Los diez principales embalses guardan un 25% menos de agua que hace un año

Pantano de Orellana. :: hoy

Los pantanos que surten a las principales ciudades de la región están a un nivel similar al del verano pasado por estas fechas

A.A. cáceres.
Miércoles, 16 agosto 2017, 07:41

6.309 hectómetros cúbicos. Es el agua que sumaban al mediodía de ayer los diez embalses más grandes de Extremadura. Hace un año, esa cantidad era un 25 por ciento superior. En concreto, alcanzaba los 8.447 hectómetros cúbicos, según el boletín hidrológico que publica semanalmente el Ministerio de Agricultura, Pesca, Alimentación y Medio Ambiente (Mapama).

La causa principal del descenso es conocida: la escasez de precipitaciones. La situación es más preocupante en otras comunidades autónomas españolas, aunque en este capítulo, el de las reservas hidráulicas, Extremadura juega un papel importante en la escena nacional. En Badajoz y Cáceres, respectivamente, están los dos pantanos más grandes del país, y tanto uno como otro guardan ahora menos líquido que el verano pasado por estas mismas fechas.

La Serena almacena 1.309 hectómetros cúbicos, o sea, está al 41 por ciento de su capacidad. Hace doce meses tenía 2.066, lo que significa que en ese tiempo ha perdido más de un tercio del agua que tenía. En concreto, su nivel ha caído un 37 por ciento. El otro gigante de la región y del país, Alcántara, está en 2.066 hectómetros cúbicos, es decir, al 62 por ciento de su nivel. A mediados de agosto del pasado ejercicio se acercaba al noventa por ciento. Esto es, en un año ha perdido un 31 por ciento del líquido que almacenaba.

La Serena y Alcántara, que son las dos presas más grandes de España, han perdido un tercio de lo que almacenaban

El tercero en la lista ordenada por capacidad es Cijara, a una distancia importante de los dos primeros (Alcántara le duplica y algo más en tamaño). Sus 597 hectómetros cúbicos actuales son un 25 por ciento menos de lo que guardaba hace un año. Valdecañas está al 34 por ciento -hace doce meses sumaba cuatro puntos más-, y Gabriel y Galán al 33 -en agosto del año pasado estaba al 55.

En el grupo de los diez embalses más grandes de Extremadura, solo dos están ahora mejor que antes. Son los de Orellana y Zújar, que acumulan 549 y 262 hectómetros cúbicos respectivamente, o lo que es lo mismo, un dos y un tres por ciento más. García Sola está al 44 por ciento, que es un nivel ligeramente inferior al de doce meses atrás, y Cedillo al 93, tres puntos por debajo si se le compara con la situación de mediados de agosto de 2016.

En cuanto a los pantanos que abastecen a las principales ciudades de la comunidad autónoma, en líneas generales presentan unos números similares a los del pasado ejercicio a estas alturas del calendario. Villar del Rey, que abastece a Badajoz, reúne 78 hectómetros cúbicos, que son seis menos que doce meses atrás, y Cáceres-Guadiloba diez hectómetros cúbicos, uno más que hace un año. Portaje, que está llamado a surtir a la ciudad cacereña una vez que finalice la obra del trasvase, llega ahora a los 11 hectómetros cúbicos, que son dos menos que a fecha de 15 de agosto de 2016.

Alange, que sirve a la capital autonómica, está en la actualidad en 352 hectómetros cúbicos, o sea, al 41 por ciento de su capacidad. Hace un año alcanzaba los 416. Por último, Jerte-Plasencia está en 37 hectómetros cúbicos -o sea, al 63 por ciento-, frente a los 44 del verano anterior por estas fechas.

Sobre este asunto del agua embalsada, conviene recordar las palabras de José Martínez, presidente de la Confederación Hidrográfica del Guadiana, anteayer en estas páginas. «El 1 de octubre -comentaba- se iniciará un nuevo año hidrológico, y a partir de esa fecha habrá que plantear recortes en el suministro para alargar la vida de las reservas actuales». «Llevamos cuatro años seguidos de sequía -añadía- y esperemos que no haya un quinto, pero si se mantiene la tendencia habrá que comunicar a los usuarios que disminuye el suministro actual».

Más

Secciones
Servicios