Crecen las amenazas de padres a docentes extremeños para que suban las notas de sus hijos

Una docente imparte clase en un centro educativo. /HOY
Una docente imparte clase en un centro educativo. / HOY

Según la Oficina del Defensor del Profesor del sindicato ANPE, en el último año los problemas relacionados con los progenitores han aumentado 20 puntos

Ana B. Hernández
ANA B. HERNÁNDEZ

Los padres protagonizan ya casi más casos de acoso a los docentes que los alumnos. Las agresiones de los progenitores a los profesores han aumentado de forma notable en el último curso con respecto al anterior.

Según los datos facilitados por la Oficina del Defensor del Profesor de ANPE, «el número de casos en los que la causa del problema se relaciona con los padres ha crecido 20 puntos; si en el curso 2015-2016 los progenitores protagonizaban un 27% de los casos, durante el pasado curso 2016-2017 este porcentaje se ha incrementado hasta el 47%», afirma Beatriz Berrocal Gonzalo, coordinadora de la Oficina del Defensor del Profesor, un servicio del sindicato ANPE que en Extremadura se puso en marcha hace una década.

Más información

Frente a este incremento, «que ha hecho que los profesores sitúen a los padres como el primer motivo por el que acuden a la Oficina del Defensor», los relacionados con los alumnos han descendido en el último curso de un 40 a un 36%. «Las faltas de respeto y el acoso al profesor, también a través de las redes sociales», son las causas por las que los docentes acuden al servicio de ANPE en relación con los alumnos.

En cuanto a los padres, «destacan los insultos y amenazas, las presiones para cambiar las notas y, cada vez más, el ciberacoso a través de wasap». Según la coordinadora de la Oficina del Defensor del Profesor, «son los padres, las madres e incluso los abuelos quienes someten en la mayoría de los casos al docente a situaciones de acoso, insultos, amenazas, denuncias y, en alguna ocasión, agresiones físicas». Además, «dichas amenazas se expanden por redes como Facebook o aplicaciones como Whatsapp».

Desde el punto de vista de Beatriz Berrocal Gonzalo, los motivos que generan estas situaciones son muy variados. «Los compañeros nos transmiten que los padres se sienten cada vez con más derecho a que se tenga en cuenta su criterio y con más poder para conseguir cambios, como sería el tema de las notas».

Los grupos de wasap

El mal uso además de las redes sociales y de las aplicaciones de mensajería instantánea por parte de los progenitores contribuye a agrandar el problema: «Los grupos de wasap retroalimentan los comentarios y las críticas a los docentes y, en muchos casos, sirven para formar una bola de nieve de un pequeño malentendido».

No en vano, la Oficina del Defensor del Profesor lleva ya cuatro cursos alertando de los perjuicios de estos grupos, porque estaba aumentando la conflictividad entre padres y profesores. Se trata de los grupos que crean los padres con el fin de disponer de una herramienta de ayuda en la que consultar cuestiones que afectan a sus hijos. Pero en algunos casos después sirven para expresar quejas públicas, dudas sobre los deberes que hacen los niños, las actividades que se realizan en las aulas, las preguntas de los exámenes.... Porque el grupo ampara, y cuestiones puntuales que afectan a un alumno en muchos casos pasan a ser causas comunes que llevan a más de un padre después a visitar al docente de turno e increparle.

Los conflictos generados por los estudiantes han descendido

Ahora, la conflictividad sobre la que lleva años alertando la Oficina del Defensor, se están consolidado de tal modo que los conflictos de los profesores con los padres casi superan ya a los de los alumnos. En unos y otros casos, son los conflictos graves los que llegan al recurso de ANPE, un servicio de atención inmediata y gratuita, 24 horas los 365 días del año, para todos los docentes que necesiten ayuda, apoyo y orientación ante cualquier situación de conflictividad y violencia en las aulas . «Porque lo que hemos constatado a través de estos diez años de experiencia es que cuando un profesor recurre a nuestro servicio es porque ya no puede más».

Fueron más de medio centenar los que lo hicieron durante el curso pasado –menos que en los anteriores pero con problemas más graves– y motivo por el que ANPE reclama, entre otras medidas, una ley específica de autoridad del docente.

Mejoras para su protección que también exigen el resto de centrales y que se están estudiando en el Observatorio para la Convivencia Escolar en Extremadura.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos