Cruz Roja espera acoger a 40 refugiados en Extremadura antes de que termine el año

Imagen de archivo de la llegada de refugiados sirios a España. /Hoy
Imagen de archivo de la llegada de refugiados sirios a España. / Hoy

La oenegé está visitando ahora hoteles, hostales, albergues juveniles y antiguas residencias de ancianos para poder abrir un nuevo centro

Miriam F. Rua
MIRIAM F. RUA

40 refugiados podrían llegar a Extremadura en estos meses que faltan para que termine el año. El compromiso de Cruz Roja es precisamente este: ampliar el número de plazas hasta un máximo de 40 para dar acogida a refugiados en nuestra región en este mismo año. Se sumarían así a las 25 que desde mayo tienen abiertas en el centro de Mérida.

Más información

Los refugiados que se esperan pueden ser reasentados o reubicados sirios de los campos de concentración de Grecia, Italia, Turquía o Líbano, y también personas que piden asilo y que entran a España vía aeropuerto, como venezolanos, ucranianos, bangladesíes o de cualquier otra nacionalidad que soliciten protección internacional, o bien las que lleguen a nuestras costas en pateras provenientes del África Subsahariana.

Cruz Roja no decide qué refugiados llegan a Extremadura. En el caso de las personas reasentadas o reubicadas de los campos de concentración, es Acnur la que hace evaluaciones, el cribado de los países que solicitan los refugiados y la asignación final. En estos casos, las prioridades son sacar familias numerosas con hijos pequeños, mujeres embarazadas, enfermos crónicos o graves o personas con discapacidad, ya que muchas llegan mutiladas por la guerra. Cuando llegan a España, es el propio personal de Cruz Roja quien los recogen en el aeropuerto y los trasladan al centro.

Cifras de acogida

180
personas (119 refugiados sirios) han sido acogidas en Extremadura, a través de las tres oenegés que trabajan con refugiados.
30
han pasado por el centro de refugiados de Mérida gestionado por Cruz Roja.

En el caso de personas que entran a España por el programa de protección internacional, suelen venir derivadas de centros de primera acogida y es el Ministerio el que decide a qué comunidades autónomas se destinan.

La oenegé está en este momento en el proceso de evaluar las posibles ubicaciones para la apertura de un nuevo centro de refugiados. En este sentido, han visitado hoteles, hostales, albergues juveniles y antiguas residencias de ancianos en varias localidades de Extremadura.

Concretamente, están valorando como posibles ubicaciones Badajoz, Don Benito, Coria y Villafranca de los Barros. Inicialmente, la capital pacense parece ser el sitio más idóneo, ya que no solo es la que ofrece mayor capacidad sino también porque es dónde Cruz Roja tiene concentrados sus recursos. No obstante, la oenegé también baraja la posibilidad de que las plazas puedan repartirse entre distintas localidades y no concentrarse en un único centro.

«Estamos ahora mismo visitando y valorando los distintos sitios. De momento no hay ningún acuerdo ni hemos firmado nada», explica Emilio Romero, director autonómico del Programa de Atención a Personas Refugiadas de Cruz Roja.

En cualquier caso, la oenegé se encargaría de la gestión de los nuevos centros de refugiados durante un periodo de dos años, que es el tiempo estipulado en el convenio que mantienen a nivel nacional con la Secretaria General de Inmigración y Emigración del Ministerio de Empleo y Seguridad Social.

Programa en tres fases

Además del alojamiento, el programa de acogida de Cruz Roja incluye manutención, asistencia jurídica y psicológica y asesoramiento. También contempla acompañamiento a centros escolares, sanitarios y sociales públicos o el aprendizaje del idioma y habilidades sociales básicas. Por último se les ofrece orientación e intermediación para la formación profesional y la reinserción laboral, además de actividades culturales y ayudas económicas.

El fin último es que las personas asiladas puedan vivir de forma autónoma en el país de acogida e integradas en la sociedad. Para ello, los procesos de acogida de refugiados se desarrollan en tres fases, detalla Romero.

La primera, de seis meses y de acogida propiamente dicha. En este tiempo, «se desarrollan acciones de acompañamiento y apoyo para ir al médico, empadronarse en el municipio, abrirse una cuenta en el banco, moverse en autobús o manejar el euro». Este proceso se acompaña con el aprendizaje del castellano, aunque adaptado a la realidad de las personas acogidas, ya que hay casos de analfabetismo, donde es necesario enseñarles a leer y escribir.

En la segunda fase pasan a pisos tutelados, donde las personas acogidas viven de forma independiente, aunque Cruz Roja les hace un seguimiento con visitas periódicas. Este proceso dura otros seis meses y también se mantienen las clases de castellano.

Y finalmente, la última fase es la de autonomía. Aquí, Cruz Roja incide en las cuestiones de empleo, homologación de títulos y en ofrecerles ayuda de forma puntual.

Este programa suma dieciocho meses en los que –valora Emilio Romero– «salen lo mejor preparados posible para vivir de forma autónoma, pero no todos completan el programa. Hay personas reubicadas que vienen con el objetivo de no quedarse en España porque tienen familias en otro país o por otras cuestiones».

En Mérida, donde está el primer centro de refugiados de la región gestionado por Cruz Roja, se han atendido a 30 personas desde el mes de mayo que abrió sus puertas. Actualmente, sus 25 plazas disponibles para acogida están cubiertas por refugiados sirios y venezolanos y ucranianos del programa de protección internacional.

Cruz Roja no es la única oenegé que trabaja con refugiados en nuestra región. A Cáceres, han llegado refugiados de la mano de Accem, que gestiona 27 plazas. Por su parte, la Fundación Cepaín trabaja en Navalmoral de la Mata. En total, la región ha dado acogida a 180 personas (119 refugiados sirios) hasta el momento durante este año. En el conjunto del país, el Gobierno se comprometió hace dos años dentro de su cuota asumida como miembro de la Unión Europea a la entrada de 17.768 personas refugiadas antes de final de este año. Cumplido el plazo, se ha dado acogida apenas al once por ciento.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos