Hoy

tribuna

Nos siguen engañando con el tren

DESDE el comienzo de este artículo, he estado dudando si utilizar el título de «nos siguen engañando», o el de nos cuentan o nos han estado contando solo medias verdades en relación con el AVE Extremeño. Se nos dice que vamos a tener un AVE en el 2020, pero que en el 2019 solo tendremos un tren de altas prestaciones o un tren digno como se habla en este momento.

Recientemente nos enteramos que en el trayecto de Cáceres a Badajoz, en el 40% del mismo, el tren circulará por la red convencional y solo el 60%, lo hará por la plataforma AVE.

Tras la lectura del reciente reportaje aéreo realizado por HOY, se puede comprobar que el trayecto de Cáceres a Plasencia está en unas condiciones similares, es decir la llamada plataforma AVE se interrumpe mucho antes de llegar a las dos ciudades En consecuencia, la plataforma entre Badajoz y Plasencia no es en absoluto continua, se trata de un llamémosle trayecto, en donde ahora va por la nueva plataforma, ahora se sale, luego de nuevo entra en una ciudad (en su estación), ahora sale, va por la vía tradicional, lo que nos recuerda a la construcción de la autovía A-5, con la ventaja de que esos tramos que se construían se estaban viendo, y en un futuro se terminaron.

En este caso no se sabe cuándo se construirán por lo que se trata de un trayecto Frankenstein, hecho a trozos y a cachos, cada uno de unas características distintas, todo ello realizado con una sola vía (los trenes no pueden cruzarse), un ancho tradicional y sin electrificar, en un trayecto de 210 km, y en donde podrá circular un tren de cercanías o como máximo uno de tipo talgo o Altaria, a una velocidad media que ya me contarán, inferior a 100 Km/h, tipo carretera secundaria. ¿Este es el AVE que nos espera?

Pero tampoco le llamen a esto tren AVE, esto no lo es ni lo será aunque estuviese electrificado, hechas las entradas y salidas a las estaciones de las ciudades importantes, prolongada la plataforma en toda la región, no lo que nos muestra el reportaje de HOY en cuanto a plataforma inconclusa. Se trata de un tren de cercanías, un tren que ni muchos de los extremeños ni yo hemos pedido, un tren que tan solo comunica las cuatro ciudades más populosas de Extremadura, lo cual es mucho mejor que nada naturalmente.

Pero para pasar a la categoría de AVE se necesita además que sea un trayecto de larga distancia, como el resto de líneas, por ejemplo un Madrid-Badajoz, que incorpore a los viajeros portugueses o los de la baja Extremadura a Madrid en tiempos de menos de dos horas.

¿Por tanto, cuándo tendremos una línea AVE entre Badajoz y Madrid de estas características? Esta es la pregunta, pero imagínense, el tramo Plasencia-Pantoja (población de Toledo en la que enlazaría con la línea AVE Madrid-Sevilla) de 192 Km. todavía ni se encuentra en los tableros de los técnicos de ADIF, y además puede ser necesario una inversión de aproximadamente 2.500 millones de euros (el Estado está invirtiendo anualmente en la línea AVE a base de 400-500 millones anuales) y todavía estamos en las condiciones en que nos encontramos.

Solo podemos aspirar en un tiempo prudencial, y si esta situación no cambia radicalmente, a disponer de un tren que circule por una plataforma de alta velocidad en un 60%, electrificada, una sola vía y ancho tradicional, en aproximadamente la mitad del recorrido hasta Plasencia, y una vía tradicional, antigua, con curvas y no electrificada de Plasencia a Madrid.

Por ese trayecto, de entre los trenes que tiene Renfe-ADIF actualmente, solo podría circular un tren de media velocidad, llamado también de altas prestaciones, tipo Alvia S-730, tren análogo al que en Galicia tuvo el accidente de la curva de Angrois, por no reducir la velocidad en el tramo de salida a Santiago de Compostela, similares a los que nos espera en cualquiera de las estaciones de Extremadura.

Este tren es el que ha indicado ADIF que podría circular en el 2020, aunque se trata de un tren improvisado, muy poco estudiado, con tres centros de gravedad distintos, el de las locomotoras, el de los furgones generadores (para circular por tramos no electrificados) y el de los vagones, imagínense por qué descarriló en Angrois, un tren que es llamado Frankenstein por todos los ferroviarios.

Ahora verán por qué sigo con dudas de cómo titular el artículo, ya que sigo sin comprender si es intencionado o simplemente desde el gobierno no saben qué decirnos (ya nos dijeron que la situación ferroviaria de Extremadura es inexplicable).

Por ello solo la exigencia política y social como la que se está comenzando a llevar actualmente, será la única forma de conseguir un verdadero AVE para Extremadura. Las reuniones y jornadas, los carteles, los movimientos sociales, la prensa o las exigencias políticas, en donde, por ejemplo, nuestros diputados presionaran al Gobierno, como lo han hecho los vascos con la Y del AVE vasco, los asturianos o los canarios, a la hora de aprobación de los Presupuestos Generales del Estado, tal vez fuese la única solución.