Hoy

Del diseño publicitario a los musicales

Mamen Tato Floriano. :: Cedida
Mamen Tato Floriano. :: Cedida
  • Mamen Tato Floriano Directora de arte

Cuando Mamen Tato Floriano terminó la carrera de Bellas Artes, tardó tan sólo un mes en encontrar trabajo, algo complicado teniendo en cuenta que finalizó sus estudios en 2009, en plena crisis económica. Quizá supo ver qué necesitaba el mercado en ese momento. Dejó a un lado los pinceles, los lienzos, las esculturas de barro y los cientos de cuadernos con trazos a carboncillo para adentrarse en el mundo del diseño web, un ámbito que, aunque ya había empezado a dar sus primeros pasos, se encontraba en fase de expansión y deseoso de profesionales.

Esta cacereña lo aprendió todo en una empresa ubicada en Alcobendas. «En Genetsis empecé simplemente recortando imágenes web y acabé desarrollando campañas publicitarias completas para marcas como Coca-Cola», explica Tato, que ha estado detrás de trabajos que ya forman parte de la historia de la publicidad en España. Algunos de ellos se estudian incluso en las universidades. Es el caso del diseño web de la emocional campaña en la que la conocida marca de refrescos rendía homenaje a los bares.

«Cuando me inicié en el diseño web, las páginas eran aún muy primitivas. No se les daba tanta importancia como ahora», confiesa esta joven de 30 años que actualmente trabaja en el departamento de arte de la agencia de medios Hellow Media. En ella ha desembarcado tras pasar durante cuatro años por las oficinas de Isobar, una multinacional de tecnología, publicidad e innovación que tiene presencia en 44 países y cuenta con más de 4.000 empleados.

Fue en esa empresa donde se convirtió en directora de arte. También donde dio el salto a los escenarios, algo que había querido hacer desde pequeña. «Siempre me ha gustado cantar y el teatro. En el instituto participé en el taller teatral y en la carrera seguí haciendo espectáculos musicales», comenta Mamen, que explica cómo una simple afición ha acabado en actuaciones en teatros como La Latina de Madrid o en ofertas musicales para programas de televisión.

«En la empresa Isobar se formó un grupo de rock compuesto por diez personas. Éramos los 'Ten Spirits' y ensayábamos todos los días durante una hora, justo en el descanso de trabajo que teníamos para comer. Los ensayos eran la planta alta de las oficinas. Hacíamos versiones de canciones y tocábamos en eventos de la empresa», detalla antes de apuntar que fue ahí donde le ofrecieron la posibilidad de formar parte de un coro que ya estaba consolidado.

No se lo pensó y dijo que sí. Así empezó en Nayru, una formación que ha actuado en espacios como el Palau de la Música de Valencia y que está compuesta por 20 integrantes. Ellos han puesto voz a eventos por toda la geografía española y en 2016 iniciaron el proyecto más ambicioso que han hecho hasta el momento. Se trata del musical 'Superfans'. Con él han llenado diferentes salas y teatros. La mayoría de ellos en la capital madrileña.

Se trata de una propuesta donde las artes escénicas y el canto coral se dan la mano para rendir homenaje a las bandas de la década de los noventa. Sus actrices cuentan la historia de dos jóvenes, Diana y Natalia, que nacieron en los ochenta y que llegaron a los 90 en plena edad del pavo. Con sus diálogos, llenos de guiños al movimiento de la época, realizan un repaso por las canciones míticas de agrupaciones como Take That, Backstreet Boys y las Spice Girls.

«Al principio cantábamos sólo temas típicos de coros y pensamos en dar un cambio de rumbo y montar un musical», recuerda Mamen, que se ha encargado de toda la escenografía y es solista en la canción 'Mmmbop' de los Hanson.

Tras ensayar el espectáculo durante un año y medio, han actuado en la sala Galileo Galilei y el teatro Quevedo de Madrid y en la sala Cochera Cabaret de Málaga. Ahora acaban de subirse a las tablas del teatro La Latina ante 600 personas. «Ha sido espectacular. El teatro tiene una acústica muy buena. Me sentí artista y sobre todo recibí mucha energía del público. Hemos tenido muy buenas críticas», comenta esta joven apasionada del jazz y el soul cantado por mujeres. «Me encanta Aretha Franklin», responde cuando le preguntan por su cantante favorita.

Vídeos con miles de visitas

Junto a Nayru, Mamen Tato llenó el teatro La Latina, algo que no fue fruto de la casualidad. Fue ahí donde se unieron la creatividad publicitaria y los musicales. «Hicimos vídeos de promoción utilizando el fenómeno de los noventa para intentar llegar a todos los nostálgicos de esa época», explica. Y al final lo consiguieron. Algunos de esos vídeos han logrado llegar hasta continentes como América y han superado las 50.000 visitas en la plataforma Youtube.

A esa promoción se sumaron las actuaciones en la zona de La Latina de Madrid. Para ello se vistieron al más puro estilo de los noventa. «Así nos ha conocido mucha gente e incluso nos han hecho una oferta para participar en un programa de televisión nacional», confiesa Tato, que próximamente se volverá a subir al escenario. En esta ocasión será en la sala Carolina de Valencia. No descarta hacerlo en Extremadura, aunque apunta que para eso es necesario contar con el apoyo de las instituciones. «Nos hemos puesto en contacto con el Gran Teatro de Cáceres, pero no hemos recibido respuesta», concluye.