170.000 toneladas de camalote retiradas en 2017 en el tramo extremeño del Guadiana

170.000 toneladas de camalote retiradas en 2017 en el tramo extremeño del Guadiana

El presidente de la Confeeración, José Martínez Jiménez, analiza la presencia de la planta invasora en el río

EFE

La Confederación Hidrográfica del Guadiana (CHG) ha retirado en la región en 2017 unas 170.000 toneladas de jacinto de agua o camalote, en aras controlar esta plaga y para este año prevé una campaña «no fácil» a pesar de que numerosos efectivos trabajan para minimizar su propagación.

Así lo ha dicho el presidente de la Confederación, José Martínez Jiménez, que ha analizado la situación de la presencia de esta planta invasora caribeña en el Guadiana, que por ahora afecta únicamente a los tramos extremeños del río, excluyéndose a Castilla-La Mancha y Andalucía.

Otras 15.000 toneladas, aproximadamente, se han retirado este mes. Cuando se descontrola esta planta cubre totalmente el río de orilla a orilla en grandes cantidades y la descomposición de su materia orgánica produce efectos muy perjudiciales ya que deja a oscuras el agua y afecta a los sistemas de canales de riego al introducirse en ellos.

Martínez Jiménez ha explicado que se trabaja «todo lo que se puede» en la retirada del camalote antes de la subida de las temperaturas, un meteoro que favorece su crecimiento, y que los nutrientes procedentes de las escorrentías de los campos agrícolas de regadío le ayuden a prosperar.

Ha explicado el presidente de la Confederación que se trabaja intensamente para eliminar la plaga aunque, ha puntualizado, nunca se podrá llegar el 100 por ciento de retirada ya que esta planta se suele refugiar en los numerosos recovecos de zarzas y juncos que presenta el Guadiana y, después, vuelve a reproducirse mediante espolones.

Con lo que se retira se disminuye la plaga pero los que ocurre es que el método de reproducción del vegetal es muy complicado de combatir «cuando tiene las condiciones oportunas».

Un centenar de efectivos

En estos momentos, ha continuado Martínez Jiménez, se emplean numerosos medios humanos y materiales para «minimizar» la presencia del camalote.

En concreto ahora la Confederación Hidrográfica del Guadiana cuenta con unos 100 efectivos dedicados a esta tarea y también utiliza una barca «cosechadora» y unas 30 embarcaciones para extraer el camalote.

Por otro lado, ha explicado que se llevan a cabo otras actuaciones como la construcción experimental de «un limpiarrejas» mediante el que dirigir el jacinto a de agua hacia los puntos de extracción.

Se estudiará su forma de funcionamiento y su grado de efectividad para que su empleo se haga de una manera continua.

Las zonas más afectadas ahora son las ubicadas entre Medellín y Badajoz, y se trabaja para minimizar su presencia en los tramos urbanos mediante la utilización de barreras aguas arriba de las urbes.

Ha agregado que, no obstante, debido a factores naturales o a actos vandálicos, el camalote puede avanzar hacia las zonas urbanas.

Tras todo esto, Martínez Jiménez ha declarado que es difícil saber cómo se va a desarrollar la campaña una vez que suban las temperaturas pero que, en todo caso, «no va ser fácil» a pesar de los esfuerzos de la CHG. EFE

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos