Hoy

Fomento mejora la protección de motoristas en seis tramos de carreteras

  • Está colocando faldones de chapa de acero, aunque los usuarios reclaman sistemas más seguros como dobles biondas

El Gobierno actúa sobre seis tramos de carreteras de titularidad estatal para intentar reducir el impacto de los accidentes sufridos por motoristas. Demarcación de Carreteras, dependiente del Ministerio de Fomento, está desarrollando trabajos para instalar faldones de chapa de acero en distintos puntos kilométricos de la A-58 (autovía de Trujillo a Cáceres), que transcurre paralela a la N-521; la propia N-521 (Trujillo-frontera portuguesa); y la N-630, todas en la provincia de Cáceres. Del mismo modo actúa sobre la A-5; la A-66 (Autovía Ruta de la Plata) y la N-435.

Los accidentes con motocicletas se han disparado en esta década. Los daños provocados a sus conductores, que en un gran porcentaje han supuesto la muerte, se han agravado al impactar contra los guardarraíles o quitamiedos. Estos comenzaron a colocarse en España a partir de 1970 para evitar las salidas de vía en las carreteras pero fueron pensados para los coches o vehículos de gran tamaño, no para los motoristas. «Más que para seguridad nuestra sirven para causar graves daños, con amputaciones importantes, y muchos fallecimientos», relata Antonio Márquez, autor del blog Moteros de HOY que se publica en HOY.es.

Por ese motivo, desde hace años las asociaciones de moteros reclaman una reforma de estos sistemas de seguridad pensando en los decenas de motociclistas que se ponen cada día, especialmente los fines de semanas y festivos, en las carreteras. «Es algo que se hace imprescindible, aunque se va a haciendo de manera escasa y colocando sistemas menos efectivos de lo que se debiera», agrega Márquez.

En las carreteras españolas existen 160.000 kilómetros de guardarraíles, la inmensa mayoría de ellos carentes de sistemas que protejan a los motociclistas de daños severos o de fallecimiento en caso de impacto contra ellos.

«La Administración debería acostumbrarse a poner doble bionda de 2 milímetros para protección en los postes. Esta es la medida más eficaz en el caso de golpearse contra los mismos», define el bloguero de HOY. Consiste en un semicilindro de poliestireno expandido que cubre la totalidad del poste, aunque en algunas comunidades autónomas se realiza con tubo abierto de PVC relleno, chapa galvanizada rellena de arena… Los valores de absorción de impactos de los semicilindros de poliestireno son tan altos como los de los mejores cascos de moto, resaltan desde los colectivos moteros.

Con todo, el sistema de protección más extendido ahora es el de un faldón de chapa de acero con perfil de doble onda y sin aristas vivas. «Se queda escaso. En cuestiones de seguridad creo que debe hacerse un esfuerzo económico», remata Antonio Márquez.

142 kilómetros de faldones

Esos faldones de chapa se están colocando en seis tramos actualmente de carreteras del Estado a su paso por Extremadura. En total, según datos del Gobierno, se están poniendo 14,2 kilómetros de longitud de este tipo de barrera, aunque los tramos kilométricos sobre los que se están poniendo son más extensos (72,7 kilómetros en total).

Esto es, no se están colocando faldones de chapa en la totalidad de los tramos afectados ahora por obras de mejora de seguridad en Extremadura.

El inicio de la A-58, el entorno de Mérida y Plasencia y el tramo entre Barcarrota y Jerez, en las proximidades de Valle de Matamoros y La Bazana como sitios singularmente complicados de la carretera nacional 435, son los puntos donde se quiere reforzar la seguridad para los motociclistas.

El año pasado fallecieron en España 214 motociclistas dentro del grupo de 1.160 personas que murieron en accidentes de tráfico.

Solo cuatro del total de motociclistas fallecidos en ese periodo perdieron la vida por no llevar puesto el casco. En 2015 fallecieron 199 conductores de motocicletas.