Caja Rural de Extremadura se asociará con otras entidades para aumentar su solvencia

Imagen de archivo de una oficina de Caja Rural de Extremadura.,/HOY
Imagen de archivo de una oficina de Caja Rural de Extremadura., / HOY

Participará junto a 28 cooperativas de crédito en un mecanismo impulsado por el Gobierno para fortalecerlas

Celestino J. Vinagre
CELESTINO J. VINAGRE

Se llama técnicamente Mecanismo Institucional de Protección (MIP) y es la fórmula a la que se va a sumar la Caja Rural de Extremadura y el resto de 28 que forman la Asociación Española de Cajas Rurales de España para fortalecerse a corto plazo. La caja, en la práctica, se va a unir a otras cooperativas de crédito para crear un fondo de garantía que se utilizará para hacer frente a posibles necesidades de recursos propios de las 29 cajas que participan en ese MIP, impulsado por el Ministerio de Economía.

La decisión adoptada por la caja rural extremeña permitirá incrementar su solvencia manteniendo su autonomía de gestión porque lo que va a concretar en los próximos días no es una integración, como lo era el SIP que hubo con Caja Rural del Sur, sino una asociación. La decisión de sumarse al MIP se debe comunicar al Ministerio de Economía antes del 31 de diciembre aunque desde Extremadura ya se ha transmitido el inicio del proceso para sumarse a esa fórmula. En todo caso debe ser refrendada por una asamblea extraordinaria de socios de Caja Rural que debe tener lugar antes del próximo mes de marzo.

El paso dado por la caja rural extremeña, según ha confirmado el diario HOY, se guía por lo establecido en el real decreto y 11/2017, de 23 de junio, de medidas urgentes en materia financiera aprobado al inicio de este verano por el Ejecutivo de Mariano Rajoy.

Se crea un fondo de garantía entre todas las entidades del que echar mano en caso de necesidad

Con este decreto, el departamento que dirige Luis de Guindos pretende poner en manos de las cajas rurales «instrumentos que, teniendo en cuenta experiencias recientes, les permitan abordar las situaciones de dificultad a las que tengan que enfrentarse con agilidad y a través de medidas eficaces».

En concreto, se facilita a las cooperativas de crédito integrarse en dos tipos distintos de sistemas de protección. En primer lugar, los sistemas institucionales de protección reforzados o de mutualización plena; en segundo lugar, los denominados de protección normativos. Es al que se apunta la cooperativa de crédito extremeña.

A efectos prácticos, las entidades que participan en los MIP no tienen que mutualizar –esto es, poner en común– al cien por cien los beneficios y los riesgos, como sí sucedería en un SIP. Además, mantienen la autonomía de su gestión.

Hucha común

Eso sí, al formar parte de un nuevo ‘club’ compuesto por veintinueve cajas, la caja rural extremeña debe contar con la autorización del Mecanismo Institucional de Protección para cerrar operaciones de crédito que superen una determinada cantidad, calculada en función de un porcentaje que se aplicará sobre el fondo de garantía creado. Ese fondo de garantía, una especie de reserva o hucha, se conforma con aportaciones de las cooperativas de créditos que formen parte del mismo para atender mejor sus necesidades.

El Gobierno impulsa estos cambios en el ámbito financiero de las cajas rurales para incentivar este tipo de asociaciones. El objetivo último es aumentar la solvencia de las mismas tras unos años de zozobra. El real decreto prevé una serie de medidas para potenciar el buen funcionamiento de los MIP.

Entre otros aspectos, el fondo de garantía privado no tendrá límites a la hora de invertir en el capital de una de las cooperativas integrantes del MIP. No contar con esta limitación facilita el uso del fondo cuando una entidad participante lo necesite.

En la asamblea general celebrada el pasado día 2, Caja Rural de Extremadura informó que la previsión de beneficio neto para el ejercicio 2017 sería de 5,3 millones, un incremento del 30,3% con respecto al mismo periodo del año anterior, cuando el beneficio se situaba en 3,69 millones. También hasta finales de octubre presentaba un aumento interanual de la inversión crediticia del 6,7 %, muy por encima de la media del sector financiero, hasta alcanzar los 927 millones. La entidad confía en cerrar el ejercicio con una cifra cercana a los 950 millones.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos