Hoy

El Ayuntamiento de Holguera debe readmitir a la hija del alcalde

José Luis Garrido, alcalde de Holguera. ::WEB PSOE
José Luis Garrido, alcalde de Holguera. ::WEB PSOE
  • El juzgado declara nula la extinción de la relación laboral, aunque el contrato ya había rebasado varios meses su duración y se desconocía que estaba embarazada

El Ayuntamiento de Holguera, pequeño municipio situado entre Coria y Plasencia de 682 habitantes, deberá readmitir a la que ha sido durante los tres últimos años su técnica de educación Infantil, encargada del cuidado de los niños de cero a tres años, en este curso un total de seis en el municipio.

Así lo ha fallado el Juzgado de lo Social número 3 de Plasencia, que ha basado la nulidad del despido en que Virginia Garrido Carpintero estaba embarazada en el momento en que se produjo la extinción del contrato. «No es necesario que el empresario conozca que la trabajadora esté embarazada para que el despido sea declarado nulo», asegura la juez en su sentencia del pasado 25 de abril.

Hasta ahí, un contencioso laboral más o menos normal. Pero al caso le rodean algunas circunstancias que le hacen no solo peculiar, sino causa de conflicto político.

La trabajadora despedida por el Ayuntamiento es hija del alcalde, José Luis Garrido, del PSOE, al frente de Holguera desde hace seis años tras vencer en las dos últimas elecciones municipales. De modo que se puede decir que la familia se ha visto enfrentada en los tribunales en un pleito laboral, en el que la empleada municipal denuncia el despido promovido por su padre como máximo responsable local.

La relación entre ellos no se ha deteriorado por este hecho. Al contrario, está en el origen del conflicto, como sugieren los distintos informes elaborados por la secretaria del ayuntamiento, y aportados durante el proceso judicial. En realidad, el alcalde fue advertido en varias ocasiones de que el contrato hecho a su hija, el 7 de enero de 2014, tenía una extensión máxima de dos años y, por tanto, el puesto de trabajo, financiado con ayudas de la Junta de Extremadura, debía ser ofertado de nuevo. Había llegado a su vencimiento.

Pese a los distintos requerimientos, Virginia Garrido consiguió estar en su puesto de técnica de educación Infantil hasta enero de 2017, un periodo total de tres años.

El pleno municipal de Holguera no volvió a aprobar la nueva contratación para la guardería infantil hasta su sesión del 22 de julio de 2016, una fecha relevante, pues según ha defendido el Ayuntamiento durante el proceso, en esos momentos se desconocía que la trabajadora estuviera embarazada, y por tanto, la extinción del contrato obedecía únicamente, defiende el Consistorio, por haberse rebasado su duración. Ni ella, como trabajadora municipal, ni su padre habían comunicado nada sobre el embarazo, y la primera solicitud de baja, por enfermedad común, no se produjo hasta principios de octubre, fecha en la que ya se conocía desde hace meses que la plaza iba a volver a ser convocada.

La relación familiar ha hecho que el alcalde se haya mantenido al margen del proceso judicial, en el que el ayuntamiento de Holguera ha estado defendido por el servicio jurídico de la Diputación de Cáceres. La familia Garrido contrató a Pilar Mastro, una de las más reputadas abogadas cacereñas.

Sobre el hecho de que su hija denunciara al Consistorio sobre la prolongación del contrato durante un año fuera de lo acordado en las bases de la convocatoria inicial, y sobre el hecho de que solo se conociera el embarazo cuando estaba próxima a abandonar de forma obligada el puesto de trabajo, José Luis Garrido ha declarado a este diario que no tiene «nada que decir».

«Yo ahí ni entro ni salgo. Ella es mayor de edad». «No tengo constancia de nada»; «no me parece ni bien ni mal» han sido las únicas opiniones que le merece al alcalde este episodio, que ha distanciado al regidor de sus propios compañeros de grupo (el PSOE cuenta con cuatro concejales, por tres del PP), que ya le habían advertido de lo irregular de mantener el contrato fuera de plazo, pero que ahora se ven señalados como responsables de haber vulnerado el «derecho fundamental a la igualdad de trato sin discriminación por razón de sexo». La sentencia ha sido recurrida ante el Tribunal Superior de Justicia de Extremadura (TSJ). En la actualidad, los niños menores de tres años de Holguera son atendidos por otra técnica, que a diferencia de la hija del alcalde, es titulada en educación Infantil. En el nuevo proceso selectivo, Virginia Garrido no logró la plaza, a la que volvió a presentarse, aunque ahora la extinción de su contrato ha sido declarada nula; puede ser readmitida hasta tanto se produzca la decisión del TSJ y una vez cumpla con su baja maternal.

La sentencia también recoge, aunque no en el fallo, que la relación laboral entre quien se ocupa de la guardería municipal y el Ayuntamiento debe ser de «carácter indefinido», aunque esté sujeta, como se hacía constar en las bases, a contar con suficiencia financiera, es decir, a que la Junta de Extremadura concediera o no la ayuda para su sostenimiento. En el presente 2017 han nacido tres niños en Holguera, lo que se considera un buen año para el movimiento demográfico habitual del pueblo.