Hoy

La Junta dará hasta 585.000 euros en ayudas a la investigación empresarial

Instalaciones del Instituto de investigación de Badajoz, inauguradas el pasado año.
Instalaciones del Instituto de investigación de Badajoz, inauguradas el pasado año. / HOY
  • La Consejería de Economía prepara un decreto que incrementa la inversión subvencionable y la intensidad de la financiación pública

Más margen para inversiones subvencionables y por tanto más posibilidades de obtener financiación pública. La Junta de Extremadura prepara un nuevo decreto regulador de las ayudas a los proyectos de investigación industrial que llevará en algunos casos a multiplicar por más de cinco la cuantía a percibir en comparación con la convocatoria anterior.

La Secretaria General de Ciencia, Tecnología e Innovación prepara una nueva regulación para esta línea de ayudas, que el pasado año contó con una dotación de 15 millones de euros, la más ambiciosa de la Administración regional.

Según explica la Consejería de Economía, se mantienen las ayudas a proyectos realizados por una empresa y a agrupaciones de empresas con la colaboración de un organismo de investigación. Junto a estas, se incluirá una nueva modalidad, las empresas de base tecnológica.

Como destaca Economía, estos proyectos favorecerán la contratación de personal altamente cualificado. En la nueva redacción se incluye entre los criterios de valoración la incorporación de investigadores, y se concederá una puntuación adicional si se trata de mujeres o jóvenes menores de 30 años o bien si son extremeños que retornen a la comunidad. Además, el decreto considera un rango de gastos elegibles superior a los de normas anteriores en cuanto a los costes por la contratación de titulados universitarios durante la duración del proyecto.

Pero la principal novedad respecto al decreto del pasado año se encuentra en los niveles de inversión subvencionable, la cuantía que deben gastar las empresas interesadas para poder optar a la ayuda pública.

En el caso de los proyectos individuales, en el caso de pequeñas y medianas empresas el importe máximo de la inversión pasa de 100.000 a 250.000 euros. Para grandes compañías (aquellas que ocupan al menos a 250 personas o cuyo volumen de negocio anual excede de 50 millones de euros) se eleva desde 150.000 a 800.000 euros.

También se eleva en cinco puntos el porcentaje de intensidad de la ayuda, tanto en la modalidad de investigación industrial como en desarrollo empresarial, que tiene menor cuantía. De ese modo, si el pasado año una pequeña empresa (aquella con menos de 50 empleados y 10 millones de volumen de negocio) podía percibir un máximo de 65.000 euros, el 65% de la inversión tope subvencionable, ahora podría llegar a 175.000, el 70% de 250.000. En cuanto a grandes empresas, podría pasar de 67.500 (45% de 150.000) a 400.000 (50% de 800.000).

En cuanto a los proyectos realizados por agrupaciones de empresas junto a un organismo investigador, se exigirá un mínimo de dos participantes y un máximo de cuatro (en el anterior decreto eran seis). En la regulación en vigor la cuantía de la inversión subvencionable es de un mínimo de 100.000 euros y un máximo de 300.000. En el nuevo decreto el tope se eleva a 500.000 euros, pero si en la iniciativa participa una gran empresa se podrá llegar a 900.000 euros.

En el caso de que el proyecto realizado implique colaboración efectiva entre los integrantes de la agrupación, la intensidad de la ayuda llegará al 80% en caso de pequeñas empresas, 75% para las medianas (de 50 a 250 empleados) y 65% para las grandes. En este último caso la subvención podría llegar a 585.000 euros, mientras que en la regulación en vigor el tope es de 180.000. Para pequeñas y medianas empresas el máximo será de 400.000 y 375.000 euros, respectivamente, mientras que en el decreto de 2016 no podía pasar de 225.000 y 210.000.

Base tecnológica

La nueva línea dedicada a empresas de base tecnológica está destinada a sociedades que operan en sectores industriales y tienen capacidad para generar nuevas tecnologías, que al menos un 60% de su personal tiene titulación universitaria y que asumen unos gastos de investigación y desarrollo que representan como mínimo un 10% de sus gastos de explotación.

El importe mínimo de la inversión proyectada será de 15.000 euros y el máximo de 250.000 euros. La intensidad de la ayuda en la modalidad de investigación industrial será del 70% para pequeñas empresas y del 60% para medianas. De ese modo, el tope a recibir será de 175.000 euros en el primer caso y de 150.000 en el segundo.