Encuestas y realidad

Encuestas y realidad
Tomás Martín Tamayo
TOMÁS MARTÍN TAMAYO

Hasta ahora, todos los sondeos que se han hecho sobre previsiones electorales se refieren al conjunto de España y eso deja abierto un margen excesivo, porque en las encuestas el conjunto no refleja la inclinación de cada una de las partes. No tenemos, o al menos no se han hecho públicas, prospecciones electorales referidas a Extremadura y extrapolar los datos nacionales a nuestra realidad puede llevarnos a un error de enormes dimensiones, variables según se trate de elecciones europeas, nacionales, autonómicas o municipales. En las elecciones europeas se vota marca y en las nacionales siglas y líder, mientras que en las autonómicas influye el arrastre nacional y, sobre todo, las organizaciones comarcales y locales. Se puede argumentar que Ruiz Mateos logró dos escaños en el Parlamento Europeo sin el sustento de unas siglas, pero ahí entraron circunstancias excepcionales, de rebeldía y frivolidad, por parte de un electorado que premiaba el estrambote en detrimento de lo establecido. Esto también es aplicable a Podemos con su sorpresiva irrupción.

El innegable impulso de Ciudadanos, tras el éxito de Cataluña, va a obtener réditos en todas las comunidades, provincias y localidades, pero de forma muy desigual porque el factor humano sigue primándose en política y donde no tengan una estructura sólida, la subida será de arrastre y meramente testimonial. Digamos que el agua cae en un cesto incapaz de retenerla. Ignoro el trabajo de campo y proselitismo que pueden estar haciendo los de Cs en Extremadura, pero el tirón de la marca quedará muy limitado si no tiene quien lo rentabilice en los pueblos y la respuesta electoral va a ser muy diferente en la provincia de Cáceres, donde está su estructura principal, que en Badajoz, donde reside su problema de división y sin una organización que aporte un rostro propio.

Siempre se ha dicho que en la provincia de Badajoz el problema era llegar a Tamurejo y en la de Cáceres a Pinofranqueado, refiriéndose a dos localidades escoradas y apartadas a las que se llega después de pasar por muchas otras. Si en Pinofranqueado y Tamurejo se disponía de una estructura local, capaz de poner cara al partido, hacer el reparto de papeletas y supervisar con apoderados e interventores las mesas electorales, se daba por hecho que el entramado era lo suficientemente sólido como para afrontar un reto electoral con un mínimo de garantías.

En las convocatorias electorales simultáneas, como son las autonómicas y municipales, casi siempre hay una correlación entre el voto municipal y el autonómico, con la excepción de aquellos municipios que cuentan con un candidato sólido y valorado, que logra por sí mismo más votos que los que aporta el partido. Hay muchos casos, pero el de Fuente del Maestre es un ejemplo, uno de tantos, en los que el candidato municipal permanece a flote, por encima de las tendencias y avatares de sus propias organizaciones políticas.

¿Vamos a tener en Extremadura un desperezo sustancial de Cs? Yo creo que van a ser determinantes, más por las circunstancias que por su crecimiento. Ya vimos cómo con solo tres diputados, IU se convirtió en árbitro de la política en Extremadura. Si Cs crece a costa del PP, Podemos pierde enteros y el PSOE se mantiene a la baja, su crecimiento será más cualitativo que cuantitativo porque resultará esencial para completar una mayoría que cada día parece más alejada de opciones concretas. A poco más de un año de la cita electoral, Cs está en una buena posición de salida, pero nada más.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos