Hoy

El empresario extremeño Ricardo Leal. :: hoy
El empresario extremeño Ricardo Leal. :: hoy

Garbanzos con Ricardo Leal

  • El grupo Cristian Lay es ya el tercer operador del puerto de Barcelona

«No tengo chalet en la playa ni tengo barco. Viví en un piso de alquiler hasta cuando tenía cuatro hijos. Todo lo que ganaba lo reinvertía en la empresa». Esto me contaba Ricardo Leal hace un par de semanas en Jerez de los Caballeros mientras comíamos en el hotel Los Templarios. No estábamos solos. Era una mesa alargada a la que se sentaban miembros del club Sénior Extremadura. Pero tuve la suerte de colocarme frente al creador de Cristian Lay y me encantó la conversación.

Me pareció un señor sensato al que no le gusta mucho hablar porque, se excusa, «mi mente va más rápida que mis palabras». A veces, algún comensal ensalzaba su mérito y él lo relativizaba sin falsa modestia: «Se trata de tener un poco de suerte, de estar en el sitio justo en el momento preciso y de que te guste lo que haces».

Ricardo Leal es hijo de un albañil de Jerez. Empezó a trabajar como aprendiz arreglando relojes y collares. Montó después su propia joyería, pero pronto descubrió que en una ciudad de 9.000 habitantes el mercado era lo que era. Y empezó a vender joyería, bisutería, relojería, cosmética y complementos fuera de Jerez por catálogo.

«Para mí, la empresa no es un medio de vida, sino mucho más que eso», nos contaba mientras comíamos unos garbanzos guisados. Y desde luego que es algo más que eso. Hoy, Cristian Lay vende en 16 países de tres continentes más de 10.000 productos diferentes. Es la única empresa fabricante de joyería que queda en Europa y la primera del mundo en venta directa. Fabrica todo en Jerez de los Caballeros y lo distribuye desde allí.

Pero Cristian Lay es solo el 20% del grupo empresarial de Ricardo Leal. Para que entendamos la fuerza de la empresa, baste saber que es el tercer operador del puerto de Barcelona tras Inditex y Mango. Como dice Ricardo: «No está nada mal para ser extremeños». En 1991, creó la agencia de viajes Lay Tours y en 1994, la empresa de cosmética Perseida, que fabrica marcas blancas para Día, El Corte Inglés, Portugal y Noruega.

Es en el año 1996 cuando Ricardo Leal entra en el sector del gas. Con las cajas extremeñas, Repsol, Sevillana, etcétera crean Gas Extremadura. Hoy, la empresa es suya al 100% tras comprar las otras participaciones. Pero hay más: Ondupack SAU fabrica cartón ondulado en Almendralejo (100 millones de metros cuadrados al año). Alter Enersum construye placas solares desde 2009 y Alterna las instala, por ejemplo, en toda la Universidad de Murcia.

En 2014, Ricardo Leal compró a La Seda de Barcelona Iqoxe, único productor nacional de óxido etileno, y Plastiverd, una de las tres fábricas de pet que hay en España. Y en 2017, en Almendralejo, nace Ondupet, que hace envases con ese pet: las cestitas para fruta o las hueveras que podemos encontrar en cualquier supermercado. Más empresas: Iqlit (pintura para coches), Biguesenergy (primera montadora de parques fotovoltaicos), Ges, de Gamesa, que ha construido el 50% de los parques eólicos de España.

A veces, una inversión no sale bien, como una plantación de espárragos en Marruecos, pero siempre anda metido en alguna nueva idea como una empresa de domótica para convertir un hogar en casa inteligente por un módico precio. Se haría desde el móvil (encender la calefacción, el horno, el aire acondicionado, el robot de cocina) a través de las cajas de registros de las casas.

La idea se la propusieron unos jóvenes de Jerez. Como necesitaban determinado personal y programadores, se han trasladado a Barcelona. «Cuando esté desarrollada, traeremos la empresa aquí», anuncia Leal. ¿Es buen lugar Jerez para todo este emporio, sin aeropuerto, autopistas ni tren rápido? La respuesta de Ricardo dibuja la Extremadura posible: «No es el mejor sitio, pero te adaptas». Después, filosofa desde la experiencia: «No vas a cambiar el mundo, el cambio está en ti». Y sin darse importancia, toma otra cucharada de garbanzos.