Hoy

El plan de carreteras se financiará con el ahorro de adjudicaciones a la baja

Plano del proyecto de la ronda sureste de Cáceres. :: HOY
Plano del proyecto de la ronda sureste de Cáceres. :: HOY
  • El documento presentado por la Junta asigna al Feder 20 millones de euros por encima del presupuesto disponible

Las nuevas carreteras de la Junta de Extremadura se financiarán con las adjudicaciones a la baja de los distintos contratos. El plan de infraestructuras propuesto por el Gobierno regional reconoce que no dispone de fondos suficientes para acometer todas las actuaciones previstas con cargo a fondos europeos, pese a lo cual estima que podrá lograr la financiación necesaria con el ahorro que se conseguirá con la ejecución de obras por debajo del presupuesto de licitación.

La Consejería de Economía de la Junta ha registrado en la Asamblea su propuesta para un acuerdo sobre inversiones en infraestructuras en Extremadura para el periodo 2017-2020. Como establece la Ley de Presupuestos autonómicos para este año, el Ejecutivo de Fernández Vara debe presentar este plan antes del 15 de mayo para su tramitación y aprobación en el Parlamento regional, para lo que necesitará una mayoría cualificada de dos tercios. Ese apoyo sólo se consigue mediante el acuerdo entre PSOE y PP.

El plan cuenta con una inversión prevista de 292 millones de euros, de los cuales 194,6 están destinados a actuaciones en carreteras. De esa cantidad, más de 103 son para acondicionamiento y mejoras, 12,35 para intervenciones en seguridad vial y 79,18 para conservación.

La mayor cuantía se destina a actuaciones de acondicionamiento y mejora, donde se incluyen las obras de nuevas carreteras y por tanto las más costosas. En este caso, se cuenta con la aportación del Fondo Europeo de Desarrollo Regional (Feder) a través del programa operativo Extremadura 2014-2020, que fue aprobado en 2015 y que el pasado año tuvo una reasignación de partidas.

De los 103 millones de este apartado, 78,6 serán aportados por el Feder y el resto, 24,4 millones, contará con otras fuentes de financiación. Sin embargo, tal como recoge el propio documento, las actuaciones previstas con cargo a los fondos europeos superan la dotación disponible.

El plan señala que existen actuaciones que reúnen los requisitos de elegibilidad según la última reprogramación. Se trata de nueve obras, entre las que se incluyen la primera fase de la ronda sur de Badajoz y la ronda sureste de Cáceres. Entre todas suman un importe de 98,13 millones de euros.

Sin embargo, el montante total asignado para carreteras en el programa operativo Feder Extremadura es de unos 83 millones de euros, de los cuales al cierre de 2016 ya se habían empleado algo más de 4,4. De ese modo, la cantidad disponible a partir de 2017 sería de 78,6 millones. Casi 20 millones menos que la dotación estimada para llevar a cabo las nueve obras citadas, un 20%.

Pese a ello, el plan señala que «se espera poder cubrir las necesidades con las bajas previstas en las licitaciones». Es decir, se pretende que las actuaciones sean adjudicadas con un coste inferior al presupuesto del concurso, lo que se traducirá en un ahorro que permitirá disponer de todo el dinero necesario.

Las bajas en contratos de obras son bastante comunes. En las actuaciones de infraestructuras el principal criterio de adjudicación es el precio, algo que se ha visto favorecido por la caída de los contratos públicos y por tanto el aumento de la competencia entre las constructoras. Como explica la Consejería de Economía e Infraestructuras, en los dos últimos años la diferencia entre el importe de licitación de una obra y por el que se firma finalmente está en torno al 30% menos. Por ese motivo, considera que ha hecho una estimación prudente en el nuevo plan, situando la bajada en el 20%.

Para ello, se han ajustado los presupuestos para estimar el coste final. A la ronda sur de Badajoz, que en el programa operativo cuenta con 40,2 millones de euros, se ha asignado en el plan una cantidad de 33,6 millones, lo que supone una rebaja superior al 16%. En cuanto a la ronda sureste de Cáceres, de 31,6 millones pasa a 26,4, también un 16%.

20% más para conservación

El apartado de conservación se lleva la segunda mayor dotación con 79,18 millones de euros. Incluye una actuación concreta, 1,45 millones para la rehabilitación del firme entre Oliva de la Frontera y Villanueva del Fresno, ya en ejecución. El resto es una partida genérica.

El documento reconoce que las actuaciones en conservación recogidas en el Plan de Infraestructuras Viarias de Extremadura 2008-2015 se paralizaron hacia 2010 debido a la crisis. «Desde entonces la labor llevada a cabo en este sector ha sido prácticamente inexistente», añade.

Por ese motivo, se considera necesario continuar con los modelos contenidos en el citado plan de 2008, «introduciendo el concepto de mantenimiento y conservación integral de autovías y carreteras con participación de empresas privadas».

Tras realizar un estudio basado en la intensidad media diaria de vehículos y en la vida útil de la red viaria de la comunidad, se ha estimado la cantidad a invertir para poder llevar a cabo una conservación paulatina y eficiente. Como resultado, la inversión requerida se incrementará desde los 14,48 millones de euros previstos para 2017 hasta algo más de 25 millones en 2020.

«Este fuerte incremento es debido a que en la actualidad el presupuesto asignado a la conservación de la Red de Carreteras es inferior al necesario, por lo que se plantea realizar un ajuste a lo largo del período de desarrollo de este acuerdo a razón de un incremento anual del 20%», recoge el plan.

Pese a ello, el documento señala que, aunque el esfuerzo va a ser importante, no llegará al índice recomendado por organismos nacionales o internacionales. Como recoge, se estima que la inversión anual necesaria corresponde al 2% del valor patrimonial de la red. El catálogo regional de carreteras está valorado en 2.507 millones de euros. De esa forma, en 2020, el año con mayor dotación, la cuantía prevista para conservación apenas alcanzaría el 1%, la mitad de lo recomendado.

En cuanto al apartado de seguridad vial, acoge diez actuaciones puntuales, así como una partida genérica de 6,5 millones de euros para obras en vías de especial peligrosidad. Para ello, se han identificado los tramos en los que se hayan producido más de cuatro accidentes con víctimas durante el período estudiado o bien que el índice de peligrosidad sea un 25% superior a la media de dicha carretera.

Asimismo, se han incluido las obras de todos aquellos puntos que en años anteriores han sido localizados y categorizados como tramos de concentración de accidentes o zonas conflictivas que además han estado ya incluidos en presupuestos anteriores y que cuenten con proyectos redactados.