«En estos dos años, ha salido en Badajoz lo peor de la política y lo peor de la sociedad»

El alcalde de Badajoz, a la puerta de su despacho. :: j.v. arnelas
Francisco Javier Fragoso Martínez Alcalde de Badajoz

Su estreno como alcalde elegido en las urnas está siendo complicado por no tener mayoría absoluta, porque la oposición ha tratado de destituirlo y por unas redes sociales que lo han acosado hasta el insulto

ANTONIO TINOCO

No esperaba Francisco Javier Fragoso (Badajoz, 1971) que quedarse a un escaño de la mayoría absoluta (tiene 13 concejales de 27) le iba a deparar tantos sinsabores en su estreno como candidato del PP ante las urnas. Los más de dos años transcurridos desde que ganó las elecciones sin suficientes votos para salir elegido con la sola fuerza de su grupo han sido tormentosos: dentro del palacio municipal, con una oposición que ha tratado de desbancarlo con una moción de censura, y en las redes sociales, en las que se ha mantenido una operación que ha traspasado la línea de las acervas críticas para llegar al insulto y a la utilización incluso de sus hijos. Fragoso, que tiene más de dos décadas de experiencia en la política activa, reconoce en esta entrevista que los ataques desde las redes le dejaron en estado de 'shock', y que ese fenómeno y el conflicto político han impedido que los vecinos tengan conciencia de los logros de su gestión.

-En mayo de 2015 dijo en una entrevista preelectoral en HOY que si no sacaba mayoría absoluta no cumpliría sus objetivos. No la sacó. Han pasado más de dos años. ¿Todavía arrastra esa sensación de no haber cumplido sus objetivos?

-Sí. Cuando uno se presenta a unas elecciones lo hace con la pretensión de lograr la mayoría absoluta, para hacer realidad la ciudad que imagina y que le ilusiona. Si no lo consigue, hay frustración. Quien diga lo contrario miente.

«He llegado a acuerdos con la Diputación y con la Junta, pero no con quienes deberían compartir conmigo la ilusión de mejorar Badajoz. Para ellos, 'cuanto peor, mejor'»

«¿A alguien le cabe duda de que las posiciones de García Borruel se entrelazan con relaciones de su entorno?»

«Cuando sacaron a mi hijo en las redes sociales, mi familia y yo quedamos en 'shock'. Generaron un daño difícilmente reparable en mucho tiempo»

«Me presentaré a las próximas elecciones y será mi última legislatura. Después volveré a la UEx»

-Dice que, por no conseguir esa mayoría absoluta, no está logrando llevar a cabo el programa que le ilusiona. Sin embargo, algo habrá en su gestión de estos dos años que coincida con su programa. ¿Mucho, poco?

-Más de lo que transmitimos a los ciudadanos. Badajoz ha estado durante este tiempo tapada por un conflicto político y por otro conflicto que se ha expresado en las redes sociales, que ha llegado al juzgado y que ha ocupado demasiado espacio en comunicación, pero aun así estoy moderadamente satisfecho.

-¿Le cuadra, entonces, a estos dos años de legislatura el calificativo de 'satisfacción moderada'?

-Desde el punto de vista de la gestión, sí, aunque desde el punto de vista personal ha sido una tortura en algunos momentos. Se me ha intentando vilipendiar en las redes sociales; se me ha machacado; se ha utilizado a mi familia; se me ha acusado todos los días de ladrón, y eso toca a la memoria de mi padre... No es una pedantería lo que le voy a decir: yo tengo mi vida resuelta. Tengo mi plaza en la Universidad. La enseñanza me apasiona. Mi mujer también tiene la vida resuelta. No necesito la política para vivir. Me complico la vida porque también me apasiona contribuir a mejorar la ciudad, y desgraciadamente en estos dos años ha salido en Badajoz lo peor de la política y lo peor de una parte de la sociedad.

-El cuestionario de esta entrevista incluye, como es lógico, el asunto de las redes sociales a las que alude. Sin embargo, se me ha adelantado y en las apenas tres preguntas que le he hecho lo ha mencionado varias veces. ¿Tan decisivo ha sido ese asunto en estos dos años para la vida municipal?

-Decisivo para la ciudad, no. Pero a título personal, sí. A mí me ha hecho mucho daño. Ha habido quien ha venido a la política no a tratar de mejorar la ciudad, sino a destruirme a mí. Yo he sido siete años jefe de la oposición en la Diputación y he conseguido que el presidente llegue a un acuerdo conmigo aun no necesitando ese acuerdo. En estos dos años he logrado acuerdos con la Diputación en el proyecto del Hospital Provincial; con la Junta en otras cosas: lo último, en la piscina de la margen derecha... Y, sin embargo, no he podido acordar nada con aquellos que, en teoría, deberían compartir la misma ilusión que yo, que es la ciudad de Badajoz. ¿Por qué no ha sido posible? Porque tienen una máxima: cuanto peor para la ciudad y para el alcalde, mejor.

-Sobre el asunto de las redes sociales ha dicho: 'me ha hecho mucho daño'. En pasado. ¿Ya no le afecta?

-He conseguido que me afecte menos porque mi familia se siente menos afectada. Pero la primera vez que sacaron a mi hijo en las redes y lo utilizaron para atacarme a mí ese día sufrimos un 'shock' mi familia y yo. Quedamos aturdidos. Ahí nos generaron un daño difícilmente reparable en mucho tiempo. Ahora, cuando uno, aunque lentamente, se siente amparado por la justicia, las cosas se ven desde otra perspectiva: las personas malas no van a conseguir desviarme de mi decisión de trabajar por mejorar mi ciudad.

Más

-Usted hizo un pacto de investidura con el portavoz de Ciudadanos, Luis García-Borruel. Cuando más tarde este concejal participó en aquella operación que se pretendía que desembocara en una moción de censura, usted dijo que en aquel pacto Borruel le había planteado cuestiones personales. ¿Qué cuestiones personales fueron? ¿Y por qué aceptó el pacto cuando había por medio cuestiones personales?

-Lo que dije es que me daba la sensación de que él había venido a la política más por cuestiones personales que para transformar la ciudad. Esa sensación la mantengo...

-¿Pero en base a qué datos tiene esa sensación?

-Él ha dicho que me va a denunciar por eso. Permítame que lo resolvamos en la vía judicial y no en el periódico.

-Pero si se trata de una información relevante los vecinos deberían conocerla.

-Sí, pero si uno adelanta las líneas de una actuación judicial se puede estropear esa actuación judicial cuando lo importante es que se haga justicia. En cualquier caso, ¿a alguien le cabe duda de que algunas de las posiciones defendidas por García Borruel se entrelazan con relaciones de su entorno? Ya dije en HOY que un día se presentó en este despacho con su sobrino a pedirme disculpas porque se iba a presentar a las oposiciones de policía... Yo tenía claro a lo que venía, pero me da la impresión de que cuando se dio cuenta de que con el actual gobierno no iba a conseguir las cosas que yo entiendo tenía en mente, se separó y creyó que con un gobierno débil, como el que podía encabezar Ricardo Cabezas, iba a tener más fácil llegar a algunas cuestiones. García Borruel es conocido en Badajoz, cualquier vecino sabe qué intereses tiene: en el mundo contractual, en el urbanístico...

-¿En el pacto de investidura planteó alguna de las cuestiones personales relacionadas con esos intereses?

-No. Ahí firmamos los 22 puntos conocidos, pero me da la sensación de que vino a la política a medrar y conmigo chocó. Por eso es de agradecer el esfuerzo que ha hecho Ciudadanos, a pesar de tener que tomar la dura decisión de perder el 50% de la representación que los ciudadanos le dieron, para adoptar el rumbo de la gobernabilidad y de defender los intereses de sus votantes en lugar de los de García Borruel. Eso ha tenido un coste para Ciudadanos al que yo le doy un gran valor.

-¿La operación no culminada de la moción de censura ha roto los puentes con la oposición?

-No necesariamente, aunque el PSOE y Podemos están a lo que les interesa.

-¿Qué quiere decir?

-Ricardo Cabezas ha puesto de manifiesto a qué ha venido: primero a hacer una gran 'operación triunfo'. Montó la moción de censura y generó inestabilidad en la ciudad con la única finalidad de darse a conocer, y ahora que ha ganado las primarias de su partido, ha dado por perdido el año y medio que queda de legislatura porque, como ha dicho, ya está en campaña electoral. Al señor Cabezas no le interesa la ciudad porque se ha echado en brazos del 'cuanto peor, mejor para Cabezas'.

-Personaliza usted en Cabezas la política del PSOE. ¿También personaliza la de Podemos en su portavoz, Remigio Cordero?¿ También le mueven los mismos intereses que a Cabezas?

-No, yo creo que en algún momento Remigio Cordero pudo llegar a la política por romanticismo. Al principio de legislatura logramos acuerdos importantes, pero ha llegado un momento en que ha entrado en sus propias contradicciones entre lo que es él y lo que son los votantes que representa. No es fácil que alguien que, junto a su mujer, diputada en el Congreso, ganan 12.000 euros al mes, que vive en una urbanización de lujo y que monta a caballo, represente a la izquierda radical. Es difícil de mantener y ha necesitado radicalizar su discurso.

-Pero no es incompatible tener buenos salarios por tu trabajo y representar a la izquierda.

-Sí, pero es muy complicado. Cuando se sostiene que el alcalde no debe ganar más de tres veces el Salario Mínimo y él, con su sueldo público de médico, gana más que yo; o cuando percibe dinero de tres administraciones públicas diferentes: del SES, de la Universidad y del Ayuntamiento, yo veo ahí una gran incoherencia. Usted me dice: 'es compatible ser rico y ser de Podemos'. Sí, es verdad, pero determinados discursos de Podemos no son compatibles con la realidad de Remigio Cordero y eso ha acabado generando tensiones que han desembocado en la radicalidad de su discurso.

-La oposición le achaca que su gobierno privilegia a ciertas empresas, particularmente a las de Ignacio Sánchez Rubio, que gestiona proyectos europeos.

-Es falso. Absolutamente.

-Esa empresa es frecuentemente adjudicataria de concursos...

-Esa empresa empezó a tener relaciones con el Ayuntamiento cuando gobernaba el PSOE. Fue con el Plan Urban, a cuyo frente estaba el concejal socialista Rodríguez Tabares, que es además con quien llega a Ifeba y desarrolla diferentes acciones. Lo que no se puede hacer es tildar a una empresa de tener buenas o malas relaciones con el Ayuntamiento por presentar las mejores ofertas para la ciudad. Ese empresario se lleva los concursos cuando sus ofertas son las mejores. A lo largo del año el Ayuntamiento hace cientos de concursos que son adjudicados a cientos de empresas. Lo que no se puede es poner en tela de juicio a una empresa por la batalla política y señalarla como se señalaba a los judíos en tiempos de los nazis. Tengo la conciencia absolutamente tranquila: los concursos se los llevan los empresarios que mejores proyectos presentan. Y si son de Badajoz, me quedo todavía más contento. En veinte años que lleva gobernando el PP en Badajoz no ha habido una sola adjudicación que se haya hecho irregularmente.

-La oposición, sin embargo, denunció que el concurso del alumbrado LED estaba dirigido, y la Comisión Jurídica de Extremadura lo anuló porque el Ayuntamiento no tuvo en cuenta la oferta económica. Ahora lo tendrán que adjudicar de nuevo.

-La ley permite que no haya oferta económica, por lo tanto no es ninguna irregularidad. Y lo que ha entendido la Comisión Jurídica de Extremadura es que no estaba suficientemente justificado. En este asunto hay una curiosidad: la empresa que recurrió nuestro contrato se presentó y consiguió el contrato de Don Benito, que fue copiado del de Badajoz. Pero no entro en esas cuestiones. Tampoco dije nada en su día de que la ponente que nos anuló ese contrato es la mujer del diputado socialista Ignacio Sánchez Amor. Dijo la oposición que el concurso estaba dirigido y ahora se va a adjudicar de nuevo. Se ha dividido el concurso en 19 lotes y nosotros exigimos que ninguna empresa optara a la adjudicación de más de dos lotes, con lo que fíjese dónde queda eso de concurso dirigido.

-La denuncia del PSOE de que alcaldes pedáneos han podido cobrar en negro servicios municipales está en el juzgado. Cabezas dice que se pueden haber distraído 500.000 euros. ¿Tiene constancia de que se han cobrado esos servicios de acuerdo a la ley?

-Puede haber elementos mejorables en la práctica administrativa, pero estoy convencido de que ninguno de mis alcaldes ha cometido ninguna conducta penal. ¿Que las cosas se pueden mejorar en un poblado donde está el alcalde y un auxiliar y tienen que gestionarlo todo? Pues a lo mejor no lo han hecho 100% correcto, pero de ahí a llamarlos ladrones y sinvergüenzas hay un trecho. O que se han quedado 500.000 euros... Es una barbaridad. Quien lo dijo lo hizo porque quería justificar una moción de censura.

-Al principio de esta entrevista usted ha dicho que en Badajoz se están haciendo más cosas de las que están llegando a la opinión pública y que los conflictos en las redes sociales han sido un factor que las ha tapado. ¿Qué ha tapado?

-Lo que he querido decir es que le hemos dedicado mucho tiempo a las redes o la inestabilidad municipal. Hacemos noticia bomba de una votación que se pierde y no prestamos atención a las cuestiones que salen por unanimidad o lo que se hace. Nos planteamos traer a Badajoz un préstamo en condiciones inmejorables para instalar luces LED y ahí está; nos planteamos traer el mejor DUSI de toda Extremadura y ahí está: 15 millones de euros; nos planteamos rehabilitar Santa Catalina, ahí está con un millón de euros...No hace ni un año que acabamos la última gran inversión de la Alcazaba, que vino el presidente Vara a inaugurarla. Puerta Trinidad, el Fuerte de San Cristóbal... Ahora tenemos otro millón de euros del Fondo de Garantía Juvenil para proyectos de empleo y vamos a destinar 6 millones de euros durante estos años a proyectos de empleo especialmente dirigidos a los más jóvenes...Es decir, la ciudad es dinámica. Dígame qué ciudad ha invertido 60 millones de euros en infraestructura de agua o qué ciudad de nuestro tamaño depura todas las aguas sucias que generan ella y sus poblados. O dígame si hay un mes en que la ciudad no esté reventada de cosas. Tenemos más congresos y turistas que nunca y seguimos liderando el comercio a pesar de la Junta y su decisión de que se cierre el comercio en festivos, una decisión que está perjudicando a 8.000 familias. O de paralizar proyectos como el de la Plataforma Logística y el de la Ronda Sur por la manía del presidente Vara de separarse de todo aquello que puso en marcha el gobierno de Monago... Todo ese dinamismo se ha tapado con esa especie de mancha del calamar que han supuesto los conflictos en las redes y que a la oposición le ha interesado porque trasladaba la idea de que aquí lo único que había eran polémicas.

El Campillo y Balboa

-Entre esos logros no ha nombrado, porque no puede nombrarlo dado que no avanza, el proyecto del Campillo. ¿Está maldito?

-No está maldito y sí podía haberlo nombrado porque hay avances: hasta finales de este mes está abierto el concurso con el Colegio de Arquitectos donde hemos tenido que aparcar las famosas dos manzanas que la oposición bloqueó. Me hubiera gustado haber hecho ese concurso un año antes. También me hubiera gustado haber hecho un año antes la zona industrial de Balboa, que ha estado bloqueada porque la oposición votó en contra en diciembre del año pasado sólo para hacerme la puñeta. ¿No le importaban las mujeres que trabajan en la cooperativa, o lo que buscaban era ver si con eso remataban la moción de censura a costa de los vecinos? Ahora han tenido que rectificar.

-Ha dicho antes que ha llegado a acuerdos con la Junta, aunque también mantiene diferencias notables. En una entrevista como esta con su correligionaria la alcaldesa de Cáceres, Elena Nevado dijo que la Junta privilegia a Badajoz frente a Cáceres. ¿También lo ve así?

-No. Nosotros pedimos a la Junta que ayude a que Badajoz siga liderando Extremadura. Esa ayuda no la encontramos. La Junta debería tener menos complejos con respecto a Badajoz y no lo decimos porque esté beneficiando a otros, sino porque la Junta debería darse cuenta de que la gran ciudad que puede tirar del desarrollo regional y que genera sinergias es Badajoz que, además, ha sabido aprovechar parte de nuestras virtudes, entre ellas el hecho transfronterizo. No estamos contentos con el trato que nos da la Junta, pero nuestro objetivo no es entrar en un discurso localista, a pesar de que estoy convencido de que ha habido gente que ha ido a la Junta a decirle que iba a hacer cosas en Badajoz y la Junta le ha recomendado que se vayan a otro sitio. Alguna vez se han corregido ese tipo de actitudes porque ocurren en niveles que no son los más altos.

-¿Qué cosas ha recomendado la Junta que no vayan a Badajoz?

-Agua pasada no mueve molino.

-Pero no puede insinuar un trato discriminatorio y después no concretarlo.

-Insisto, son cosas pasadas, aunque me da la impresión de que a la Junta no le cae bien la ciudad de Badajoz. No sé por qué. Quizás porque el PP lleva 22 años gobernando.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos