Adif inicia con un año de retraso la mejora del tramo Humanes-Monfragüe

La actuación contempla dos contratos con un plazo de ejecución de 18 y 23 meses y una inversión global de 54 millones de euros

J. S. MÉRIDA.

Con más de un año de retraso sobre el calendario previsto, el Administrador de Infraestructuras Ferroviarias (Adif) ha iniciado las obras de mejora del tramo Humanes-Monfragüe, de la línea convencional que comunica Madrid con Extremadura.

Las actuaciones consisten en mejorar las instalaciones de comunicaciones, seguridad y energía e implantación del sistema de comunicaciones fijas y móviles GSM-R en el tramo entre Humanes, en Madrid, y Monfragüe, la estación desde la que se accede a Plasencia. Son casi 230 kilómetros en las provincias de Madrid, Toledo y Cáceres.

Adif anunció ayer que la ejecución de estas obras supondrá «un salto cualitativo en la explotación de la línea», ya que la implantación de nuevos sistemas de control y regulación de la circulación permitirá una notable mejora en la circulación ferroviaria al eliminar los bloqueos telefónicos, que consisten en controles de paso realizados por los responsables de las estaciones.

Las obras permitirán automatizar la línea y mejorar la fiabilidad de la infraestructura

«De este modo, se incrementará la fiabilidad de la infraestructura y la calidad del servicio en la línea», lo que facilitará la interoperabilidad con los nuevos sistemas de comunicaciones que se implantarán en la línea de alta velocidad entre Plasencia y Badajoz.

Más de 50 millones

Esta actuación, que supone una inversión de 54 millones de euros, forma parte de dos contratos distintos. Ambos fueron adjudicados por Adif en el año 2016.

En concreto, en junio de ese año se adjudicó por 47,5 millones el contrato de señalización y comunicaciones fijas, y a finales de 2016 se encomendó por 6,5 millones el de comunicaciones móviles. En ambos casos había un periodo de redacción de proyectos (seis meses en el primero y cinco en el segundo) y otro de ejecución de obras (18 y 23 meses, respectivamente), que por tanto deberían haber empezado en 2017. Los contratos se completan con veinte años de mantenimiento. A esto se suma 1 millón más para la asistencia técnica.

Los proyectos contemplan actuaciones en las instalaciones de seguridad y protección del tren, telecomunicaciones, telecomunicaciones móviles, Control de Tráfico Centralizado (CTC), sistemas auxiliares de detección y suministro de energía, así como obra civil.

Entre otros elementos, está previsto instalar enclavamientos electrónicos (dispositivos empleados para establecer rutas ferroviarias de forma automática que pueden accionarse a distancia). También equipos complementarios en estaciones y a lo largo de la vía; redes de transmisión de fibra óptica y estaciones base para telecomunicaciones fijas y móviles; y centros de transformación, cableado y para el suministro de energía eléctrica a las nuevas instalaciones. Asimismo, está previsto integrar la línea en el sistema de CTC para automatizar la regulación y supervisión de la circulación.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos