Alertan del peligro para los agentes del Medio Natural por un furtivo en Cijara

A un vehículo oficial le rajaron dos ruedas mientras el agente controlaba una montería en la zona de la reserva de caza./HOY
A un vehículo oficial le rajaron dos ruedas mientras el agente controlaba una montería en la zona de la reserva de caza. / HOY

En la reserva de caza han aparecido ciervos mutilados y a los coches oficiales les han rajado ruedas y puesto trampas en pistas forestales

Antonio J. Armero
ANTONIO J. ARMEROCáceres

Al menos dos sindicatos han registrado escritos ante la Junta de Extremadura denunciando la situación que padecen los agentes del Medio Natural que cubren la zona de la reserva de caza del Cijara y solicitando a la administración medidas que les permitan trabajar con mayor seguridad. Tanto UGT (Unión General de Trabajadores) como SGTEX (Sindicato General de Trabajadores Extremeños) califican la situación como extrema, en referencia principalmente al riesgo que asumen estos funcionarios públicos, que ya han vivido en las últimas semanas varias situaciones de peligro.

Más información

El mes pasado, alguien rajó dos ruedas del vehículo oficial de un agente que realizaba tareas de control en una montería en la reserva. Y posteriormente se encontraron en varios caminos de la zona diversas trampas destinadas a dañar los coches de los agentes. En concreto, se hallaron varas de acero corrugado de unos diez centímetros de largo clavadas en el suelo verticalmente, que en dos ocasiones causaron pinchazos a los vehículos oficiales. Estaban ubicadas en pistas forestales que los agentes frecuentan desde hace tiempo porque recorren la zona en la que sospechan que se mueve el cazador furtivo al que creen autor de estas acciones contra ellos.

A él se le achaca también la aparición, en distintos parajes de la reserva de caza del Cijara desde finales de agosto, de casi una decena de animales abatidos, entre ellos gamos, ciervos y jabalíes, en la mayoría de los casos sin sus osamentas. Hay que recordar que los cuernos de estas y otras especies son trofeos preciados entre los aficionados a la caza mayor. El presunto autor de estos hechos está identificado. Reside en la zona y tiene antecedentes penales, afirma una de las fuentes.

«Situación inaceptable»

Esta situación es «inaceptable» teniendo en cuenta «las carencias de personal, material y formación», asegura UGT en el escrito que registró el pasado día 1 y que va dirigido al director general de Medio Ambiente. «Se ha solicitado –especifica el sindicato– material esencial, como es la cartelería para realizar controles de vehículos en el interior de la reserva, difusores para las linternas, que la administración les procure formación en el manejo de armas de caza, así como poder acceder a los cursos impartidos en la Academia de Seguridad Pública de Extremadura». En la actualidad, esta instancia, en la que reciben formación policías locales, bomberos y miembros de Protección Civil, está adscrita a la Consejería de Medio Ambiente y Rural, Políticas Agrarias y Territorio, de la que depende el colectivo de agentes del Medio Natural.

Vara de acero hallada en una pista forestal.
Vara de acero hallada en una pista forestal. / HOY

Sobre esto último, SGTEX recuerda que estos funcionarios tienen la consideración de agentes de la autoridad, y entre sus funciones están «las de vigilancia, policía y custodia de los bienes jurídicos de naturaleza forestal y también la de policía judicial en sentido genérico». Este sindicato pide a la Junta que uno de sus técnicos del servicio de salud y riesgos laborales evalúe la situación que están viviendo quienes ejercen en la zona, que se entreviste con ellos y que de modo urgente tome medidas que garanticen la seguridad de estos trabajadores. A la falta de medios, UGT añade otro problema: la escasez de personal. Detalla que en la comarca de La Siberia hay 17 plazas de agentes vacantes, entre otros motivos porque la bolsa de empleo está agotada, al no haberse convocado oposiciones en esta década.

Los dos sindicatos recuerdan en sus escritos que el mes que viene se cumplirá un año de la muerte de dos agentes rurales catalanes, abatidos por los disparos de un cazador al que pidieron la documentación. En este contexto, las medidas planteadas, entiende UGT, «se deben aplicar ahora, y no esperar a que suceda algún hecho que ya no tenga solución».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos