Miles de empleados de la Junta trabajan dos horas y media menos a la semana

Empleados de las consejerías suben este jueves en Mérida, a las 15.02 horas, al autobús de Badajoz./Brígido
Empleados de las consejerías suben este jueves en Mérida, a las 15.02 horas, al autobús de Badajoz. / Brígido

Llevan cuatro meses disfrutando de una flexibilización horaria que este viernes se comienza a negociar para Sanidad y Educación

Ana B. Hernández
ANA B. HERNÁNDEZ

La Administración General de la Junta cuenta con unos 13.000 empleados y la mayoría de ellos tiene una jornada laboral de 35 horas semanales desde hace cuatro meses en lugar de las 37,5 que hay que hacer por orden del Gobierno central en todo el país.

Esta reducción horaria es una realidad desde el pasado septiembre, después de que la Dirección General de Función Públicafirmara con los cuatro sindicatos de este ámbito –CSIF, UGT, CC OO y SGTEX– las medidas de flexibilización de la jornada de trabajo. Se trata de una reducción permitida por la Administración, pero no se están llevando a cabo todas las medidas recogidas en el acuerdo. Por el momento, solo la que posibilita que los empleados públicos hagan 35 horas de trabajo presenciales. Pero no la que establece que esas horas se tienen que completar con otras 2,5 de formación ‘online’ para cumplir con la jornada establecida en el conjunto del país para todos los trabajadores.

Más información

«Los empleados públicos con jornada completa dispondrán diariamente de un tiempo máximo que no podrá exceder de 30 minutos, para efectuar los controles de entrada y salida correspondientes, y los registros con medidas de control horario implantados en los distintos centros de trabajo», señala el acuerdo para permitir reducir media hora de trabajo presencial cada día de lunes a viernes. En total 2,5 horas menos a la semana.

El acuerdo decía que «de forma paralela se implantará una plataforma de formación ‘online’ para que los empleados completen la parte de la jornada no realizada hasta las 37,5 horas y mediante la acreditación de realización de actividades e itinerarios formativos propuestos».

Lo cierto es que a día de hoy, «no sabemos si existe la plataforma, pero desde luego no hay oferta formativa para los trabajadores ni hemos comenzado a negociarla», afirma Guillermo Barroso, de CC OO. «La Junta está aplicando el acuerdo, pero falta aún la formación», añade.

El ejemplo andaluz

Andalucía acaba de publicar la oferta formativa para que sus empleados hagan las 37,5 horas semanales, después de que el Tribunal Constitucional anulara su jornada de 35 horas, para cumplir así lo establecido por el Gobierno central. Una decisión que el Ejecutivo de Mariano Rajoy, cabe recordar, impuso de forma unilateral en 2012 para hacer frente a la crisis económica. Entonces dijo que se trataba de una medida temporal, pero hoy, seis años después, sigue en vigor.

Es el motivo por el que diferentes gobiernos autonómicos están negociando con los sindicatos fórmulas para volver a las 35 horas sin incumplir la medida nacional. Motivo por el que la Administración extremeña recoge en el acuerdo con las centrales las 35 horas de trabajo presenciales a la semana, pero su complementación con las 2,5 horas de formación. Vara se comprometió a ello en su agenda del cambio, aunque no es competencia autonómica, y después lo anunció en el debate del estado de la región. En cumplimiento del anuncio se firmó el acuerdo con las centrales el pasado septiembre. «Desde entonces se están aplicando las 35 horas, pero por buena voluntad, no de forma regulada», señala Barroso.

«Como se está haciendo bajo cuerda hay centros donde se aplica y otros donde no»

La flexibilización pactada se está aplicando, en la mayoría de los casos, permitiendo la entrada al puesto de trabajo un cuarto de hora después y saliendo un cuarto de hora antes. «Pero como se está haciendo bajo cuerda hay centros de trabajo en los que se aplica y en otros no, porque hay directores que se niegan al no tener instrucciones claras por escrito», afirma Juan Agustín Trocolí, de SGTEX. «Querer quedar bien con todo el mundo, pero no hacer las cosas como hay que hacerlas está generando desigualdades y agravios comparativos entre unos empleados públicos y otros», afirma Juan Agustín Trocolí, de SGTEX.

«Suponemos que la flexibilización horaria se está cumpliendo en la mayoría de los centros, porque no tenemos quejas de trabajadores que no la estén disfrutando», señala Juan José Samino, de CSIF.

«Se están dando unos periodos de cortesía, el cuarto de hora a la entrada y salida, para que los empleados se comuniquen las incidencias en los relevos de los turnos», dice María Ángeles Rodríguez, de UGT. «Se trata, por eso, de un tiempo de trabajo efectivo que se venía haciendo y que, sin embargo, antes no se computaba», argumenta.

Los sindicatos respaldan que el acuerdo se aplique pero reconocen que esa aplicación es parcial, porque faltan las 2,5 horas de formación y porque la flexibilización debe llegar a Educación y Sanidad.

Por su parte, Administración Pública señala que la oferta formativa y la ampliación a estos dos sectores es«materia de negociación». Este viernes se debatirá sobre ello en la reunión que celebrarán los sindicatos con los consejeros de Administración Pública, Sanidad y Educación.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos