El alcohol es ya la droga con más adictos en la región

Chicas jóvenes de botellón consumiendo alcohol. / HOY

El SES asegura que afecta a personas de entre 14 y 64 años, y que urge una regulación que acote su acceso y frene su consumo

ANA B. HERNÁNDEZ

«Es una sustancia legal, de fácil acceso, que la tenemos en todos los lugares, que está socialmente aceptada y que forma parte de nuestro día a día; pero el alcohol es una droga y, por eso, un problema de salud pública», afirma Pilar Morcillo, secretaria técnica de Drogodependencias del SES.

Es de hecho la droga con más adictos en Extremadura. Por encima ya del tabaco, por el descenso en el consumo que ha supuesto la regulación sobre esta sustancia. Por eso desde la Consejería de Sanidad se trabaja en un anteproyecto de ley que frene el consumo de alcohol en la región, y se reclama a Madrid una ley nacional que lo respalde, en consonancia con la normativa de tabaco.

Más información

«Porque el consumo de alcohol afecta a personas de entre 14 y 64 años, y tenemos casos ya de menores de 12 y 13; no muchos, pero sí los suficientes para estar atentos y actuar», afirma Pilar Morcillo.

Es el motivo de la regulación que se busca como una herramienta más con la que hacer frente a las adicciones, un recurso que sumar a la amplia red con la que cuenta la región para ayudar a quienes viven el calvario de las drogas.

Más de 2.000 personas están siendo tratadas por su adicción a estupefacientes en los centros ambulatorios de atención a drogodependencias y otras conductas adictivas de Extremadura, los conocidos Cedex, y tanto en hombres como en mujeres, el alcohol aparece como la primera droga.

Tras ella, opiáceos, cannabis, tabaco y cocaína. Y muy cerca ya la ludopatía. «El uso abusivo del juego se ha incrementado de forma notable», dice Pilar Morcillo, motivado por las tecnologías y las casas de apuestas, que han hecho que los profesionales trabajen ya en nuevas fórmulas de apoyo a quienes sufren esta adicción.

«Sin olvidar que en la mayoría de los casos nos encontramos con policonsumo, con más de una adicción», detalla Pilar Morcillo.Una realidad que complica el tratamiento y que requiere la implicación de la familia para avanzar en la solución. Pero una intervención en el entorno del paciente que se lleva a cabo desde los numerosos recursos que conforman la red extremeña contra las adicciones, tanto públicos como concertados. «Todos necesarios para dar la respuesta precisa», garantiza Pilar Morcillo.

Los recursos

Una respuesta que habitualmente comienza en los Cedex. Los centros sanitarios dependientes del SES, ubicados por toda Extremadura, destinados a la desintoxicación de la mano de 14 equipos multiprofesionales, junto con la Unidad de Alcoholismo Hospitalaria (en el complejo sociosanitario de Plasencia) y la Unidad de Desintoxicación (en el Perpetuo Socorro de Badajoz).

Tras la deshabituación se avanza en la recuperación e integración casi siempre e en alguna de las nueve comunidades terapéuticas con las que cuenta la región. Recursos ya concertados que procuran que la reinserción sea posible tras una estancia media de entre seis y nueve meses. Para que la reinserción se complete después a través de los centros de día y los pisos de reincorporación que hay.

Aunque también son muchas las familias que acuden a las asociaciones que en Extremadura trabajan con las diferentes adicciones en busca de ayuda, o directamente a las comunidades terapéuticas. En definitiva, una combinación de recursos públicos y concertados que brindan la oportunidad de comenzar de nuevo una vida. «Finalizar con una adicción es difícil, pero no imposible», zanja Morcillo.

Fotos

Vídeos