Hoy

El tramabús, qué gracia

Error estratégico de Podemos al poner en un costado de su “tramabús” el careto de Felipe González. ¡Qué parvulitos son! La asignatura de “administración de tiempos” se da en primero de política, pero los podemitas cogen las ideas como moscas y puestos a imitar a los de “Hazteoír” copian incluso sus errores. Si en esta primera serie de su “tramabús”, con figuras señeras de corruptelas, tramas, trinques pelotazos y puertas giratorias, no hubieran cometido ese dislate, habrían contado con el aplauso, el entusiasmo y la carcajada abierta de un PSOE, que se vería contra las cuerdas si después del brindis inicial, en la segunda remesa, ven cómo callejean al ex presidente socialista. Hubiera sido un zasca en toda la cara, pero no, Podemos ha ido al bulto y se ha quedado solo con su gracieta.

¿No saben, a estas alturas, que en el PSOE rinden pleitesía a Felipe González? Incluso los que lo desprecian por su reconversión acelerada hacia unos postulados que nada tienen que ver con el socialismo, tragan saliva para no señalarlo. Felipe González es una vaca sagrada, una deidad, un icono, el Moisés socialista con el que el partido alcanzó la tierra prometida y haga lo que haga, siempre será disculpado. La sinrazón es la sangre que impulsa los fanatismos y cuando median intereses frentistas, como en Fuenteovejuna, todos a una. Si al PSOE le hubieran puesto el cebo, serigrafiando en el coche exclusivamente a los bárcenas, ratos, rajoys, aznares… se habría posicionado inmediatamente a favor de la genialidad, defendiéndola en todos los foros, pero eso de poner allí a Felipe González… Eso está feo.

Actitud muy similar a la que tienen los socialistas con su diosecillo de cabecera, tienen unos amigos, católicos y apostólicos acérrimos, que niegan las prácticas pederastas de algunos sacerdotes incluso aunque las afirme el Papa Francisco, al que cada día miran con más ojeriza. Anatematizan todo lo que toque a su confesión y son incapaces de reconocer un solo error en el seno de la Iglesia católica. Pues salvadas las distancias, más o menos, porque en el PSOE también hay mandamientos y “no tomarás el nombre de Felipe en vano” es de los primeros.

No se puede hablar del GAL, pese a las evidencias de las sentencias judiciales que lo afirman, porque la verdad es mentira si duele. Y si se habla de puertas giratorias tiene que ser “en diferido”, sobre Aznar o sus ministros. A Felipe González le pagó Gas Natural Fenosa 130.000 euros durante cinco años, pero eso está justificado por su inteligencia suprema para la cosa de los gases y nada que ver con la vergüenza de las puertas giratorias. Si el magnate mexicano, Carlos Slim, le paga 200.000 euros es porque el icono socialista se los multiplica con su trabajo y sus sabios consejos. ¿Que su actual esposa gestiona una cuenta en Suiza, a través de una sociedad fantasma radicada en el Pacífico Sur? ¡Por favor, no seamos machistas señalando a Felipe González por lo que hace su mujer! Casos bien distintos son los de Ana Mato, la mujer de Bárcenas o de la infanta Cristina, que esas sí que tenían que saber lo que hacían sus parejas…

Algunos se empeñan en confundir genitales con gitanales:

"-Doctor, tengo dolor de gitanales.

-Querrá decir de genitales.

- Ah, es que como los veo morenitos y con el pelo rizo…"