por el mismo importe del Grupo Socialista) y nuevos centros en Plasencia y Jerez de los Caballeros (200.000 euros en el apartado de otras infraestructuras). Se agruparon en un único cambio dotado con 1,7 millones de euros.

A esto se suma otra propuesta de la formación morada para crear un centro de análisis para optimizar el consumo de medicamentos. Contará con 300.000 euros que saldrán de las recetas.

Con estas propuestas se reduce en 11,7 millones el gasto en farmacia, pero la intención de Podemos era rebajar aún más esa partida, que, como apuntó durante el debate, considera exagerada. De hecho, las enmiendas pactadas con el PSOE habrían tenido un impacto mayor en caso de que se hubiesen aprobado tal como fueron planteadas.

Para el citado centro de análisis la formación morada quería disponer de 1,5 millones de productos farmacéuticos, mientras que para las obras de Don Benito-Villanueva, Plasencia y Jerez de los Caballeros pedía disponer de 6,6 millones. Además, mediante doce enmiendas proponía quitar 3,74 millones de la farmacia hospitalaria para dedicarlos a distintas infraestructuras. Pero el PSOE planteó agrupar todas en una sola iniciativa dotada con 300.000 euros procedentes de centros residenciales y centros de día de atención a la dependencia.

Problemas de gestión

Por su parte, el SES señala que el compromiso de la Junta de Extremadura es cumplir con los objetivos de estabilidad presupuestaria, una cuestión que considera que no está amenazada por la reducción presupuestaria para el pago de medicamentos, a pesar de que una baja financiación puede llevar a no pagar facturas y por tanto a generar deuda y déficit.

Aunque Sanidad reconoce que la minoración que se produce en las partidas destinadas a recetas y productos farmacéuticos de hospitales puede complicar la gestión, señala que a través de los mecanismos de eficiencia y de la financiación que se obtiene de los mecanismos estatales para abonar facturas «tenemos la seguridad de que cumpliremos con los objetivos de estabilidad presupuestaria, incluido el periodo medio de pago a proveedores».

«La modificación de crédito sería la última herramienta utilizada, en el caso de necesitar un incremento de los fondos», por lo que en principio descarta recurrir al dinero de otras partidas para cubrir de forma adecuada lo que se necesita para pagar medicamentos.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos