Hoy

Más de un siglo pendientes del tiempo

Los voluntarios comenzaron a colaborar con los servicios meteorológicos en España cuando José Galbis, jefe de la entonces Oficina Central de Meteorología, tomó la decisión de ampliar la red profesional de observación con otros datos recogidos por personal no profesional. En sus inicios casi todos fueron maestros. Hoy muchos son los alumnos de esos profesores que en la mayoría de los casos ya han fallecido.

En Extremadura se empezó a implantar esa figura en el año 1911 en Plasencia, Zafra y Don Benito. En 1912 fue creciendo y llegó a Navalmoral de la Mata, Almendralejo y Llerena, entre otras localidades. Desde la delegación extremeña detallan que «lamentablemente no siempre hubo continuidad en el registro de medidas, siendo notables las interrrupciones causadas por la Guerra Civil».