Las épicas guerras de Carlos V, en un juego de mesa

El juego de mesa 'Here I Stand' juega con la idea de las etiquetas históricas para poner a los jugadores en la piel de los líderes políticos de las principales potencias del siglo XVI

CÉSAR CERVERA / ABC.ES

El emperador Carlos V es el protagonista de un juego de mesa, 'Here I Stand' (Aquí estoy yo), que parte la idea de las etiquetas históricas para poner a los jugadores en la piel de los líderes políticos de las principales potencias del siglo XVI, esto es, el Imperio Otomano, los Habsburgo, Inglaterra, Francia, el Papado y el Protestante, informa ABC.es.

Especial

Aquí 'Estoy Yo' es un juego para tres a seis jugadores, basado en los conflictos militares, políticos y religiosos en Europa al desencadenarse la Reforma Protestante, desde 1517 a 1555. Cada jugador controla una o más potencias de las que dominaban en Europa y debe enfrentarse a unas circunstancias muy distintas. Así, para los Habsburgo o los Otomanos el reto es conservar sus anchas tierras, mientras que para el Papado y la Reforma protestante el combate será de carácter religiosos. Los debates teológicos, las seis esposas de Enrique VIII y los primeros pasos en la exploración del Nuevo Mundo tienen también hueco en este juego de mesa.

La situación inicial de una de las dos campañas jugables sitúan a los jugadores en el periodo posterior al nombramiento de Carlos V como Emperador del sacro imperio Romano. Concretamente, la partida se inicia con las 95 tesis de Lutero (evento obligatorio), que extienden el protestantismo por varios electorados del imperio de Carlos V. En paralelo a ello, Francisco I Rey de Francia se encuentra en guerra con el Papa y los Habsburgo. Además, el imperio Otomano está en guerra con Hungría.

En este sentido, lo más interesante a nivel histórico es que se incluyen personajes jugables con bastante fidelidad en sus características. De modo que el Gran Duque de Alba, Fernando Álvarez de Toledo, es el mejor general a disposición de los Habsburgo y Andrea Doria su mejor almirante. Los principales monarcas europeos aparecen representados, en detalle.

Carlos V de Alemania y I de España es descrito en el juego tan guerrero como Francisco, pero mucho más meditado en sus decisiones. Su capacidad de aprender idiomas le permitió moverse con solvencia por su gigantesco imperio, empezando por una España que desconfió a su llegada de aquel joven inexpresivo y tímido pero terminó ofreciéndole su última morada en un pueblecito de Extremadura.

Si bien salió triunfante de sus enfrentamiento con Francisco I en la mayoría de casos, así como en su lucha contra los protestantes; no se puede decir lo mismo del pulso con el Imperio otomano y los esbirros de éste en el Mediterráneo, los corsarios. Allí tuvo algunos tropiezos de entidad como la Jornada de Argel o la Batalla de Préveza. El hombre invicto no lo era tanto en el Mediterráneo.

Fotos

Vídeos