Un cachopo en Navalmoral

Cachopo con patatas y pimientos, en Los Granados. :: E.R.

Los Granados, un restaurante tradicional de la antigua Nacional V

J. R. Alonso de la Torre
J. R. ALONSO DE LA TORRE

Los Granados era un clásico hotel de carretera situado en el arcén de la Nacional V a su paso por Navalmoral de la Mata. Al inaugurarse la autovía, Los Granados se convirtió en un hotel urbano y como tal se amoldó a las nuevas circunstancias. Hoy, sus instalaciones son funcionales y agradables, su cafetería es un centro de reunión social moralo y su restaurante es uno de los mejores de la ciudad. Además, Los Granados sigue siendo un hotel que atrae a los viajeros que van a Lisboa, a Extremadura o a Madrid y hacen un alto en el camino para dormir o comer.

A eso hemos venido hoy, a comer. Nos conducen a un espacio luminoso y cómodo situado junto a la cafetería. En un salón aparte, funciona otro comedor más elegante, casi lujoso, que quizás solo abra en días señalados. Así que nos sentamos en unas sillas blancas, a una mesa blanca, ante platos blancos, servilletas blancas, platos de magnifica loza blanca y cubertería y cristalería de calidad irreprochable.

El pan llega a la mesa en aparentes cestitas y es de varios tipos, la carta de vinos es correcta y resulta entretenido levantarse de la mesa y escoger el vino preferido, a la vista de los comensales en unas estanterías refrigeradas convenientemente. Las eficientes y amables camareras traen a la mesa un servicio de aceite y vinagre de calidad, algo que debería ser obligatorio en todos los restaurantes de esta tierra con el mejor aceite del mundo. El vinagre es balsámico de uva Pedro Ximénez gran reserva de cinco años San Carlos y el aceite, Pago Baldío San Carlos de Majadas de Tiétar.

La carta es de las que no te complican mucho la elección. En los entrantes, quesos y embutidos, croquetas, ensaladas, gazpachos, foies y clásicos como los huevos rotos con jamón ibérico (9,50 euros), el bacalao dorado (9,50), las anchoas del Cantábrico (18,50) o los langostinos (12). Tentadoras las croquetas de cigala (9,50), apetecible el trío de foie micuit, milhojas de foie y paté a la antigua (14) y sabrosa la opción ligera: parrillada de verduras con crujiente de jamón y queso (10). Como era día de calor, probamos el salmorejo con jamón, parmesano y huevo (6,50) y acertamos de pleno. La novedad del parmesano salteado sobre el salmorejo consigue un contraste delicioso y refrescante.

De plato principal, se puede escoger entre pescado y carne. En los primeros, bacalao a la plancha (15) y frito con alioli (13), merluza a la plancha o en daditos (15) y lomos de lubina a la plancha (16,50) o pulpo, también a la plancha (18). Imitamos a los comensales de la mesa vecina, que decidieron optar por la carne «porque para eso estamos en Extremadura». Es decir, el ibérico en solomillo (14) o en secreto (15); el retinto en solomillo (22) o en cachopo (19.50) y la ternera extremeña en entrecot de 400 gramos (23,50).

Como soy hijo de asturiano y extremeña, opté por el maridaje: el cachopo con jamón ibérico y torta del Casar. Estaba rico, pero yo estoy reñido con lo que siempre se llamó San Jacobo (los mejores, los de Almendralejo) y prefiero el escalope de toda la vida, sin complicaciones, porque esos añadidos de queso, jamón y, en Asturias, de todo lo que puedan imaginar, es muy divertido como experiencia gastronómica entre amigos y entre sidras, pero en solitario prefiero la carne, carne.

Además del detalle del convoy de aceite y vinagre de calidad, me gustó la manera que tienen en Los Granados de servir las guarniciones: el cliente puede elegir, sin coste adicional, dos entre seis: patatas asadas, patatas fritas, parmentier de patatas trufado, ensalada verde, zorongollo o pimientos de Padrón.

De postre, tartas Sacher o de zanahoria (4), que sirven con una generosa bola de helado. También ofrecen fruta del tiempo (3) o helados artesanos (4). Tomando café, reparamos en un mensaje escrito en una pizarra del restaurante: «Un ganador es un soñador que nunca se rinde». Efectivamente, en Los Granados no se rindieron cuando la Nacional V dejó de pasar por la puerta y van ganando.

Fotos

Vídeos