Un colegio reunido en un mural

María José Monago Sánchez-Vizcaíno y Juan de Dios Sánchez Falero, junto a un grupo de alumnos y profesores, delante del mural. :: j. v. arnelas

Una madre de Badajoz dedica el verano a decorar la fachada del centro de sus hijos

Evaristo Fdez. de Vega
EVARISTO FDEZ. DE VEGABadajoz

Un abuelo, una mujer embarazada, una cocinera, un director de colegio, un monitor de la Fundación Municipal de Deporte, una familia con dos hijos, un niño chino y así hasta 30 personajes que sujetan en sus brazos un río Guadiana que fluye sobre un fondo donde se recorta la silueta de la Alcazaba.

Este es el mural que ahora da la bienvenida a los alumnos del colegio Guadiana, un centro que estrena estos días una composición de más de 50 metros cuadrados realizado por María José Monago Sánchez-Vizcaíno, una madre del centro que ha dedicado buena parte del verano a decorar la fachada del edificio en el que estudian sus hijos.

Profesora de Educación Plástica y Visual en el instituto Colonos de Gévora, esta docente es también madre de dos niños escolarizados en el Guadiana. «Todo surgió en una conversación informal con el director mientras planteaba la necesidad de que los padres se implicaran con el colegio. Él pedía colaboración para pintar un mural y yo pensé que podía hacerlo».

La autora de este mural hecho en pintura acrílica es profesora de Plástica en el instituto de Gévora

En un primer momento, la idea fue pintar una dehesa. María José incluso elaboró un boceto en el que aparecía una cigüeña. «Era muy bucólico todo pero alguien sugirió que al tratarse del colegio Guadiana podríamos dedicarlo al río que da nombre al centro».

En pocos días desarrolló la nueva idea y el 10 de julio pasado comenzó a sanear una pared de diez metros de largo por cuatro y medio de alto situada junto a la puerta por la que acceden los alumnos al centro. «Los primeros días los dediqué a reparar los desconchones, luego hice la cuadrícula y por fin lo dibujé a carboncillo antes de darle color».

Cada día, María José dedicó unas cinco horas de trabajo al mural y en la primera semana de agosto vio rematada su obra. «Ninguno de los personajes tiene la cara pintada, pero todos están caracterizados por su ropa. Yo creo que no he dejado a nadie atrás: están los alumnos, los profesores, el Club de Ajedrez, los monitores de la FMD, el teatro, la robótica, la informática, el inglés, el reciclaje...».

Esta mamá con dotes artísticas también ha representado a una familia del centro: la suya. Por eso aparece ella misma con un vestido de Mondrian, su marido con un mandala en la camiseta, y también sus dos hijos. «Javi, que tiene 9 años, aparece con la equipación del juzgador del Atlético de Madrid Griezmann. Y a Germán, mi hijo pequeño, lo pinté con una G pero luego me pidió que le añadiera un corazón y un elefante».

En el mural tampoco faltan una mujer embarazada «como símbolo del futuro del colegio», un abuelo como reconocimiento al apoyo que prestan cada día a sus nietos llevándolos al colegio, un niño de nacionalidad china «como representación de la diversidad cultural» y otros personajes que simbolizan a los distintos componentes de la comunidad educativa de este colegio. De ahí el lema que elegido: «Juntos somos Guadiana».

Padres comprometidos

La inauguración oficial del mural tuvo lugar el primer día de curso y contó con la presencia de su creadora, una madre comprometida que no pudo ocultar su emoción al escuchar las palabras que le dirigió Juan de Dios Fernández Falero, el director del colegio. «La participación de los padres en la vida del centro es importantísima porque aporta mucha confianza a toda la comunidad educativa».

Esa implicación resulta fundamental en un centro al que sus 750 alumnos lo convierten en el colegio más grande de Badajoz. «Aquí tenemos 500 niños en el comedor y las actividades son continuas. Contar con el apoyo de los padres es fundamental para lograr los objetivos que nos proponemos».

Fotos

Vídeos