Los cursos online gratuitos de la UEx superan los 11.000 alumnos inscritos

Un internauta consulta el apartado sobre cursos online gratuitos que hay en la web de la UEx. :: / LORENZO CORDERO

Estudiantes de cuarenta países participan de esta modalidad pedagógica, basada en el aprendizaje a través de vídeos cortos

Antonio J. Armero
ANTONIO J. ARMEROCáceres

Más de dieciocho mil personas repartidas por cuarenta países estudian en la Universidad de Extremadura. No pisan el aula, y un buen número de ellas probablemente no ha estado nunca en la región. No lo necesitan. Para esta formación, les basta con tener un ordenador y una conexión a Internet. Son los alumnos de los MOOC (Massive Online Open Courses, o cursos abiertos masivos en línea), una herramienta que la universidad extremeña incorporó a finales del año pasado.

Por las siglas en inglés es conocida esta alternativa pedagógica que surgió a inicios de esta década y que aún es mayoritariamente desconocida. España es uno de los países que más ha apostado por ella, a pesar de que aún hay en el país un ramillete de universidades públicas que no los ofertan. «Nosotros estamos en el grupo de las diez primeras en impartirlos», detalla Juan Carlos Preciado Rodríguez, vicerrector de Calidad, el departamento de la UEx responsable de esta parcela.

Ni pagar ni asistir a clase

Que no haya que pagar por matricularse ni que asistir a clases son dos de las características que definen a este tipo de formación. Y una y otra ayudan a explicar tanto el elevado número de inscritos como el hecho de que sean mayoría los extranjeros. «En torno al sesenta por ciento de los que se han apuntado –desgrana Preciado– viven fuera de España, con predominio claro de los hispanoamericanos».

Para el curso 2017/18

1
Metodología avanzada en fisiología nuclear.
2
Gestión de aguas. Introducción al tratamiento de aguas residuales.
3
Governance of disaster risk (Gestión del riesgo de desastres).
4
Introducción a la lengua y cultura portuguesas para hispanohablantes.
5
Introducción a la ingeniería web.
6
Ocio y lectura crítica de las ficciones mediáticas: géneros (Fantasía, Ciencia Ficción y Terror), series y sagas.
7
Cómo realizar un trabajo de investigación universitaria en Ciencias Sociales.
8
Fundamentos del Derecho Constitucional Europeo.
9
Responsabilidad medioambiental en la empresa.
10
Nuevos modelos formativos para desarrollar la inteligencia emocional en el aula.

La UEx debutó en el escenario de los MOOC a finales del año pasado, tras publicar una convocatoria invitando a sus docentes a formar grupos y sugerir posibles cursos. Se recibieron once propuestas, y al final salieron adelante diez. «Nuestra idea inicial –explica el vicerrector de Calidad– era tener en torno a siete, pero la alta calidad de todas las propuestas hizo que finalmente nos fuéramos a la decena».

En ese listado domina la variedad temática. Hay opciones tanto de ciencias como de letras (ver la ficha que acompaña a esta información), y unas exigen conocimientos previos y otras no. En lo que hay más uniformidad es en el formato. Todos los cursos duran de cuatro a doce semanas, la materia se divide en módulos, y en gran modo se difunde a través de vídeos que duran entre tres y doce minutos. Ningún módulo debe superar los noventa minutos de audiovisuales, y no se imparte más de uno por semana. «Los vídeos son como pequeñas píldoras de contenidos», ilustra Juan Carlos Preciado. Ese material audiovisual se completa con otro más clásico, como textos, lecturas recomendadas o bibliografía de referencia. Con este planteamiento, el alumno, en función de sus circunstancias, se autogestiona a la hora de organizar el tiempo que dedica a estudiar. Esto, comenta el vicerrector, explica que sea difícil trazar un perfil típico del estudia de MOOC, de modo que el abanico de edades de los inscritos es muy amplio.

«Es un cambio en la cultura de la docencia –apunta Preciado–, entre otros motivos porque obliga a los profesores a ponerse delante de una cámara, algo a los que la mayoría no están acostumbrados». De hecho, la UEx formó a algunos profesores en esta materia, y las grabaciones se hicieron con la ayuda de Onda Campus, la radiotelevisión universitaria. Preparar el material ha supuesto en total 240 horas de grabación.

«Los MOOC han supuesto un cambio en la cultura de la docencia» Juan Carlos Preciado | Vicerrector de calidad de la UEx

Revolucionar la docencia

«En cierto modo, los MOOC han revolucionado la docencia», reflexiona el vicerrector, que calcula que una vez que estén operativos los diez cursos aprobados –los hay que aún no han empezado porque se están ultimando el material pedagógico–, la UEx superará los veinte mil alumnos en esta modalidad. Hay que tener en cuenta, no obstante, una realidad asumida por quienes imparten esta formación: el hecho de que no haya que pagar para apuntarse hace que un porcentaje apreciable de inscritos dejen estos estudios a medias. Solo pagan 40 euros aquellos que quieren tener una acreditación que certifique que han aprobado.

Para apuntarse a estos cursos hay que acceder a la web de Miriada X, que es la plataforma en la que están integrados los MOOC de la UEx. Es la más conocida en España, y la empresa que la sustenta es Telefónica.

Los estudiantes no están obligados a pedir y pagar ese título. Solo lo reciben quien han demostrado haber adquirido los conocimientos y han abonado la tasa. Esas certificaciones cuentan con el aval de la universidad que los organiza, pero no están acreditadas por ningún organismo oficial. De hecho, «uno de los grandes retos que tenemos en este ámbito es conseguir que esos títulos sean oficiales», apunta Juan Carlos Preciado.

Él asegura también que los más de once mil inscritos son una cifra mayor de la que esperaban cuando decidieron incorporar este tipo de formación al catálogo de la Universidad de Extremadura. «La respuesta a esta primera convocatoria ha sido extraordinariamente buena», resume el vicerrector de Calidad, que destaca «la implicación que han demostrado los profesores que sacan adelante estaos cursos». «Ellos –añade– no cobran por hacerlos, y su carga de trabajo aumenta de forma importante, a cambio del prestigio que supone para sus currículos y también para nuestra universidad, que con esta oferta ha conseguido llegar a cuarenta países, algo muy difícil de conseguir».

Fotos

Vídeos