La Asamblea pone en valor su labor en la celebración de su 35 aniversario

Fernández Vara, presidente de la Junta, entre los expresidentes Rodríguez Ibarra y Monago. :: brígido/
Fernández Vara, presidente de la Junta, entre los expresidentes Rodríguez Ibarra y Monago. :: brígido

Los tres presidentes autonómicos de la región destacan los avances de la comunidad desde 1983 pero constatan que hay camino por recorrer

EFE MÉRIDA.

La Asamblea de Extremadura, a través de su historia y sus representantes, puso ayer en valor su papel de entidad parlamentaria, en la que las voces, las opiniones y los anhelos de la sociedad en sus 35 años de historia han forjado una identidad con necesidades de progreso y futuro.

Con motivo de la conmemoración del 35 aniversario del Parlamento extremeño, la Asamblea acogió un acto institucional en el que se dieron cita diputados y exdiputados, los tres presidentes autonómicos (Juan Carlos Rodríguez Ibarra, José Antonio Monago y Guillermo Fernández Vara) y autoridades civiles y militares.

Con el visionado de un audiovisual con imágenes de las nueve legislaturas y la interpretación del Himno de España a cargo de la Joven Orquesta de Extremadura, en el Parlamento regional resonó la identidad extremeña.

La presidenta, Blanca Martín, recalcó la incorporación de la mujer al Parlamento

La presidenta de la Asamblea de Extremadura, Blanca Martín, la primera en intervenir, hizo un recorrido por la historia de la institución y destacó la incorporación de la mujer, con una representación paritaria en la actualidad.

Con sólo tres diputadas frente a 62 diputados en la primera legislatura, la Asamblea de Extremadura se constituyó en la Casa de la Cultura de Mérida el 21 de mayo de 1983, tras las primeras elecciones autonómicas del 8 de mayo de ese mismo año. Fernández Vara aseguró que aunque en los 35 años de autonomía se han conseguido avances en Extremadura, «sigue en vigor la España radial, la España de primera y de segunda», lo que da más valor a lo que aún queda por hacer.

Aunque alabó «lo mucho que se ha conseguido», puso el acento en lo que queda por hacer, «como la tasa de paro inaceptable con la que no podemos ni debemos convivir», la violencia machista y la igualdad de oportunidades.

Entre los avances, destacó el acceso a los estudios universitarios de los extremeños o en materia de discapacidad, con un modelo «del que se puede presumir en España».

Además, recordó que la apuesta de la región para «avanzar más despacio pero todos juntos» ha conllevado un equilibrio entre la Extremadura rural y la urbana, que ha evitado que se hayan tenido que cerrar pueblos. «Iremos hacia el futuro sabiendo que tenemos muchas y mejores herramientas y construyamos sobre el pasado reciente lo que tiene ser la gran esperanza del futuro», dijo Fernández Vara.

Monago y Rodríguez Ibarra

Su antecesor en el cargo, el popular José Antonio Monago, afirmó que «Extremadura estará lejos de ser lo que aspiramos mientras no aceptemos la cuota de responsabilidad que representa la autonomía en la gestión de nuestro destino».

En su discurso, manifestó que «es momento no sólo para reivindicar, sino para responder con honestidad a la pregunta de si estamos haciendo todo lo que está en nuestras manos para alcanzar nuestras metas».

El actual líder de la oposición en el Parlamento regional destacó los avances que ha supuesto el autogobierno para Extremadura, pero recordó que la región celebra este 35 aniversario como «líderes de paro en España», mientras «el desierto demográfico avanza» y los jóvenes se marchan a trabajar fuera.

Por su parte, el expresidente Rodríguez Ibarra se mostró orgulloso de que en estos 35 años «ningún diputado haya tenido que salir hacia el banquillo», porque los 340 que han pasado por la Asamblea «fueron gente honesta y honrada».

Rodríguez Ibarra recordó los motivos por los que Extremadura decidió constituirse como comunidad autónoma, que no fueron otros que «para salir del agujero y parar una inercia que nos estaba ahogando y nos estaba matando».

En este sentido, apuntó que no fue como hicieron algunos «que miran por el espejo retrovisor para fundamentar en su pasado las bases de su presente y futuro, pues no había mucho que mirar».

En este punto, instó a los más jóvenes a que imaginen «con el dramatismo que quieran la Extremadura de los setenta y ochenta y se quedarán cortos», aunque lo peor era que «no tenía esperanza ni posibilidades de construir su futuro».

También intervenieron en el acto tres diputados que nacieron en la primera legislatura, Lara Garlito (PSOE), Gema Cortés (PP) y Daniel Hierro (Podemos), que coincidieron en lamentar que los jóvenes extremeños se vean ahora nuevamente obligados a emigrar.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos