Hoy

La nueva selectividad se olvida de la segunda lengua extranjera

Estudiantes de Bachillerato realizan la prueba de selectividad en una imagen de archivo.
Estudiantes de Bachillerato realizan la prueba de selectividad en una imagen de archivo. / HOY
  • Profesores de Portugués rechazan la prueba y la Consejería de Educación anuncia que solicitará al Ministerio que modifique la normativa

Los alumnos que este curso estrenarán la nueva selectividad, la llamada Evaluación de Bachillerato para el Acceso a la Universidad (EBAU), solo se tendrán que examinar de la primera lengua extranjera que estudien. Este hecho, que diferencia a la nueva prueba de la que hasta ahora se venía realizando, deja en una «situación precaria» al Portugués y al resto de idiomas que se estudian en los centros como segunda lengua.

La Asociación de Profesores de Portugués de Extremadura (Appex), entidad que aglutina a los más de 70 docentes que imparten esta materia en la región, afirma que la normativa que regula la EBAU perjudica a la enseñanza del idioma en una comunidad «en la que cada vez son más los centros en los que se estudia, tanto en ESO como en Bachillerato». Según esta organización, «la localización geográfica de Extremadura, así como su condición fronteriza y pionera en la implantación de estudios de Portugués en las diferentes etapas educativas, aumentan la necesidad de consolidar esta materia, incluyéndola como opción seria y no de forma marginal en la prueba de acceso a la Universidad».

A su juicio, no se ha tenido en cuenta en la planificación de la prueba que en Extremadura son cada vez más los alumnos que cursan este idioma y que, por tanto, se les genera un perjuicio cuando se les impide examinarse de ella, «pues muchos de ellos escogieron la opción de estudiar Portugués al iniciar el Bachillerato pensando en la posibilidad de examinarse de esta materia». Algo que hasta este curso se podía hacer.

La eliminación del segundo idioma en la nueva selectividad para Appex es «un nuevo golpe para la enseñanza de lenguas extranjeras en la región». Y una medida que contradice de forma directa la apuesta por el plurilingüismo que abandera la Consejería de Educación extremeña.

El problema que revelan los profesores de Portugués es la misma que la que tienen hoy los docentes que imparten Francés, Alemán o cualquier otro idioma como segunda lengua. «Al no valer de nada estudiar un segundo idioma en la nota final de la prueba de acceso, los alumnos desistirán de estudiarlo», dice Appex. Por eso mantiene que la normativa de la EBAU perjudica sobre todo, además de a los docentes que se ocupan de enseñar estos idiomas, «a los jóvenes extremeños, que se decantarán por uno solo, desoyendo las directrices que recorren toda Europa, que pretenden formar futuros ciudadanos y trabajadores plurilingües».

Según los datos facilitados por la Consejería de Educación, Inglés es el idioma elegido como primera lengua extranjera por la inmensa mayoría de los alumnos que cursan en la actualidad Bachillerato. Será por tanto el idioma que centrará el examen de la EBAU en cuanto a primera lengua extranjera. Porque su situación hoy nada tiene que ver con el Francés y Portugués. De los 15.659 alumnos que estudian una primera lengua extranjera en Bachillerato, 15.630 cursan Inglés, 18 Francés y 11 Portugués. Sin embargo, como segunda lengua, 1.789 estudian Francés y 495, Portugués. «Pero si ya no les va a servir para la nota final, porque no podrán examinarse de estos idiomas que cursan como segunda lengua, ¿para qué estudiarlos?», se pregunta y critica a la vez Jacques Songy, presidente de Appex.

La Consejería de Educación, por su parte, está de acuerdo con la queja de estos docentes. Pero explica que «separarse de la normativa básica del Estado supondría un incumplimiento de la legalidad vigente imposible de asumir. Podría originar responsabilidad jurídica y posiblemente penal», explican fuentes del departamento que dirige Esther Gutiérrez, para señalar que poco se puede hacer de cara a la primera EBAU, que en Extremadura será los días 6, 7 y 8 de junio en convocatoria ordinaria y 4, 5 y 6 de julio, en extraordinaria.

No obstante, «la Consejería de Educación y Empleo es consciente de que la actual normativa afecta negativamente al profesorado que imparte segunda lengua extranjera, ya que en la antigua PAU sí era posible que el alumnado se examinara de un idioma distinto al cursado como primera lengua extranjera, incluso aunque no la hubiera cursado pero, con la normativa en vigor, esto ya no es posible», explica.

Por este motivo, adelanta que la Junta de Extremadura promoverá ante el Ministerio de Educación, Cultura y Deporte «la modificación de esta normativa básica de cara al curso que viene». Con el objetivo de que los idiomas cursados como segundas lenguas extranjeras no se vean perjudicados.